Inicio » Generales » El político » Memoria historica

Ya estamus con la gilipolleces grandilocuentes

Garrovillas de Alconétar Foros Generales El político Memoria historica Ya estamus con la gilipolleces grandilocuentes

#103830
cañita
Participante

No creo que nadie se oponga a escribir la verdadera historia ni que nadie tenga ningún interés en contra de que así quede reflejada para su reconocimiento y estudio futuro. Pero viendo que en la actualidad en cada comunidad autónoma cuentan en sus asignaturas una historia diferente que incluso ponen a unas regiones como represores y genocidas de otros, distorsionando y retorciendo los hechos según les conviene, para alimentar odios por  intereses de minorías nazionalistas. Como esta caterva de sabios que escriben esto pretende ahora unificar criterios con esta gente que no se ponen de acuerdo ni en la bandera de la nación, que omiten los hechos mas recientes de nuestra historia y que no muestran el minimo respeto al sistema democratico.

Si, es cierto que hubo represión pero igual de cierto como que la hay ahora, hoy y que mucha gente vive amenazada, y tiene que ir con escolta, pero los que escriben estas tonterías no quieren ver esto ni solucionar nada,  porque son unos cobardes que están en la política en busca del poder al miserable precio que sea.

Con la aparición de estos personajes en la vida política esta aumentando la crispación, el odio, las amenazas de muerte, los actos de humillación a las instituciones y símbolos de nuestro espacio de convivencia, el enfrentamiento y polarización de la sociedad, se ha dado alas a un grupo de gentuza violenta, fascistas iluminados, que se creen los elegidos y que le hacen el trabajo sucio a estos personajes para mantenerse en el poder.

Cuando la fiesta nacional yo me quedo en la cama igual, pues la musica militar nunca me supo despertar. 

En el mundo pues no hay mayor pecado que el de no seguir al abanderado.

NO a la gente no gusta que, uno tenga su propia fe. 

Por consiguiente para escribir la historia no es necesario resucitar viejos fantasmas con banderas, ni de odio ni de venganza.