#104914
Wifredo
Jefe de claves

Empezando por que me parece justo llamar pelota a quien da coba y requiebra en complacencia de otros, como chivato a alguien que escribiendo con un seudónimo, en un momento de impotencia, por falta de argumentos o simplemente por venganza, recurra, pisoteando la intimidad de otro, a revelar su identidad, con la única intención de avergonzarlo como he deducido de tus escritos, que es lo mismo que ha hecho el DR.HOUSE, que si yo fuera igual de miserable que el, ya había puesto aquí su nombre.

Por supuesto que tengo problemas de comprensión y sobre todo a gente que tiene un carnet con sus ideas prefijadas en el bolsillo, y aun cuando les traiciona su subconsciente y me permito leer entre lineas. No me ha hecho falta que te identificases aquí como afiliado a un partido político, ya lo había deducido hace mucho, no entiendo esa dulcificación cuando dices criticar a tu partido, si no es desde el fundamentalismo y la alienación. Todavía no he sido capaz de comprender, sufrimientos aparte, como calificas la política que esta haciendo tu partido, si compleja o chapucera, no me quieras enredar aprovechando mi analfabetismo, que da muy mala imagen que una persona tan culta se ría de los ignorantes.

Para mi, tener un carnet de un partido implica, primero compromiso e insconscientemente reducir tus libertades democráticas, por eso de la disciplina etc., en los partidos políticos hay dos clases de carné, los de los trepas vividores y los miembros “alienados” que los aupan.

No creo que sea lo mismo tener doble moral que doble personalidad, aunque puedan darse los dos casos en el mismo individuo (Jekyll y Hyde) . A mi parecer un chivato o un pelota tienen muy poca moral, pero ese mismo individuo después puede hacer una vida normal y aparentar integridad, eso es doble moral. Por ejemplo una persona que desde el anonimato ha estado escribiendo y rempentinamente un buen día se erige en juez para denunciar a viva voz a los demás que están en su misma situación de anonimos.

Otro caso muy distinto es el que como tu mismo has descrito se da en un entorno hostil por posibles represalias, en la que el individuo desconfiado oculta su verdaderas ideas, utilizando otras personalidades para darlas a conocer, algo así como sucedió en los años de la dictadura.

Por eso tampoco estoy de acuerdo contigo en que los garrovillanos tengan poca cultura democrática, aparte de los que votan ciegamente siempre a la misma opción.

Los que ven la paja del ojo ajeno son los auténticos hipócritas y además no reconocer sus defectos es de fulleros.