#109752
tábano
Miembro

No había transcurrido un mes de gobierno (pleno de junio de 2011) cuando ya solicitó al Ayuntamiento la adjudicación cesión del mesón El Morisco, cuyo adjudicatario hasta entonces había sido otra persona. Lo consiguió. Quede bien claro que el visto bueno se le dio porque los documentos presentados (entonces) estaban en regla.

La nueva adjudicataria aceptó tanto las condiciones como el estado de las instalaciones, a cuyos efectos se elaboró un inventario que firmaron. Sin embargo le Sr. Emilio escribe: Coincidiendo en el tiempo mi compañera, doña María Luisa Vecino González, asumió el contrato de arrendamiento del bien municipal Mesón el Morisco y al poco tiempo se hizo patente que había serias discrepancias entre el contrato y la realidad en algunos aspectos de equipamiento y seguridad. En realidad lo que quería era cambiar la cocina, pero resultaba caro.

Los términos en que había de explotarse la concesión estaban claros y perfectamente recogidos en los pliegos de condiciones. La cláusula 17 dice textualmente: “el adjudicatario está obligado a explotar los bienes objeto del contrato, a los usos establecidos, a su riesgo y ventura, asumiendo todos los gastos que comporte dicha explotación”. No obstante lo anterior, en septiembre de 2011, propone hacer modificaciones en la cocina valoradas en más de 10.000 y solicita que se le compense del coste con una ampliación del plazo de adjudicación. Se le concede.

Semanas antes había pedido que se le pavimentara una zona colindante a la terraza. Se le concedió. Posteriormente solicita que operarios municipales hagan algunos arreglos en distintas partes del edificio, baños, tejado etc. se accede a ello aun sin tener ninguna obligación, como queda patente en el pliego de condiciones. Sin embargo no quedan conformes con las reparaciones y solicita que un albañil sea quien lo arregle, cosa que también se le concede.

Ellos eligen al constructor y el ayuntamiento paga la factura. En un momento determinado, su vecino le tapona la salida de humos de la cocina, y es el ayuntamiento el que rápidamente envía operarios que construyen una chimenea, otra vez, sin ningún coste para el adjudicatario……..