Inicio » Generales » El político » 2º Aniversario del Inicio de la Guerra de la Independencia

ESPAÑA – INGLATERRA. El ejemplo de Winston Churchill

Garrovillas de Alconétar Foros Generales El político 2º Aniversario del Inicio de la Guerra de la Independencia ESPAÑA – INGLATERRA. El ejemplo de Winston Churchill

#104376
liberal
Miembro

Después de realizar unos estudios bastante mediocres, en los que sólo sobresalió en Literatura, trabajó como corresponsal en varios de los conflictos coloniales que mantuvo Inglaterra, en los cuales se reprimieron revueltas (como la de los pathans). Otras veces, los británicos utilizaron unidades militares contra colonos neerlandeses, en la Guerra de los Boers.

 

Más tarde participó en la Iª Guerra Mundial, siendo responsable, entre otros del desastroso desembarco de Gallipoli, que costó miles de bajas entre las filas británicas. Eximido de culpa por el Parlamento Británico, llegó a la política, ocupando diversos cargos: Primer Lord del Almirantago, Ministro de Municiones, etc.

 

En los años 30 cayó en desgracia, debido a que la política de Inglaterra respecto a Hitler fue de apaciguamiento, y él era favorable a una intervención militar antes de que los alemanes se rearmaran. Cuando Neville Chamberlain firmó los acuerdos con Hitler tras la anexión de Checoslovaquia, realizó una de sus famosas intervenciones: “Habéis comprado la paz con el deshonor, tendréis el deshonor y la guerra”. Famosa ahora, en aquel momento los británicos pensaban “ya está Churchill con sus sueños de gloria”.

El resto es conocido. Hitler invadió Polonia en connivencia con Stalin, atacó Inglaterra, etc. Los británicos se quedaron perplejos. ¿O sea, que al final lo de la paz era un embeleco? Efectivamente. Solamente era una cortina de humo para disimular la cobardía. ¿Qué hicieron entonces? Llamar al único que podía hacer frente al aluvión que se venía encima de la isla: Churchill.

 

Entonces pronunció las palabras por las que pasaría a la posteridad “No tengo nada que ofrecer, salvo sangre, sudor y lágrimas”. “Asumiremos nuestros deberes considerando que si el Imperio y la Commonwealth duran mil años, la gente dirá: esta fue su mejor hora”. “Defenderemos nuestra isla cualquiera que sea el costo, lucharemos en las playas, lucharemos en los sitios de desembarque, lucharemos en los campos y en las calles, lucharemos en las colinas: jamás nos rendiremos”. Así una nación que lo tenía todo en contra, logró encontrar el espíritu necesario para hacer frente a fuerzas que parecían insalvables (en el momento de estas declaraciones, la Unión Soviética era aliada de Alemania), y ganaron la guerra.

 

Hasta aquí las luces. Ahora las sombras. Lo cierto es que Churchill mandó a la muerte a cientos de miles de británicos. Ordenó las campañas de bombardeos masivos de ciudades en Alemania, lo que se conoció como “Viento Metálico”, hundió la flota francesa que no estaba en guerra con Inglaterra. Al final de la guerra ordenó el bombardeo de Dresde, ciudad histórica y monumental, pobremente protegida y de escaso interés militar. Los muertos oscilan entre 35.000 y 350.000 según las fuentes. Se negó a recibir a Gandhi, al que definió como "fakir semidesnudo" y si hubiese tenido más apoyos no habría concedido la independencia a La India.

 

Traigo todo esto a colación por el hecho de que, al igual que aquí se promovió la votación por el Español de la Historia, en la que salió elegido el Rey, (para mí una demostración de que el español medio no tiene ni puñetera idea de historia), en Inglaterra votaron, y salió Churchill. Claro.

 

Si Churchill hubiese nacido en España, sería un facha cabrón. Como nació en Inglaterra, es el Inglés de la Historia. ¿Por qué? Porque en Inglaterra saben que ninguna nación tiene una Historia completamente limpia, pero se sienten orgullosos de aquellos que, aún con sus manchas como humanos que fueron, contribuyeron más a engrandecer a su país.  

Como podéis comprobar, estamos a años luz.