#108585
Mentaychocolate
Participante

El nacionalismo catalán  arrogante, miserable, antipático e insolidario ha dejado de ser un grano en el culo para convertirse en un drama incluso para los propios catalanes.

Le pide al gobierno de España un rescate de más de 5.000 millones de euros, alegando que ese dinero es de los catalanes y que no aceptan condiciones a cambio. No son capaces de reconocer el mal gobierno que les ha conducido hasta la decadencia actual. Quieren separarse y ser un Estado, pero quieren hacerlo manteniendo al resto de España como mercado prioritario, sin renunciar a los beneficios de la unión. Son como las termitas, que destruyen la casa que les acoge. Pues que quede claro: el dinero que van a recibir no es de los catalanes, sino de todos los españoles. Les guste o no, están integrados en una nación y el dinero que reciben lo tenemos que pagar entre todos, al igual que todos hemos pagado sus industrias y sostenemos su floreciente comercio. La gran pregunta es si la posible independencia de Cataluña es un asunto que compete solo a los catalanes o tendrán que opinar también los demás españoles.

Y si esto ocurre, España pedirá compensaciones a Cataluña por su salida? No hay que olvidar que durante mucho tiempo las plusvalías de España se invirtieron en Cataluña para convertirla en una región industrializada y próspera y Andalucía,  tiene mucho que reclamarle porque fueron sus excedentes e impuestos los que financiaron la industrialización catalana.

En cualquier país que no tenga complejos en defender a sus ciudadanos por proclamarse españoles esto no hubiera sucedido, al menos de esa manera tan vergonzosa. Aquí sencillamente los hubieran llamado fascistas. En nuestro país, o te dejas matar o eres un fascista por utilizar sus mismos métodos. A lo largo de estos años de autonomias hemos visto como los distintos gobiernos se han bajado los calzones cediendo al chantaje nacionalista. En un caso, el vasco, hasta dejar que la banda asesina llegue a las instituciones. En el otro caso, el catalán, se incumplen las sentencias del Tribunal Constitucional y toda la legalidad que no les interese. La educación, cedida de forma cobarde y miserable, se ha encargado de hacer el resto, educar en el odio a todo lo que huela a español. Ahora, despues de la fiesta de corrupción con nuestro dinero, nos vuelven a pedir 5.000 millones o la vuelven a liar. Sólo hay que ver la cara de Rajoy para saber lo que va a ocurrir, en este sentido tiene la misma cara de bobo que Zapatero. Le han tomado la medida y el se deja. Hay que echarle un par de huevos cuando las cosas se ponen feas. En el caso actual, tenemos a un registrador con cara de registrador que rehuye el conflicto. Y yo digo que llevamos muchos años rehuyendo el conflicto y dejando que sea una de las partes la que cree el enfrentamiento de manera unilateral.

Para medir las fuerzas hay que enfrentarse,  no esconder la cabeza bajo el ala . Sólo así sabremos cual es la respuesta y cual el resultado. De lo contrario preparemosnos para seguir perdiendo.

Esperanza Aguirre,  ha sido la única con un “par” que ha defendido los intereses nacionales frente a los separatistas. Se fue ella y se acabaron los huevos en este país de gallinas.

Yo como ciudadana española no quiero que se rescate con mi dinero a las comunidades independentistas.