#107792
Mentaychocolate
Participante

La interpretación del término «zorra» por parte del juez Del Olmo llamó la atención de partidos políticos, sindicatos, asociaciones de mujeres… Sin embargo, detrás de todo este guirigay existe un debate mucho más profundo. Es cuestión de matices.

Sobre la mesa dos casos aparentemente iguales y dos respuestas muy diferentes. El primero: Un hombre al regresar a su casa, comienza una fuerte discusión con su esposa. En el transcurso de esta pelea, el hombre se abalanza sobre su mujer diciéndole «te voy a hacer la vida imposible, puta, guarra, te tengo que matar». Pena: once meses de prisión por un delito de MALOS TRATOS por violencia familiar.El protagonista del segundo caso es un hombre que sorprende a su exmujer en una caseta de Feria  y acercándose a ella le grita: «Hija de puta, a mí me van a meter en la cárcel, pero antes te llevaré por delante». Poco después le propina un golpe en la cara a la chica. Aquí, sin embargo, el agresor es condenado a 15 días de localización permanente por una falta de AMENAZAS leves y una falta de LESIONES leves.

En los dos casos el colega amenaza de muerte a la chica y en los dos casos le insulta. Si embargo, uno se considera malos tratos y el otro amenazas y lesiones.

En principio, los dos guardan similitudes, pero la diferencia es muy clara entre ambos: la existencia de una dominación del hombre hacia la mujer. En el primer caso sí se da, pero en el segundo no. Respecto a este último, «el insulto 'hija de puta' es ofensivo en atención a la relación “madre-hija”, pero no menospreciativo con relación a la mujer que sufre el insulto, por no atentarse a la dignidad de la mujer (no la está llamando puta). «Situación de desigualdad»Conclusión:  «No toda acción de violencia física en el seno de la pareja del que resulte lesión leve para la mujer debe considerarse necesaria y automáticamente como violencia de género , sino solo y exclusivamente cuando el hecho sea manifestación de la discriminación, de la situación de desigualdad y de las relaciones de poder del hombre sobre la mujer….

El debate está en la calle.