Inicio » Generales » La Laguna » Poesias de "El Parrino "

LLANTO Y DOLOR 1938

#110247
cesar
Jefe de claves

Yo no se como empezar

A escribir esta terrible historia

El corazón se me para

Y se pierde mi memoria.

La vista se me oscurece,

Las lagrimas se me escapan,

La lengua se me endormece,

Y se hace un nudo mi garganta.

El día 5 de enero

A la siete de la mañana,

En la alta Extremadura

El sol se vistió de grana

En un pueblecito pequeño

De vida rural y cristiana,

De gente humilde y campesina,

Nació la mala cizaña.

Un diablo en persona,

Un monstruo de raza humana

Un criminal sangriento

Un asesino sin alma.

Al pueblo que me refiero

Sumiso quedo en la calma,

Por el terrible dolor

Por el llanto  y la nostalgia.

Que a sesenta y tres personas

Los monstruos de la cizaña,

Asesinan a balazos

Sin juzgar sentencia ni causa.

Hermanos, padres e hijos,

Y esposas embrazadas,

Son pastos de los sangrientos

De nuestra santa cruzada.

 

A ti, reina de los cielos

La virgen de las Montañas

De luto se puso el manto,

De sangre fueron sus lagrimas.

En ver a los hijos de Eva,

Desterrados por la causa

Asesinados por Caín

En este valle de lagrimas.

Sin tener quien los defendiera

De la invasión criminal,

La tierra tiembla asustada

En el cementerio de San Blas.

Y tu Domingo de Guzmán

Patrón del santo rosario,

Consentiste que a tu pueblo

Se viviera este calvario.

Por las calles y las plazas

Los niños llorando van,

Pidiendo de puerta en puerta,

El amor y la caridad.

Las mujeres enlutadas

Con el llanto en las mejillas

Y los hombres aterrados

Por esta vil camarilla.

Por esos lobos hambrientos,

Ansiosos de sangre humana,

Dando muerte y asesinando

A gente humilde y cristiana.

Y dicen que son católicos

Por  orden y obras de Dios,

 Pero el quinto mandamiento

No lo respetan ….señor.

Para quieren que los niños

Aprendan nuestras doctrinas

Si se vuelven criminales

 

De esta historias divinas.

A donde esta ese DIOS

Con su poder celestial,

Que no detuvo el brazo

De esa mano criminal.

Aquí termino  estos versos,

Reflejo de mi memoria

En la Navas del Madroño

Se vivió esta triste historia.

Tan solo por defender,

Con toda la lealtad,

Nuestro pan de cada día

Al grito de libertad.

 

T.  P. V.