#107846
Lady L
Miembro

Señor alcalde, Me dirijo a usted desde Alkonetara porque evidentemente usted lee con atención todo lo que aquí se escribe y esencialmente porque su blog sólo publica los comentarios que son de su agrado. Pego aquí su entrada de hoy para puntualizar un par de cuestiones. Dice usted lo siguiente:  "Realmente ha levantado polvareda mi referencia a la ortografía en cierto medio, lástima que no haya causado el mismo interés aquello que se denuncia y que era lo que se pretendía. ¡La forma por el fondo¡. Lo primero siempre me ha importado mucho y cualquiera que haya conversado conmigo más allá de unos minutos podrá atestiguarlo. No voy por tanto a contradecirme, pero me preocupa, y me preocupa mucho, que los árboles nos puedan impedir ver el bosque. He cometido a todas luces un exceso, lo reconozco sin paliativos, y pido disculpas por ello, aun a sabiendas de que jamás veré lo mismo por parte de quienen hacen del exceso su modus vivendi. Encajo las críticas, pero lamento que quienes tienen la capacidad de opinar, hayan prescindido de hacerlo sobre lo que se denuncia, para emplearse en el cómo se denuncia. A un servidor se le ha dicho de todo, siempre desde el anonimato y siempre lo he asumido conocedor de que en este país, insultar a quien está en la cosa pública, es algo que va en el sueldo, aunque como en mi caso, no se tenga sueldo. Me preocupa, créanme, que algunos atribuyan tal gravedad a mi desatino que les lleve a escribir: “Actuar de otra manera, me parece un recurso tramposo y reprobable, además de una muestra estúpida de vanidad intelectual”. ¿Y esto hay que sumirlo?, ¿es lícito llamar a alguien tramposo, vanidoso y estúpido?. Hay quienes han ido más allá y ya nos han despojado de la presumible honradez que todos deberíamos tener: “En las pasadas elecciones municipales voté a la PSDG, esencialmente porque creía en la honradez de sus dirigentes. Desde ayer me rindo a la evidencia y os lo cuento: en una de las últimas entradas de su blog se burlaban (entre otras cosas) de las faltas de ortografía del blog del PSOE….” Esta persona que cuando escribe esto en otro medio, firma como lady L, y donde presumo habrá dejado un correo electrónico, nos mando un comentario como anónimo que no se publicó, precisamente por ir como anónimo, y otro que yo les reproduzco, para que saquen sus propias conclusiones: “Sois realmente despreciables. Candi, en lugar de publicar mi comentario de ayer, lo censuras y evidentemente corriges "escusa". No te da vergüenza? . Sencillamente repugnante”. En definitiva, disculpas a quienes se hayan sentido ofendidos, muchas gracias a todos por su “colaboración”, y sigan regodeándose en los errores de las formas y no se empleen el fondo de lo que se dice. Tengo la firme intención de seguir adelante aunque sea sin ayuda, con críticas, que ya he dicho que encajo y procurando que las formas no oculten el verdadero fondo de las cosas. Saludos Cjgil" Sólo dos cosas:1) Corta usted por donde le interesa mi comentario inicial, dejando así creer que yo le acuso de falta de honradez por burlarse de las faltas de ortografía del blog del PSOE. Si hubiera puesto mi comentario íntegro cualquiera vería que esa burla suya constituye a mi juicio "simplemente" una mezquindad. La falta de honradez que yo le atribuyo viene del hecho de no publicar mi comentario (que no comportaba insulto alguno) y sin embargo corregir rápidamente la falta en cuestión. Añadiré que como ya sabe ya le he enviado otros comentarios señalándole una serie de faltas de ortografía o erratas que usted comete, más que nada para mostrarle aquello de ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. En esta última entrada, sin ir más lejos, escribe un pretérito (mandó) sin acento.2) Tiene usted la desfachatez de afirmar que dicho comentario mío no se publicó por el hecho de ser anónimo. Pero basta con abrir entradas al azar en su blog para descubrir que los comentarios anónimos que a usted le gustan los publican sin ningún tipo de problema. En fin, señor alcalde, efectivamente le voté en las últimas elecciones y efectivamente me ha defraudado usted mucho, muchísimo. En esa última entrada en la que supuestamente pide usted perdón no puede dejar de mostrar su prepotencia. Menos mal que encaja usted las críticas, que si no las llega a encajar… En fin, saludos y buena suerte