#107741
liberal
Miembro

He estado leyendo con atención las críticas de Tuco al sistema capitalista "sin controles" que teóricamente padecemos. Es comprensible que, con las televisiones ZPeras dando la matraca con el neoliberalismo, le echemos la culpa de la crisis, del hambre en el mundo, del cáncer de los huracanes y de los terremotos. El problema es que no es verdad.

¿Podemos hablar de capitalismo salvaje o incontrolado cuando la más importante facultad económica, que es el monopolio de emisión de dinero está en manos de los bancos centrales y, por ende, de los Estados? ¿Podemos hablar de sistemas ultraliberalismo cuando, no sólo en España, sino en todo el mundo occidental las presiones fiscales de los países rondan el 40%?

Voy a poner un ejemplo. Pongamos que un ejecutivo, después de haber estudiado una o dos carreras, varios másteres, después de varios años ganando entre 1000 y 2000 € al mes, al cabo de muchos años, consigue alcanzar un puesto importante y su sueldo supera los 50.000 €:

– Realmente está ganando aproximadamente el doble, pero la empresa debe pagar casi otro sueldo a la Seguridad Social Estatal de manera obligatoria para tener la posibilidad de recibir una pensión no irrisoria, pero sí inferior a la que daría ese dinero invertido a plazo fijo.

– Sustraída la Seguridad Social, de los 50.000 €, en el IRPF es una renta alta, que al ser renta de trabajo cotiza a más del 40%. Sin embargo, si fuera un rico de los de verdad, que ganara 50.000 € sólo por invertir su capital en uno u otro lugar, el tipo máximo que se le aplicaría sería del 25%. Es decir, este rico, pagaría más de 20.000 € al año en concepto de IRPF.

– Imaginemos que este señor guarda el dinero en un banco, lo cual le genera unos intereses anuales de 2000 €. Pues el estado sustrae en impuestos el 20% de las ganancias por este concepto.

– Por si no fuera suficiente, si además tiene un coche, paga casi un 100% de impuestos en carburantes cuando reposta, más el impuesto de matriculación, más el IVA del coche (18%), más el impuesto de circulación (este todos los años).

– Al pagar la luz eléctrica, 18 % de I.V.A. + Impuesto sobre electricidad.

– Si tiene acciones y generan plusvalías, el estado se queda con el 25% de las ganancias.

– Si fuma un paquete de tabaco al día, el estado se lleva el ¡85% del precio de la cajetilla!

– De cada litro de whiskey o ron que compremos, pagamos 8,3 € por litro más el IVA.

Todo esto y mucho más es lo que recauda el Estado de, por ejemplo, un matrimonio de maestros, un médico, un obrero especialista casado con una mujer que trabaje, por poco que gane, es decir, de lo que los socialistas llaman "los ricos de este país". Lo mismo ocurre en otros de nuestro entorno

Llamar neoliberal a un sistema que sustrae bastante más de la mitad del fruto del trabajo de cada uno para que lo gestione el Estado, será un cliché muy efectista, pero carece totalmente de rigor.

Pero bueno, lo mejor vino después al leer al inefable Crazy y descubrir que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas no fue un régimen socialista.

Esta sí que es buena. O sea que, hasta ahora aún no ha habido socialismo en ningún país. Es decir, que ni China, ni Korea, ni Cuba, ni ninguna de estas "modélicas democracias" ha sido ni es socialista. (NOTA: Querida amiga Mentaychocolate, ya puedes poner chistes de cubanos, que este no lo superas).

O sea que la URSS no era socialista. Pues podían haber reparado en ello los europeos que adoraban de una manera idolátrica al "Padrecito de los Pueblos", Iósiv Stalin, cuyo nombre era coreado entusiásticamente por todos los Partidos Comunistas y Socialistas de Europa los días Primero de Mayo.

Vamos, que ahora resulta que Mao no era socialista. No claro, porque como se cargó entre unas cosas y otras 70 millones de chinos (millón arriba, millón abajo), no podía ser socialista, porque el socialismo es bueno por antonomasia. Es más, no es que el socialismo sea bueno, es que es EL BIEN. Está el pequeño detalle de que jamás ha funcionado cuando ha querido ponerse en práctica, pero eso es un matiz sin importancia.

Estamos en un país tan absolutamente esquizofrénico que una porción no desdeñable del mismo, critica, caricaturza y demoniza hasta lo enfermizo a la filosofía político – económica que ha producido la mayor mejora en las condiciones de vida de la Historia Humana, que manifiesta hasta la exhacerbación un odio sin límites a un liberalismo que no entiende, al mismo tiempo que existe una incomprensible fascinación y admiración por un pensamiento demostradamente equivocado, producido por unos farsantes, aplicado por gente vengativa y sin escrúpulos, que tiene como símbolos e ídolos a algunos de los más temibles sociópatas y genocidas que la Humanidad haya conocido y que, en escasos setenta años ha sido sufrida por decenas de millones de personas, que pagaron con sus vidas el experimento social de los defensores de los "parias de la tierra".

Y lo que más joroba, sobre todo desde un punto de vista intelectual, es tener que aguantar a todos aquellos que critican el liberalismo, viviendo, eso sí, en sociedades occidentales, con economía de libre mercado, todos con casa, coche y televisión en color de 48 pulgadas, y con la libertad que les concede el sistema al que tanto odian y que les negaría aquel que tanto anhelan.

Entre la colección de curiosidades que he leído es que el liberalismo permite que la riqueza sea acaparada por unos pocos mientras gran parte de la población pasa hambre. ¿Dónde ha habido hambrunas, en EE.UU. o en China?  En la URSS, debido a las requisas comunistas de cereal ucraniano, se produjo el Holomodor, la muerte por inanición de más de diez millones de ucranianos. Se produjeron multitud de casos de canibalismo, y los solidarios socialistas rusos impidieron la llegada de ayuda alimenticia procedente de los "asquerosos países capitalistas". Pero bueno, como ahora la URSS era de derechas, pues el genocidio en Ucrania fue culpa de Hayek o de Margareth Thatcher, o de Ronald Reagan.

En África no pasan hambre porque haya libertad de mercado en el mundo. Pasan hambre porque no la hay. Pasan hambre porque están bajo el mandato de una colección de sátrapas indecentes y corruptos en el mejor caso, cuando no de psicópatas peligrosos. Mobutu, Mengistu Haile Marian (socialista también), Idi Amín Dadá, Jean Bedel Bokassa, etc. Pasan hambre porque ninguna empresa extranjera querría invertir en países sin seguridad jurídica, en países donde su actividad dependería del humor del sacamantecas de cada región. Eso por un lado y, por otro, porque no pueden vender sus productos, fundamentalmente agrícolas, a los países occidentales más ricos que ellos debido a las medidas proteccionistas, como los aranceles, y  a las ayudas que los gobiernos occidentales conceden a sus propios agricultores.

Y por último, llamar hijo de puta a Sir William Leonard Spencer Churchill, a quien los ingleses consideran el personaje más influyente de su historia, y gracias al cual, Europa no sucumbió al yugo nazi ni al soviético hace sesenta años, como parecía probable, ya es molesto. Pero que además lo diga alguien que vive en Inglaterra pues . . . Cuando yo voy a casa ajena, procuro no mearme fuera del tiesto, y mucho menos escupir en la cara de los que me acogen. De todos modos, aún quedan paraísos socialistas en el mundo, como Cuba, Korea, China, donde seguro que podríais disfrutar de vidas mucho más regaladas que las horribles existencias que arrastráis en los odiosos países capitalistas.  Puede que ellos aún no hayan descubierto las bondades del socialismo, pero con un poco de vuestra ayuda, seguro que lo consiguen. ¡Ánimo!

 

 

Pa mear y no echar gota.