#106373
Crazy
Participante

Se me ocurre otro ejemplo. Es una anecdota de cuando yo estudiaba en la universidad y fui con algunos amigos a tomar un cafe al paseo de Gracia. Estabamos hablando en catalan, y cuando el camarero vino a la terraza y nos pregunto que queriamos, le contestamos en catalan. No parecio gustarle y, en un tono bastante grosero, nos dijo que, o le hablabamos en cristiano, o tendriamos que esperar a que viniese otro camarero. Muy disgustados, fuimos a ver a la encargada y presentamos una queja. Un poco avergonzada, nos dijo que intentasemos entenderlo, que el chico es de fuera y que aun no entiende el catalan. Le contestamos que no teniamos ningun problema en absoluto con ello. La queja era unicamente por las maneras con las que se habia dirigido a nosotros y por el tono grosero con el que nos habia hablado, no por el idioma, y le recomendamos que le dijese que lo unico que tenia que hacer era decir «lo siento, no entiendo el catalan», y sin ningun problema, hubiesemos contestado «ay, perdon, lo siento», pasando a hablarle en castellano sin mayor importancia. Lo que no voy a aceptar son las malas maneras, y menos por hablar catalan en el paseo de gracia de barcelona!

El problema, por ambas partes, viene del nacionalismo y el patriotismo, que es lo que hace perder las formas, pues te hace ver a los otros como diferentes o inferiores. «Un patriota es una persona que esta orgullosa de haber nacido en este pais y no en el pais de al lado, pero que si hubiese nacido en el pais de al lado, estaria orgullosa de haber nacido en ese pais, y no en este».

Bona nit! Guenah nochi»