Inicio » Generales » La Laguna » las campanas

naita oyi, que se vei que esu es sel moelnu…

Garrovillas de Alconétar Foros Generales La Laguna las campanas naita oyi, que se vei que esu es sel moelnu…

#107040
balbanchu
Participante

   Parece que el tema «molestias por el sonido de las campanas» se extiende como un reguero de pólvora por toda la peninsula. En Vic, en palma, en pamplona, trujillo…y suma y sigue. Yo que quereis que os diga…que es «pa meal i no echal ni gota».

   Me parece que fue en el valle de Aran donde los de capital que subian el fin de semana a casas de pueblo que allí habían adquirido, se quejaban de las vacas lecheras que tenian los araneses; les molestaban; el bramido, el olor, el sonido del cencerro cuando andaban…tieni cojonis.

   Pues nada, prohibiremos tambien por esa regla de tres que a partir de las diez  el bebé que cada noche llora, que no llore, que molesta, que se vaya a una casa aislada hasta que sea grande, y las ambulancias en las grandes capitales y los coches de policia y bomberos por muy grande que sea el accidente que no hagan uso de las sirenas que molestan. Y el agua, cuando llueve, que a partir de las diez, no lo haga con tanta fuerza que molesta el sonido al chocar contra los tejados, haber que puede hacer el hombre del tiempo o el ministerio del medio ambiente respecto a eso.

   Si algo tiene sentirse en un pueblo es poder escuchar cantar a los pajarinos por las mañanas en lugar de oir coches, y escuchar como silba el viento en invierno contra los cristales, escuchar pasos solitarios en las calles sin ningún otro ruido que los encubra, y por supuesto escuchar el sonido de las campanas, como durante siglos.Pero pasa que cuanto más carece el sitio de ruidos, más nos encojonamos con uno de los pocos, que escuchamos, que nos rompe la monotonía del silencio, y por cierto, para un servidor, muy agradablemente. Que pensaran los que viven al lado de un aeropuerto, o de una autopista o de una estación de tren, o de una inmensa urbe gris y conflictiva.

   Pues pensaran, como muchos de nosotros mismos, que ojalá llegue pronto reencontrarme con esa tranquilidad de mi pueblo, sabiendo que estoy en él, por el sonido de sus campanas…A CADA HORA… como siempre, para que me arrullen, con su bronceado tañido.

Menos mal que ya no existe la figura del sereno, sinó cualquier día aparecería «despellejau» por alterar el el decibelio personal.

Hay que fastidiarse y ver que cada día estamos más cargados de puñetas…así nos va.