Inicio » Generales » La Laguna » Curiosidades de la historia

Sigamos con las curiosidades

Garrovillas de Alconétar Foros Generales La Laguna Curiosidades de la historia Sigamos con las curiosidades

#106973
liberal
Miembro

La verdad es que este tema de las curiosidades históricas me apasiona, porque es interminable y demuestra bastante a las claras que, probablemente desde que el primer mono empezó a caminar erguido, el espíritu humano ha cambiado muy poco. Así pues, y aunque lleve bastante tiempo sin producirme por estos foros, sí me gustaría aportar algo a esta sucesión de hechos y personajes históricos anecdóticos.

¿Sabíais que la mayor victoria naval española después de Lepanto se produjo en una guerra que comenzó «por una oreja»? Pues sí, la Guerra de la Oreja de Jenkins. El tal Jenkins era un pirata a sueldo de la corona inglesa que llevó su actividad a aguas territoriales españolas. Estos negocios resultaban muy rentables, si no fuese por las quiebras. Resulta que un día de 1731 el pirata topó con un navío de guerra español que lo apresó y el capitan Julio León Fandiño le cortó una oreja diciéndole:

«Ve y dile a tu rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve»

Más tarde, en 1738, la oposición parlamentaria británica, que quería una guerra para despojar a España de sus posesiones americanas, llevó a Jenkins al parlamento británico para excitar el belicismo del gobierno de Walpole. Así pues, le declararon la guerra a España.

Con esta declaración y el poderío económico inglés, se armó la más potente flota de guerra que los mares vieron hasta aquel momento y no superada hasta el desembarco de Normandía. Su objetivo: Cartagena de Indias, principal base naval española en América. Pusieron a su mando al almirante Vernon y en ella participó hasta un hermano de George Washington. Los ingleses contaban con 186 navíos, los españoles sólo tenían 6. Al mando de la defensa de Cartagena estaba en aquel momento uno de los marinos más insignes de la historia naval española, el guipuzcoano Blas de Lezo, de Pasajes. Tan seguros estaban los británicos de su victoria que hasta se acuñaron medallas con laudes a Vernon por su victoria.

Al final, y a pesar de su superioridad abrumadora, el coraje de los defensores españoles, las magníficas defensas de Cartagena y la malaria derrotaron a los ingleses que hubieron de meterse las medallas por donde amargan los pepinillos.

Previamente al episodio de Cartagena, Vernon había destruido Portobelo, en Panamá y retó a Lezo diciendole que había tratado bien a los prisioneros aunque no lo merecían. Respuesta de nuestro almirante:

«Puedo asegurarle a Vuestra Excelencia, que si yo me hubiera hallado en Portobelo, se lo habría impedido, y si las cosas hubieran ido a mi satisfacción, habría ido también a buscarlo a cualquier otra parte, persuadiéndome de que el ánimo que faltó a los de Portobelo, me hubiera sobrado para contener vuestra cobardía».

Para que veáis como las gastaba el compañero de Lezo.