#109066
Mentaychocolate
Participante

 

Por definición, todo asunto público es político. Me sorprende que se llame a no politizar para evitar el debate de un tema que incumbe a toda la sociedad.

El oficialismo dice: nadie que no sea yo, o mis voceros, están autorizados a abordar los temas espinosos. Me refiero con  “oficialismo” a aquellos que, cuando llegan al poder, siempre se muestran diligentes para imponer su ideología por decreto-ley. ¿O es que nos olvidamos de lo que hizo ZP con la ley de matrimonios homosexuales, la ley de identidad de género o la ley Aído sobre el aborto?. Si lo hacen ellos, bien hecho está. Ellos sí pueden politizar la vida, la muerte, el amor y el sexo.

Si otros, aunque sea con la legitimidad que dan las urnas, se atreven a tocar esas cuestiones –a las que habría que añadir todo lo relacionado con la educación y la libertad de enseñanza-, entonces se rasgan las vestiduras y claman contra quienes se atreven a hacer tal cosa, porque  se creen, no se sabe en base a qué, superiores al resto de los mortales que no comparten sus planteamientos.

Rajoy y su gobierno de maricomplejines, por una vez, dejan sus complejos aparcados y cumplen una promesa electoral. Por ello, yo les felicito, y deseo que, hasta que no se apruebe la ley,  no sucumba a las presiones que recibe, incluso de sus propias filas, para modificarla. Una buena parte de su base social se lo agradecerá. Al menos yo, le doy las gracias porque lo estaba esperando.

A mí me gustaría volar, pero no es culpa de los “conservadores” que yo carezca de alas…