Inicio » Enlaces Garrovillanos

Premio Alconetar de Inéditos de Historias Locales

Esta mañana ha tenido lugar la presentación del libro ganador del premio Alconetar de Inéditos de Historias Locales. El acto ha tenido lugar en el salón noble del ayuntamiento de Plasencia que amablemente ha sido cedido por su alcalde para el evento. Además del autor, Fernando Flores del manzano, y Rosa Lencero, presidenta de la Editora Regional del Gobierno de Extremadura, los alcaldes de Plasencia, Fernando Pizarro y de Garrovillas, Cándido Javier Gil, han presidido el acto. Una nutrida representación de medios de comunicación han dado cobertura a este hecho que coloca a Garrovillas, en palabras del Propio Fernando Pizarro, como municipio de referencia cultural. El alcalde de Garrovillas tras felicitar a los ganadores y agradecer el esfuerzo hecho por quienes colaboran en el fallo del premio, así como en su publicación, ha anunciado que ya se están iniciando los trabajos para una próxima convocatoria.

 
Fuente : https://www.facebook.com/ayuntamientogarrovillasdealconetar

8 comentarios

Una mirada a la Plasencia de hace cien años

Aparecieron los vehículos a motor; se propusieron líneas de ferrocarril para unir la ciudad con el Valle del Jerte y con La Vera; se amplió la ciudad de manera «increíble», y, en el terreno cultural, Plasencia contaba con una oferta «asombrosamente variada» para el tamaño que tenía por entonces.

Lo afirma el escritor y profesor jubilado Fernando Flores del Manzano, que ayer presentó un estudio de la situación política, social y cultural de Plasencia en las tres primeras décadas del siglo XX, llamado Plasencia en el reinado de Alfonso XIII 1902-1931 .

Este trabajo del autor recibió el premio Alconétar de Inéditos de Historias Locales de Extremadura, organizado por el ayuntamiento de Garrovillas de Alconétar, en la última edición, 2013, que, según el alcalde de Garrovillas, Cándido Javier Gil, «otorga un jurado de reconocido prestigio», en que se incluyen representantes de las dos diputaciones extremeñas, de la Editora Regional de Extremadura y de la Universidad de Extremadura.

El manuscrito ya ha encontrado editorial, ya que se publicará en la Colección Estudio de la Editora Regional de Extremadura. La directora de la editorial, Rosa Lencero, ha asegurado que es «un orgullo» incluir un texto «tan minucioso, tan estudiado» en dicha colección. También ha asegurado que de esta publicación premiada «se benefician mutuamente los premios Alconétar y la editora regional».

Flores del Manzano, que es cronista oficial de su pueblo natal, Cabezuela del Valle, ha estado ocupado con este estudio «un año y pico», tiempo en el que ha recorrido los archivos civiles, eclesiásticos y judiciales, provinciales y el Archivo Nacional, y asegura que le ha abierto «nuevas rutas de estudio», ya que se propone realizar «una serie de estudios sobre el siglo XX acerca de Plasencia y su demarcación».

El alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, agradeció a Flores del Manzano su dedicación a la historia reciente, «normalmente denostada, cuando tanto nos permite conocer el porqué de la actualidad». Los treinta años que abarca el texto resultan al autor «apasionantes» y «cambiaron por completo el aspecto de la ciudad».

Fuente: http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/plasencia/mirada-plasencia-hace-cien-anos_810083.html

 

 

Este Jeronimo no tiene solución.
Hay hay, señor Jerónimo no tiene usted solución, ahora nos vienes usted en su ultimo comentario de facebook que los concejales del Psoe y del PP, no se han presentado al acto realizado en Plasencia. Me pregunto yo si habrá ido el desaparecido concejal de la Psdg, que bien caro nos esta saliendo a todos, porque alguien que cobra los plenos(con dinero de nuestros impuestos) y no hace nada de nada , mejor seria para el pueblo que dimitiese, pero claro si eso fuese así a su eminencia le daría algo. Le recuerdo qué hace unos días hubo un acto en NUESTRO PUEBLO Y NO EN PLASENCIA, y no se presentaron ningún miembro de la PSDG, ninguno ni su eminencia ni los concejales de la PSDG( para caerseles la cara de vergüenza). Aprovecho ya para recordarle a su eminencia que estamos esperando muchos vecinos a que usted y sus concejales nos den explicaciones sobre: lo ocurrido con la policía local, las llaves de las naves, las antenas, la auditoría porqué no se realiza, las denuncias de la plancha, las barbaridades que se están haciendo en la residencia con el tema de las contrataciones, lo que está pasando con muchos empresarios del pueblo, las privatizaciones que ustedes han echo, el concejal de su partido y sobre las dos concejalas.Saludos

Jero hay q tener un poco mas
Jero hay q tener un poco mas d templaza cuando se escriben ciertos comentarios .

confundido
Si es qué me lo tienen todo confundido, ya no da pie con bola, y para que su eminencia esté contento con él pues ala, a escribir cualquier chorrada. Hay Jerónimo centrate en la izquierda y deja la derecha, que no es lo tuyo, este hombre te tiene a ti, y a unos pocos más bastante aturdidos(gracias al señor cada día son menos). Saludos.

Sñor. Jeronimo por q nombra
Sñor. Jeronimo por q nombra usted alos concejales del P.P a la no asitencia al premio en Plasencia ,cuando son compañeros d viaje con ustedes , algo huele a podrido q eesta pasando en el Ayuntamiento , porque hay esa desconexion en el equipo d gobierno , q intereses hay .

A mi man comentau que la
A mi man comentau que la mujer de Jeronimu fue una de las primeras que entro el alcaldi a trabaja en la residencia se sabi algu

A mi man comentau que hay
A mi man comentau que hay muchas quejas de los familiaris de l@s ancianus de la residencia porque la genti que esta entrandu a trabaja no tien formacion ni preparacion pa gade esi trabaju peru comu son recomendas del alcaldi la empresa las tien que coge se sabi algu

Tres décadas de prosperidad placentina

El primer tercio del siglo XX fue en Plasencia una época de expansión y desarrollo, pero también de convulsión política y violencia ciudadana
El nuevo libro de Flores del Manzano analiza la vida en la ciudad durante el reinado de Alfonso XIII
Para Plasencia fue una época de mejora de los servicios municipales, instalación de alumbrado eléctrico en las calles, electrificación de las fábricas, instalación de una centralita telefónica urbana, construcción de centros de enseñanza, actividad industrial sin precedentes y desarrollo económico. El profesor Fernando Flores del Manzano analiza en su nuevo libro, titulado ‘Plasencia en el reinado de Alfonso XIII (1902-1931), cómo fue la vida en la ciudad durante estas tres primeras décadas del siglo XX, incluido el paréntesis de la dictadura de Primo de Rivera, hasta la proclamación de la II República, una época próspera para Plasencia en lo económico y lo cultural, pero también convulsa por la agitación política y por los altos índices de delincuencia callejera.
 
Este trabajo de Flores del Manzano fue merecedor de las últimas edición del Premio ‘Alconétar’ de Inéditos de Historias Locales de Extremadura, que otorga el Ayuntamiento de Garrovillas, y ha sido publicado por la Editora Regional en su colección Estudio.
 
El autor repasa cómo durante estos 30 años la vida municipal se vio alterada por la irrupción de nuevas ideologías llegadas desde los centros de políticos y de pensamiento, lo cual generó una primera corriente relevante de movimiento obrero. También apareció con fuerza una burguesía vinculada a los negocios y a la actividad industrial, que se multiplicó con la llegada de la electricidad a las escasas fábricas placentinas. También en esa época se construyeron importantes vías de comunicación, como las carreteras de Ávila y Oropesa, que requerían una elevada cantidad de mano de obra, lo cual permitía a los obreros no depender tanto de la actividad agraria, siempre en manos de la impredecible meteorología.
 
Esta industrialización tardía permitió enriquecerse a algunas familias locales, lo que facilitó episodios narrados en el libro por Flores del manzano, como la llegada a la ciudad de los automóviles. El primero matriculado fue un Clement propiedad del vecino Fabián Muñoz Serván. Las crónicas de la época también dan cuenta de que Fernando S. Ocaña estaba esperando en 1907 que le trajeran desde Salamanca un Fiat de 16 caballos. La proliferación de automóviles fue rápida, y en 1921 las ordenanzas municipales incluyeron por primera vez normas relacionadas con el tráfico de vehículos mecánicos.
 
Las nuevas ideas políticas empezaban a calar entre los placentinos con formación en medio de la prosperidad económica, pero eso no impedía que Plasencia siguiera siendo una población atrasada y con poco o ningún contacto con el mundo. Este aislamiento se manifestaba en episodios como los narrados por Flores del Manzano cuando habla de los inicios del turismo en la ciudad. De vez en cuando se dejaba caer algún visitante inglés que era sistemáticamente perseguido por las calles por los niños, y también por algunos adultos.
 
Menciona el extraño caso de William Arthur Bentley, un inglés que llegó en el verano de 1906 a visitar Plasencia, y la alcaldía puso a su servicio un agente «visto el porte, corrección e ilustración del extranjero», el cual le guió en su recorrido por la ciudad y al día siguiente tenía que acompañarle a la estación de tren. Pero Bentley no apareció, pues esa noche se había autolesionado con un cortaplumas tras armar un gran escándalo en la fonda donde se alojaba. Estuvo varios días ingresado en el hospital provincial, y cuando se recuperó una pareja de guardias civiles le montó en el tren rumbo a Portugal. La prensa acusó al alcalde de Plasencia de haber maltratado al inglés. Pero eso no fue todo. Al año siguiente, dos ingleses de paso por la ciudad fueron detenidos al ser acusados de terroristas que pretendían atentar contra el obispo. Finalmente resultaron ser vendedores de biblias.
 
La actividad cultural y política se mezclaban en Plasencia durante aquel primer tercio de siglo, cuando llegaron a editarse en la ciudad más de 30 cabeceras de prensa distintas, casi todas con un marcado componente ideológico, aunque la mayoría tuvieron escaso recorrido.
 
Entre las muchas curiosidades que se puede encontrar en el libro de Flores del Manzano aparece la proliferación de burdeles que hubo en la época, especialmente en San Francisco y Santa Elena al implantarse el cuartel. En esta última barriada llegaron a coincidir hasta seis prostíbulos en la misma época, entre ellos los más conocidos, que eran «los de la Andaluza, la Maruca, la Perancha y la Bigotes». Hubo prostitutas denunciadas por «vida escandalosa y mala conducta moral», y también madamas célebres como una tal Obdulia, condenada en 1924 por corrupción de menores.

Comentarios cerrados.