Inicio » Generales » La Laguna » Me gusta, no me gusta

Contando os cuento

#109446
laplaza
Miembro

El ocio y la holganza en contra de lo negativo que puedan parecer ambos términos, a mí no me lo parece tanto; todo va en función que cómo y a qué se dedique dicho tiempo, incluso lo que para algunos pueda resultar una nimiedad, yo aprovecho hasta el sonido del agua de los canalones para disfrutarlo. O sea que no me aburro ni cuando estoy aburrido, a veces hasta me gusta aburrirme.

Dicho lo anterior, ciertas cabezas pensantes usan su valioso tiempo en malmeter, poner falta a los demás y en ver cómo calificar negativamente todo lo que no sea ÉL y sus acciones. No se piensen algunos que piensa en ellos, en cuanto no los necesite, patada a seguir como en el rugbi, y a otra cosa mariposa.

A lo que iba; estos meses de asueto y disfrute en mi pueblo me ha dado por contar cosas, ya sé que cualquier médico especializado en psiquiatría, o no, le pondría nombre a ese capricho, para mí, no es extravagancia, es una forma de saber y conocer más y mejor las cosas de mi pueblo.

Empezaré por el espacio que se convirtió desde finales del s. XVIII en el ensanche de la localidad, que luego en el XIX  y XX se usó socialmente para buscar emparejamientos de ellos con ellas; desfiles de moda de temporada; eso sin contar el haber sido Universidad de juegos de infantes y menos infantes; el haber acogido la “flor y nata de la hostelería dedicada a las once”; también durante los años que podríamos llamar “el diecinuevechenco” sufrió la remodelación arquitectónica que hoy podemos disfrutar, que con alguna pequeña variación ha llegado hasta nuestros días.

Durante este último siglo (XXI) no ha variado mucho el uso, sí las formas, me explico:

Cuando se “dotó del correspondiente pretil granítico”, que diría el culto; se pensó en que aquellos que se arrellenasen en “las canterías” miraran hacía el centro de la magnífica plaza que es -en otra ocasión diremos el porqué-.

El pretil consta de 167 piezas que dan forma al polígono irregular, cada una las piezas de granito que dan vista al interior tiene modeladas sus aristas para acomodar mejor a los usuarios, dando vista a lo que fue el pozo, hoy convertido en kiosco. Hay otras 16 piezas más sin rebajar que son las que soportan los correspondientes “bolichis” que delimitan las 8 entradas al paseo que está arbolado por: 8 palmeras, 40 acacias, de las que 32 son de primera planta y 8 de reposición y 2 olmos de bolas que se sitúan donde en su día hubo otro kiosco, este de chuches, como se dice ahora.

Volviendo al uso y disfrute que los lugareños hacen del espacio, me ha saltado la curiosidad durante estos días, de la diferencia de sus moradores entre la mañana y quienes la usan en horas vespertinas. Mientras que por la mañana la edad media es alta, el sexo en su mayoría es masculino; dándose la curiosidad de que algunos de ellos se sientan hacia el exterior ¿tendrán algún objetivo? Yo si lo sé pero no lo voy a decir. Por las tardes, sobre todo otoñales y primaverales, los usuarios suelen ser mujeres jóvenes que sueltan a sus hijos para que mientras ellos juegan ellas carabean. Los niños aún no han llegado a la edad del “dactilismo”, lo que es lo mismo a decir que aún no tienen móvil, ni “table”, ni consola; todavía están rompiendo zapatos y por agosto jugando al toro. Los accesos a “La Laguna” son también de canterías; en la actualidad se pueden contar 37 piezas, ya que algún acceso se ha embaldosado por aquello de la accesibilidad.

Otro de los recuentos que he hecho, éste más fácil y menos laborioso, ha sido la composición del pozo de La Plaza. Está compuesto por 9 canterías que formal el brocal, éstas agarradas por otras tantas (9) grapas y las 14 piezas de granito que forman su peana. En su día puse el recuento que había hecho de portales y ventanas en sus distintos niveles.

También durante mis paseos he comprobado la falta de rotulación del nombre de las calles y la anarquía existente en el modelo. Unos de cerámica, otros de chapa, alguno con diseño propio para homenajear al interfecto y la mayoría inexistentes. En muchos casos debido a la remodelación de la fachada en la que estaba colocado el nombre, que posteriormente no se volvió a instalar ni por parte de quien lo eliminó ni por parte del Ayuntamiento.

Aprovecharé hoy que ando algo suelto de espacio para hacer dos comentarios sobre hechos ocurridos hace pocos días.

He comprobado con alegría la visita en el pueblo de “turistas” que aprovechan los últimos días de verano y primeros de otoño; llegan al pueblo atraído unas veces por ofertas de la Hospedería, otras por la posible publicidad que se hace desde Asociaciones, Instituciones, prensa etc.; los veo deambular por calles y plazas con algún plano o guía que orienten su recorrido e informarse de monumento y algo de historia. Esto me ha llevado a pensar que más pronto que tarde Garrovillas está necesitando de una Oficina de Turismo, que si no a horario completo sí que podría tener alguna persona que a demanda, previa concertación de cita, guiara e informara a los visitante del patrimonio local; así como tener en la dicha Oficina ejemplares de los distintos libros –¡que no son pocos!- que sobre la villa se han publicado.

Cierto es también que este hecho me ha “inrritado” en alguna ocasión. Cuento, hace poco a media tarde algunos visitantes intentaban (fuera de la Hospedería, me imagino que por precio) localizar algún lugar donde cenar. Pues bien, los seguí con la vista y en el recorrido que casualmente hice paralelo a ellos, pude comprobar que en La Plaza, salvo la citada Hospedería, nada de nada, en tres de los bares de La Laguna que preguntaron para poder saciar la necesidad más de lo mismo; se tuvieron que volver sin conseguir que a ningún hostelero se le ocurriera ofrecerle un mísero plato de algún producto propio de la tierra mientras le confeccionaba algo caliente que llevarse a la boca.

Termino, prometo que seguiré contándoos mis peripecias mientras me permitan estar por estos lares, recontando algo que me parezca interesante y ponerlo en vuestro conocimiento, mientras tanto echaré algún rato con mi amigo y homólogo San Roque por si hay algo digno de mención.

 

Julio Saavedra Gutiérrez

Noticias
Fotos
Menú
Foros
Idiosincrasia