#101897
Wifredo
Jefe de claves

Gracias Teo48 por tu llamamiento al entendimiento y la coolaboración, pero quiero insistir en aclarar en que esa mala relacion de la que hablas, entre la redaccion del Alconetar y el equipo de Al-Konetara, es un mal entendido, pues por nuestra parte no hay ninguna confrontación y nunca hemos visto al Alconetar como una competencia ni mucho menos, lo que nos resultaria absurdo, pues algunos de nosotros contribuimos a su creación hace ya casi 30 años.

Fue en el 2002 y aprovechando el avance tecnologico y la posibilidad que este medio nos brinda para trabajar desde casa, ofrecimos nuestra coolaboración al periodico Alconetar para actualizar su edición digital la que veiamos siempre muy retrasada, recibiendo por respuesta un No, con la escusa de que si se actualizaba deamasiado deprisa la gente dejaria de comprar la edición de papel, cosa contradictoria pues lo que se pensaba actualizar seria el último número ya editado.

Entonces fue cuando decidimos crear Al-Konetara y una vez funcionando y en vista de que el Alconetar estuvo casi 18 meses sin salir, volvimos a ofrecernos pero esta vez pensando en la gente que no tiene posibilidad de acceder a las nuevas tecnologias, para sacar de nuestro Historial de Noticias una edicion en papel que podriamos realizar desde nuestras casas sin el inconveniente que supone tenerse que desplazar a la redacción en los ratos que podemos tener libre a lo largo del dia y que puede ser en horarios muy dispares. Esta propuesta supuso un revulsivo a la adormecida y decadente redacion del Alconetar que como dueños de un cortijo viendo peligrar su hacienda se cerraron, negando el evidente poder de las nuevas tecnologias y rechazando la coolaboracion a algo que se creo para que todos los garrovillanos que quisieran disfrutaran bien participando o simplemente recibiendo la publicación.

Y ahora una vez más nos brindamos poniendo a disposicion del Alconetar o la Asociación cultural a la que esta ligado, nuestros archivos, historial de noticias y medios en general para adaptarlo a los tiempos que corren y ponerlo en el sitio que se merece estar.