#110000
saavedra
Jefe de claves

Una vez vistos y oídos los programas de las candidaturas que se presentan para las próximas Elecciones Municipales al Ayuntamiento de Garrovillas, a mí corto entender, existen algunas diferencias, de otra parte lógicas, intentaré dar mi opinión aún a riesgo de ser rectificado por quienes más saben de esto.

Los dos partidos que dependen de organigramas superiores con representación local y con la diferenciación de cuestiones puntuales, se nota en ellos que han estado trabajando por singularizar las propuestas, incluso se nota que han bebido de las demandas que les han aportado las Asociaciones y colectivos locales.

El otro partido a nivel nacional que concurre a los comicios por primera vez, bastante ha tenido con ser capaz de presentar candidatura, y a vuela pluma confeccionar unas cuantas de propuestas para plasmarlas en el Programa.

A la cuarta opción, esta con carácter puramente localista y que ha sido la responsable de la gestión municipal en los últimos cuatro años, se le nota a primera vista que el programa es cuasi un calco de lo que se presentó en otras ocasiones, y que algunas de las propuestas son un corta y pega por no haberse realizado durante su mandato.

Una de las cuestiones que me ha salido de ojo es, que tres de ellos han hecho hincapié en la erradicación del mal clima social y la crispación que se vive actualmente en el pueblo, alguno ni la ha mencionado, o por lo menos a mi no me ha llegado ese mensaje, ¿por qué será?

¡Pero cómo se me ocurre escribir nada sobre los programas si nadie los lee!

A nivel nacional todos los politólogos y quienes hacen cábalas sobre qué pasará el día 25, lo ponen como la hora de sentarse a dialogar y a negociar, debido a la atomización de los resultados y la aparición de varias fuerzas políticas en los distintos estamentos que se renovaran. No menos fácil lo van a tener quienes obtengan representación en nuestro Ayuntamiento el día 24, salvo que el resultado sea por una holgada mayoría de cualquiera de las opciones.

Una vez constituido el Ayuntamiento, el problema puede no haber desaparecido, me explico:

Los Ayuntamiento pequeños, como es el caso, dependen en casi la totalidad de los recursos que luego se gestionan con instancias superiores –Diputaciones y Gobierno Autonómico-; ello hace que si el partido que gobierna el municipio coincide con el que lo hace en la Diputación y en la Junta, los cosa puede ir “miel sobre hojuelas”. También se puede dar la circunstancia que en el municipio gane quien está en la oposición en la Diputación y en la Asamblea, en este caso habrá que saber negociar y a través de unos y otros intentar traer lo máximo posible para la localidad, sabiendo que son panes prestados y difícil de hornear.

La otra posible opción de gobierno municipal es que gane quien no tiene compañeros en ninguna de las Instituciones superiores antes citada por su carácter localista, y que según palabras oídas, es difícil sacar cosas y gobernar si no se tiene el apoyo necesario desde fuera. Esto se ha visto y oído durante la última etapa de Gobierno; culpando en algún caso a sus compañeros de viaje; la prueba, en los vídeos que por varios medios se han publicado; cosa que no ayuda en caso de repetirse la actual situación, mala cosa es esa de ir cerrándose puertas sabiendo la necesidad de dependencia de quienes parten y reparten. Pero quien toca las puertas corre el riesgo de que estas estén cerradas. Complicada sería la situación en este caso.

Por eso, a mí me gustaría ver a quienes entiende de esto hacer elucubraciones de qué va a pasar el 24, y más difícil aún el 25.

Yo no soy quien para pedir el voto a nadie, cada uno es libre de elegir, lo que sí me atrevo a exponer es lo anterior y los distintos escenarios que se pueden dar y que el posible resultado de los cuatro próximos años para el pueblo puede ser de un tenor o de otro en función del resultado de las urnas. Si como vaticinan algunas encuestas habrá cambio en la ciudad romana, lo suyo sería que el Gobierno Municipal fuera del mismo color de quien va a llevar la “vara” de mando en los próximos años.

Julio Saavedra Gutiérrez