Inicio » Julio Saavedra - Opiniones

Qué hemos hecho mal

Aquellos que peinamos canas, perdón, algunos ni siquiera canas; pero que, por aquello del destino con el deber de nacer, no estábamos por estos lares cuando unos insurrectos se levantaron contra lo que era el poder establecido, hemos leído y oído mil veces que cuando en todo el País andaban a mandobles, en este nuestro pueblo, por el sacrificio de aquellos que entregaron lo que habían ganado papeleta en urna, y los otros que tomaron responsabilidades que les ordenaban desde las autoridades superiores, militares por supuesto; no hubo mucho duelo que añadir a las no pocas penurias de aquellos tiempos.

En otros lugares a las penas sociales y necesidades mínimas para subsistir se añadían, además, las penas del alma; aquellas que hacían que se enfrentaran hermanos, familiares, vecinos, amigos…, en unos casos por pensamientos y en otros por casualidades del destino.

Yo siempre que he tenido ocasión y el caso lo requería, he defendido que nuestro pueblo supo gestionar aquellos tiempos convulsos y salvo los casos que conocemos, no hubo demasiadas pérdidas personales. Se cuenta, que incluso hubo algún caso de estar condenado a la pena máxima y por mediación de quien podía hacer algo, lo hizo, aquella persona después vivió su tiempo.

De lo leído y oído, también se puede sacar la conclusión que alguna cuita y vejación se produjo por parte de quienes estaban en mano de los prebostes; si bien, asimismo hay que reconocer que no pasó de alguna sobredosis de ricino y alguna pelada más que otra, lo que hacía que por aquello de no poder levantar la voz, y menos aún las armas los unos, se viviera en una especie de “calma chicha” que beneficiaba a todos, o por lo menos no eran casos extremos.

Con la llegada de los nuevos tiempos, allá por el 76 del siglo pasado y las nuevas elecciones democráticas a los Ayuntamientos, en Garrovillas se recuperó, como en toda España, la libertad de elección de los representantes munícipes. Desde aquellas primeras elecciones, que ganó el PSOE, este se ha mantenido siempre con representación, la mayoría de las veces con responsabilidades de Gobierno, alternando con distintas fuerzas políticas en la oposición; y en algún periodo haciendo él de oposición, si bien es cierto que aquella etapa duró, no más de lo que era previsible.

En las últimas dos concurrencias a las urnas, el PSOE, ha sido desbancado por una plataforma local, de la que muchos de sus votantes fueron viejos afiliados socialistas, otros que se han ido sumando al calor de las soflamas y algunos más por aquello de tocar pelo o pluma, sin olvidar el desgaste de los años de gestión y alguna que otra tarea que no haya estado al gusto de todos, cosa harto difícil.

Salvo en los últimos tiempos, Garrovillas era un pueblo donde las diferencias políticas no llevaban más allá que eso mismo. Si bien es cierto que ha habido concejales que han revitalizado y avivaron el debate político, siempre dentro de ese ámbito, mas esas diferencias no se vislumbraban en el resto de la sociedad.

No parece que nos encontremos actualmente en el mejor de los momentos sociales y de convivencia; se respira cierta crispación y “enfrentismo” personal, hay quienes vuelven la cara a sus paisanos sin saber motivo aparente que no sea alguna diferencia política o de pensamiento, peor para ellos.

Algunos, organizaciones y personas, han hecho un sacrificio alejándose de la vida pública por aquello de sentir cierta responsabilidad del mal clima local, pero más que apaciguarse, me da a mí que la cosa ha ido en aumento cuando alguien se ha creído que “todo el campo es orégano” y piensa que es “el rey del mambo”; últimamente corren rumores de que están a toque de corneta llamando a la calma a quienes precisamente la han sabido mantener en los últimos tiempos, y lo piden desde quienes han sido, o son parte, del anhídrido carbónico que se respira.

Seguro que algo hemos hecho mal, pero si alguien se siente responsable de esta situación, más que los demás; debería estar pensando en dejarlo, primero por el bien de todos, y también por el suyo propio.

Todo lo dicho anteriormente tiene carácter únicamente de poder y querer expresar mi libertad, nunca tiene ámbito personal, seguro que no es del agrado de todos, ni lo pretendo, pero…

 

 

2 comentarios

Estoy de acuerdo pero….

Muy interesante y constructivo tu articulo amigo Saavedra, pero mas que contaminación por CO2 a mi me parece que seria simplemente CO o monoxido de carbono, gas altamente toxico que es producido inevitablemente por la combustión, léase un motor de explosión o cualquier persona al realizar el movimiento involuntario y automático de respirar.

Y en Garrovillas desgraciadamente hay mucho CO, algunos respiran todo lo que quieren y mas, con el beneplácito del consistorio y otros ahogados con el monoxido que expulsan. No olvidemos que lo utilizaron los nazis durante el holocausto en las cámaras de gas.

 

Yo también de acuerdo pero…

Luego están esos otros gases que se producen como preludio de la evacuación del intestino grueso, estos (los pedos) también contienen CO2 aunque en baja proporción. Pudiera ser que algunos estén sintiendo como se les acaba el chollo y ahora tendrán que arrimar el ascua a otra sardina, ¿sera a causa del estos gases contaminantes por lo que haya tanto pelota en nuestro pueblo? Puede ser, si puede ser.

Comentarios cerrados.