Mantente siempre al día con las últimas novedades de Garrovillas de Alconétar y accede al catálogo completo de fotografías en Alkonetara.

¡Explora, conecta y disfruta de nuestra rica historia visual!
Inicio » Generales » El político

La crisis. Mi visión.

Garrovillas de Alconétar Foros Generales El político La crisis. Mi visión.

  • Este debate tiene 14 respuestas, 6 mensajes y ha sido actualizado por última vez el hace 14 años, 3 meses por liberal.
Viendo 15 entradas - de la 1 a la 15 (de un total de 15)
  • Autor
    Entradas
  • #17411
    liberal
    Miembro

    Llevo varios días asomándome a la radio, y lo hago como supongo que los soldados se asomarían al borde de una trinchera, con miedo a que una noticia me impacte, y con un casco, que no es de metal, sino un casco intelectual con el que intento proteger mi mente de las estupideces que el Gobierno de España, título exagerado a todas luces y, cada vez más, la oposición deponen sobre los más diversos temas.

    Por mi situación actual, y como al resto del país, del país ilustrado y no subvencionado se entiende, si es que en España quedan restos de tal cosa, me preocupa profundamente la situación económica. Y más que la situación en sí, me aterra que ésta debe ser conducida por el peor gobierno de la historia democrática de España, y superada por la generación probablemente más inculta de nuestra Historia con mayúsculas, de la democrática y de la otra.

    No recuerdo bien a quién escuché la definición más adecuada y más escueta de la situación en España, pero me pareció una genialidad: «España es un país desarrollado en vías de subdesarrollo«. No me negarán que es brillante. Yo prefiero llamar a este destructivo proceso «la argentinización de España», porque observo paralelismos inquietantes con lo peor de aquel país amigo tan simpático. Más adelante me extenderé en estas similitudes.

    Voy a resumir mis pensamientos en lo concerniente a esta situación en varios posts, porque me pasa con las ideas como al señor Burns en un memorable episodio de los Simpsons, que tenía tantas enfermedades dentro, que se peleaban unas con otras. ¿Quiere esto decir que no tengo las ideas claras? No, quiero decir que me asaltan tantas, que me cuesta ordenarlas, pero es lo que voy a intentar a continuación. 

    #106046
    liberal
    Miembro

    Empezaré por desmentir una falacia que se extendió hace un año y pico, cuando empezaron a notarse los efectos de la crisis económica. Los de la intelectual y la moral comenzaron a sentirse mucho antes. En aquellas fechas, cuando hablaba de la crisis con mis amigos del pueblo, era curioso observar cómo, al criticar la actitud y la aptitud del gobierno socialista para gestionarla, aquellos que votan PSOE repetían, como un mantra, (el socialismo es lo que tiene) que la crisis era internacional y que no podía culparse de la crisis al gobierno. Ni qué decir tiene que ninguno de los que defendía esta postura había pisado nunca una clase de ciencia económica.

    Bien, los datos actuales desmienten esa afirmación. Los países de nuestro entorno, aquellos con los que debemos compararnos, simplemente han sufrido el cierre de algunos bancos importantes, han hecho uso de sus reservas para rescatar algunas entidades consideradas fundamentales para el sostenimiento del sistema (a mi juicio una política muy discutible) y, por último, aunque haya descendido su PIB y, por tanto, el poder adquisitivo de sus habitantes, no han sufrido un impacto fatal en sus listas de paro, por lo que las familias pueden capear el temporal disminuyendo el gasto y haciendo pequeñas renuncias. Algunos datos pueden ayudarnos a echar por tierra la memez de que la crisis española tiene un origen externo.

    Por ejemplo, Alemania tiene una tasa de paro de un 7,6%, equivalente a 3.180.000 parados en una población de 82 millones de habitantes. Francia cuenta con una tasa de paro inferior al 9%, 3.700.000 parados de un total de 63 millones. Italia aún presenta mejores datos de empleo: 8,3% de paro y 2.800.000 parados de 59 millones. En España, aun dando por bueno el maquillaje de las cifras del gobierno, que no considera parados a aquellos que están en cursillos de formación ni aquellos que entran por primera vez al mercado laboral, la tasa de desempleo se sitúa en un 19,4%, equivalente a 4.300.000 parados de una población de 45 millones de habitantes.

    Si acudimos al PIB, España ha caído un 4% aproximadamente en 2009. Alemania y otros países han tenido un descenso de entre un 2 y un 3%, que no tiene un impacto tan dramático en la vida de la gente por el hecho aludido de las tasas de paro razonables que presentan estos países. Además, algunos países vuelven a tener tasas de crecimiento positivas en variación trimestral, por lo que puede decirse que comienzan lentamente a salir de la crisis.

     Si la crisis es internacional, y existen países que están comenzando a ver la luz al final del túnel, ¿por qué nuestros datos son cada vez más negativos? Simplemente porque la crisis mundial ha sido una influencia meramente coyuntural y la causa profunda de la crisis española está dentro de España.

    (continúa). 

    #106047
    liberal
    Miembro

    Existe entre los políticos la general e irritante tendencia de loar sin motivo alguno, por lo menos sin un motivo que yo comprenda, las virtudes de la sociedad. Pues bien, como yo no soy político, señalo como primero y primordial causante de la crisis a la sociedad española. Por ello, me extenderé del modo más ameno posible en este punto. Y voy a referirme a dos características de los españoles que, a mi modo de ver lastran de modo irremediable su capacidad para desarrollarse como una sociedad moderna. Por supuesto, háganse las excepciones que se quieran, que las hay y son muy destacables:

    a) La incultura general y su difusión. Existe en España, desde mi punto de vista, una cierta cultura de la incultura. Más de dos veces he escuchado asombrado cómo algún bípedo vagamente implume ha presumido en el transcurso de una conversación del odio que profesa a «los libros», de que nunca ha leído ninguno, de que no veía el telediario y de que no leía periódico alguno, más allá de los pies de foto del Marca. Si alguna vez he aludido a algún libro que estaba leyendo, o a alguna medida política que me parecía injusta, nociva o, directamente, estúpida, la reacción ha sido, por lo general, una risilla condescendiente que parecía expresar: «Ya está el listo», «¿Pero qué se cree?», «Qué payaso, ¿realmente piensa que nos interesa de lo que está hablando?». Esta falta de cultura y de interés por los asuntos públicos provoca que los españoles se embaulen las mentiras del político de turno sin someter a reflexión ningún tipo de noticia, porque no poseen capacidad crítica alguna. Cuando alguien pronuncia la tan manida expresión «los políticos son todos iguales», realmente, lo que oculta es: «no tengo la capacidad de discernir entre unos políticos y otros o entre una buena política y otra, y por eso, todo me parece igual. En realidad no entiendo nada».

    b) El segundo factor es el hooliganismo político. Produce estupefacción observar el hecho de que, precisamente las mismas personas que presumen de su ignorancia o de la alergia que les produce la cultura en general y la política en particular, a continuación se muestran partidarios acérrimos de un cierto partido político, bien sea de izquierdas o de derechas, de un modo que recuerda a los fanáticos de un equipo de fútbol. El comportamiento es el mismo. Yo soy socialista/pepero y voto socialista/pepero aunque arruinen el país. Yo soy del Real Madrid y seré del Real Madrid gane o pierda, juegue bien, o dé vergüenza verlos y, si pierde, la culpa es del árbitro. Por supuesto lo que no parecen observar es que, más allá del cabreo momentáneo, la victoria o derrota de un equipo de fútbol no influye en la vida de la gente, ni en su capacidad para dar un futuro a los hijos, ni para llevar un plato de comida a la mesa de la familia. con la política no ocurre lo mismo. Cuando echamos el papelito en la urna, estamos delegando en un conjunto de personas la capacidad para decidir sobre aspectos fundamentales de nuestra vida. Parece que exhortar a ciertas personas para que reflexionen sobre este hecho, es como pedir peras al olmo.

    ¿Cuáles son las consecuencias? Pues que tarde o temprano, el nivel de una sociedad se ve reflejado en su clase política. Tanto en la República, como en la dictadura, como en los primeros años de la democracia, el respeto que la gente común tenía al esfuerzo y al estudio, hacía impensable que alguien alcanzara un puesto de relevancia sin tener un curriculum brillante. Nadie llegaba a ministro sin una carrera y, o bien una oposición, o bien una trayectoria destacada en el ámbito privado. Hoy en día, la falta de valor que se da a la formación y a la cultura provoca que lleguen a ministros personajes como Pepe Blanco, Bibiana Aído o Corbacho y tantos otros a niveles menos visibles.

    Por otro lado, esta falta de interés y de posibilidad del cambio del voto pervierte la democracia, en el sentido de que, por ejemplo, desactiva a la oposición y el Partido Popular llega a la situación lamentable que presenta hoy en día, asimilándose en niveles de demagogia y en políticas nocivas, a los socialistas, porque no ven que una política distinta y de principios se vea recompensada con votos en las urnas. El resultado está a la vista: las políticas de los dos partidos principales son cada vez más parecidas, más difusas, más incoherentes y más alejadas de las necesidades de la población.

    Hasta aquí mi análisis, desde un punto de vista personal y muy matizable, de la sociedad española. A continuación pasaré a describir al segundo culpable de la crisis: los sindicatos.

    (continúa) 

    #106048
    liberal
    Miembro

    En una sociedad industrializada y postindustrial, como es la española, los recursos humanos constituyen el principal activo de la economía, y la defensa de sus intereses es una labor importantísima, que no debería haber caído en manos de los personajes que pastorean a las reses sindicales en la España de hoy. Algunos economistas liberales como Hayek ponen en duda la necesidad de los sindicatos en la sociedad.

    Yo no iré tan lejos, pero hay que reconocer que, si la existencia de sindicatos implica estas castas obsoletas, inadecuadas a su función, coartadoras de la libertad, atropelladoras de derechos fundamentales y que suponen un pozo de gasto público sin fondo visible, y un instrumento político directo del Partido Socialista que, eso sí, le paga con dinero público de todos los españoles, sindicados o no, convendremos que a uno le entran ganas de adherirse a la postura de Hayek.

    Si retrocedemos ocho años en el tiempo, al período en que el gobierno Aznar aprobó y luego retiró el Real Decreto Ley 5/2002, el conocido “decretazo”, podemos recordar que, en aquella época, España tenía una tasa de paro del 10% y no había páginas en los diarios extranjeros para loar el conocido “milagro económico español”. Podría dar decenas de datos, pero digamos que lo cierto es que durante los años de Aznar se logró la mejor situación económica de la historia de España, en cuatro o cinco años y a partir de un Estado cercano a la quiebra técnica.

    En este contexto, el gobierno Aznar se planteó la aprobación del “decretazo”. Si bien hay que tener en cuenta que la ley tenía defectos de forma y que fue rechazada en el TC por el peregrino motivo de que “no era urgente” (ahora se ve si era urgente o no), también presentaba efectos beneficiosos que fueron ocultados a los trabajadores por parte de los sindicatos porque la consigna era echar al del bigote.

    Este decreto fue el motivo argüido, (el verdadero motivo es que Aznar no era de izquierdas) para realizar una huelga general, de carácter violento en algunos casos, con coacciones y, como digo, en el momento de la historia en que las familias españolas eran más ricas.

    Bien. El gobierno observó, con buen criterio, que la riqueza generada por el ladrillazo podía servir de trampolín para poner a España en una senda económica adecuada, pero, desde luego, no era una situación sostenible en el tiempo. De ahí el intento de aprobación del «decretazo», con medidas discutibles, tanto en amplitud como en contenido pero, en general, necesarias. Y un aspecto, a mi modo de ver fundamental, era que esas reformas se emprenderían en un momento de bonanza económica, cuando menos dolorosas serían para el conjunto de los trabajadores.

    En la situación actual, cuando somos los auténticos apestados de Europa, cuando se baraja la posibilidad de que nos echen del euro, cuando por primera vez desde la República, se produce un empobrecimiento generalizado de la población (situaciones de guerra aparte), cuando los datos de paro son los peores de los países desarrollados, cuando se baraja la posibilidad del aumento de la edad de jubilación, nuestros magníficos sindicatos, siempre en defensa de la clase obrera, no consideran pertinente hacer una huelga a este gobierno, que paga el ejército de decenas de miles de liberados, que cobran de sus empresas sin trabajar y que no pueden ser despedidos, como el resto de asalariados.

    Pues que sepan los trabajadores que las reformas van a hacerse, porque el estado actual de las cosas es inviable. Renunciaron, contentos y engañados, a hacerlas con la anestesia de una situación económica boyante y las van a sufrir hasta un punto que, desde mi punto de vista, no comprenden todavía.

    Todo esto me lleva a reformularme y contestar la pregunta de Hayek  «Estos sindicatos, ¿para qué?» «Para nada, por lo menos con mi dinero».

    (continúa) 

    #106049
    salva1
    Miembro

    Aunque discrepo en muchos puntos y criterios no dejo de  reconocer que de todo lo que narras lo haces (con sana envidia te lo digo) con  respeto  y estilo de  un profesional de ciencia de la Informacion,aunque uses algunos adjetivos un poco  fuerte. La verdad es que el tema que has tocado es muy delicado y hay que  tener, al menos, unos  conocimientos básicos para opinar sobre los mismos, pero yo lo haria ,humildemente, en persona  sobre lo que opino , a ver si tengo suerte y tomándonos unas copitas lo hagamos esta  próxima ´Semanasanta.

    Pero date cuenta amigo,  nadie de los que tienen por  costumbre escribir en esta página  sobre temas  casposos han dado su opinion sobre tu argumento  y  quizas ni si quiera lo han leido.Y vuelvo a repetir que con  comentarios  y argumentos sociales como los que  tu y otros,( muy poquitos) hacen esta página se enriquecería mas y seria mucho mas  visitada  de lo que es y a través de ella aprederiamos todos un poco mas  de  todos  y la  relaciones serian mas  cordiales y no de  la manera que desde hace tiempo se viene utilizando,  criticarnos los unos  a los otros y en definitiva no aportar nada  positivo y  sembrar, quizas , el rencor y el incordio.Pongo como ejemplo el caso ese de la agresión a Roberto,el de Cibert,   solamente han reprochado dos o tres   la acción  y han deseado que nunca mas   vuelva a  repetirse  con nadie. La  mayoria de los  tertulianos no se han pronunciado ,ni en lo tuyo ni en lo que  digo anteriormente.Sin embargo el tema  hubiera sido  sobre fechas de unas fiestas determinadas o  de que  si los de  fuera somos o no somos,o en fin,de cualquier otro tema sin fundamento ,ya hubieran saltado y descalificado al autor.

    Me encanta y disfruto cuando abro esta página, veo las fotos y  los  videos de  mi amigo Perry, de San Anton, de San Blas ,ahora , no  hace  mucho, cuando nevó en el pueblo que  estaba precioso, en fin una  gozada, pero sin embargo cuando sacan esos  cuentos y esos comentarios donde se falta el respeto , eso de verdad me deprime  y ahora precisamente  necesito estar optimista. Un saludo paara  todos y en especial para ti Liberal y sigue escribiendo que lo haces  muy bien,aunque a mi no me guste el mismo color que a ti de los  que  tiene el arco iris.

    PD. Permiteme decirte que en el   III  episodio , donde refieres a los sindicatos diciéndo que «tengan en cuenta los trabajadores que la reforma laboral se hará» creo que  deberias también  incluirte como trabajador, aunque  seas o fueras cualificado. 

    #106050
    T tuco
    Miembro

    Desde luego, y con puntos de vistas distintos, veo muchas cosas desde tu misma óptica amigo Liberal, otras no las comparto, pero esto sin duda es lo de menos, lo que más me llama la atención es la certidumbre de que la causa de la crisis es española (aunque se trate de una crisis internacional), pero la solución también debe ser española, y un punto importante será sin duda la educación, me llama mucho la atención que Botín salga en defensa de las medidas contra la crisis del gobierno, algo llevará en juego, nunca se ha visto tal despilfarro de dinero público justificado municipalmente con el Plan E.

    Hoy día se prima la incultura, no se premia ni se reconoce el esfuerzo (y esto no es cuestión de ley), en el afán de ampliar oportunidades se ha caído en el exceso, falta una formación profesional efectiva, pues las universidades públicas y privadas, están llenas de personas obedeciendo a la inercia de los intereses paternos, sin vocación, sin inquietudes propias, deberían comparar la educación de España con la Alemana por ejemplo, y no envidiar cifras de una economía poderosa con las que guardamos diferencias abismales a todos los efectos.

    La reflexión que me gustaría lanzar trata del contexto económico y su influencia en las ideas políticas, soy partidario del estado de bienestar, pero bien administrado, sin votos comprados por los Fondos Sociales Europeos, o por el antiguo Plan de Empleo Rural, pero no hay gobierno que cambie estas políticas, no les interesa pues al fin y al cabo son votos, cada uno teme perder su sillón en un estado de las autonomías mal entendido, lleno de estructuras superpuestas que sangran económicamente a todos los contribuyentes, ayuntamiento, mancomunidad, diputación, gobierno regional, hasta llegar al gobierno estatal con ministerios impronunciables y vacíos, un organigrama burocrático insostenible.

    Otra relación es la existente entre periodos de crisis económica y el aumento de los postulados ultraconservadores, xenófobos y racistas, es una situación, salvando la ucronía y por poner un ejemplo, de crisis económica generalizada como tras la gran crisis del 29, dando lugar a un periodo de autoritarismo sin precedentes, sobre todo en una nación avanzada y moderna como Alemania,  por esto no utilizo el ejemplo de la URSS, pues tenía poco de avanzada y moderna en este periodo, con esto critico los radicalismos ideológicos que no llevan más que al odio. Ahora desde luego es momento de realizar cambios de envergadura, en el sistema de pensiones por ejemplo, también se ha visto que el sistema capitalista debe ser auditado, debe tener medidas de control efectivas y esto no es comunismo, ni mucho menos. Esta sociedad de masas es manipulable, pero hay cambios necesarios cada cuatro años, hay veces que dar nuestro punto de vista es enriquecedor, para mi leer los de los amigos Liberal y Salva desde luego lo sido, un saludo a todos.

    #106051
    liberal
    Miembro

    Quiero empezar, como no podía ser de otra manera con un saludo a mi amigo Salvador, con quien espero compartir tertulia más pronto que tarde.

    Haces una alusión a que cuando hablo de los trabajadores, parece que no me incluyo. Bueno, cuando digo trabajadores, me refiero a trabajadores manuales, que son mucho más vulnerables a los bandazos de la economía, y más susceptibles de manipulación por parte de ciertos intereses que los trabajadores, digamos, del conocimiento. Por supuesto que también me considero trabajador aunque, de momento, soy un humilde becario. Pero es que para mí un pequeño empresario, y sabes que hablo con conocimiento de causa, también es un trabajador, por ello, no seguiré sobre eso.

    También hablas de los recientes sucesos que han tenido como infortunado protagonista a Roberto. La verdad es que no me he pronunciado hasta ahora por un sentido de elemental prudencia, ya que desconozco los hechos y algunas versiones. He de decir, no obstante, que «Teto», como lo llamamos, es una persona amable, que conmigo siempre ha tenido un comportamiento extraordinario, y no creo, porque lo conozco, que el posible «calentón» que haya tenido justifique en modo alguno la violencia ejercida sobre él, máxime cuando, según todas las versiones no se trató de un uno contra uno, sino de dos o tres energúmenos que la emprendieron a golpes con el chico. Coincidirás conmigo, Salvador, en que los brotes de violencia que se están reproduciendo con demasiada frecuencia son la consecuencia de una enfermedad social que nos tendríamos que hacer mirar.

    Terminaré esta parte condenando este hecho tan lamentable, y transmitiendo todo mi apoyo a Roberto, deseándole una recuperación, tanto física como psicológica tan rápida como sea posible. Mucho ánimo a él y a su familia.

    En otro orden de cosas, resulta igualmente enriquecedor contar con un punto de vista tan comedido e ilustrado como el que se advierte en el comentario de Tuco. Lo he leído detenidamente y creo que coincidimos en muchos puntos, no en todos, claro. Da gusto cuando alguien expone sus argumentos de una forma tan clara y correcta desde el punto de vista formal, utilizando los argumentos para discrepar o estar de acuerdo sin ningún tipo de acritud. Estaré feliz de seguir debatiendo contigo.

    Sin embargo, cuando dices que crees en el estado del bienestar, a mí, humildemente, me gustaría que me explicasen en qué consiste exactamente el «estado del bienestar», y, sobre todo, si tal y como está planteado, este estado es sostenible.

    Bueno, me despido hasta el momento en que tenga la oportunidad de volver a leeros y contestaros. Un saludo

    #106053
    T tuco
    Miembro

    Hacer una abstracción semejante no será fácil, pero me acordaré de los apuntes de una de las asignaturas que más me inspiraron en la universidad,  Historia y Análisis político, y de un pequeño librito verde, Conceptos fundamentales de Ciencia Política, de Alianza Editorial, lectura obligada para los políticos de hoy, que nadie confunda el recuerdo con la petulancia: El estado de Bienestar es una reforma del modelo clásico del Estado liberal, pretendiendo superar la crisis de legitimidad que este pueda sufrir sin tener que abandonar su estructura jurídico-política. Se caracteriza porque, a la tradicional garantía de las libertades individuales liberales, se une el reconocimiento como derechos colectivos de ciertos servicios sociales que el Estado ha de proveer “de la cuna a la tumba”, y nuestro sistema actual es un abuso sin precedentes de esto mismo. Aunque su origen se remonta al asistencialismo paternalista y postindustrial del s. XIX, su formulación actual nace tras la segunda guerra mundial, cuando liberalismo y socialdemocracia pactan que la reconstrucción económica europea debe hacerse con seguridad social para los trabajadores, pactos que hoy quedan muy lejos en el panorama político español. Supone un reajuste del capitalismo, pues se abandona la premisa de Estado mínimo no intervencionista y se acepta un mayor dirigismo público en la vida económica para eliminar disfuncionalidades del mercado, reformas que habida cuenta de la crisis internacional, no han sido muy efectivas, aunque los países fuertes ya empiezan a superar la crisis, los sistemas de control deben tenerse mucho más en cuenta. Según el famoso Informe Beveridge, que es el que pone en marcha el sistema de bienestar británico, para mí ideal, el gobierno debe responsabilizarse de ofrecer a la población sanidad gratuita, pensiones universales y acceso a la vivienda. Esta cobertura acompañada de la estrategia de pleno empleo y las políticas económicas keynesianas, fue capaz de generar un crecimiento económico sostenido en Europa hasta los años setenta. La crisis de entonces, que ha hecho reorientarse a los gobiernos hacia el mercado y la desregulación, aún no ha afectado a la estructura básica del Estado de Bienestar. No obstante, y aunque el estado social ha llegado a constitucionalizarse, el desmedido gasto público y el paro, que son propios de la Europa occidental, en unos países mucho más que en otros, y donde destacamos, pero no por el gasto, sino por el despilfarro, amenazan con el necesario replanteamiento del sistema. Motivos estructurales (desarrollo económico o tradición religiosa), y políticos (orientación de las clases medias y fuerza de los sindicatos, que en España es la que es), han llevado a distintas modalidades de aplicación del Estado del bienestar (explicadas por Esping – Andersen).Hay bibliografía y algunos resúmenes, textos y demás sobre el caso español en:http://dialnet.unirioja.es/servlet/extaut?codigo=320427Un saludo.

    #106054

    Tengo que felicitarle por su lucidez de ideas y fluidez para expresarlas y reconocer que para ser usted científico no se le da mal la política, pero discrepo con usted en algunas formas.

    Aunque en grandes rasgos estoy de acuerdo con usted, no entiendo ni comparto sus constantes referencias a que la capacidad de discernir lo que esta bien de lo que esta mal, pase por tener más o menos estudios, ser un ilustrado, haber estudiado economía o ser de la generación más inculta de nuestra historia.

    Me disgusta cundo se pregunta si son muchos los ilustrados como usted y generaliza de incultos a la sociedad española, aunque no tengo estudios superiores y de mis amistades no son muchos los que los tienen, nunca he visto ni oído presumir a ninguno de odiar los libros, todo lo contrario todos quieren saber más y ser más listos conscientes de sus limitaciones.

    No es justo que cargue usted contra los más desfavorecidos en su capacidad intelectual, porque eso dice muy poco a su favor y desluce su brillante intervención.

    Le recuerdo que fue «la flor y nata de la intelectualidad» los que pidieron el voto para ZP y de hecho siguen apoyando al gobierno, incluso algunos tienen programas en emisoras de Radio y TV afines al gobierno y desde donde adoctrinan a la población, ridiculizando y mofandose de todo el que no piensa como ellos.

    Igualmente, es en uno de los ambientes más ilustrados de nuestra sociedad como es la Universidad donde más adeptos gana las doctrinas del gobierno.

    Me incluyo entre los que a duras penas somos capaces de balbucear lo que pensamos desde lo más profundo del abismo, pero no se piense por eso que no tengamos las ideas claras ni que nos vamos a dejar embaucar.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    #106052
    C Crazy
    Participante

    Hola, Liberal. Tu analisis de la responsabilidad de los sindicatos en el principio y empeoramiento de la crisis es totalmente cierto. Por supuesto, es cierto desde un punto de vista economico general, pero le falta un poquito de analisis pragmatico y «desde el mundo real», como digo yo. En primer lugar, los recursos humanos constituyen el principal activo de la economia?. Eso era mas o menos cierto hace unos treinta años, cuando el capital era en su inmensa mayoria productivo, es decir, estaba ligado a una produccion destinada al mercado y regulado con unas leyes claras. En estas tres ultimas decadas ha tenido lugar el mayor cambio del capitalismo desde la revolucion industrial. Desde el 85 o 90 por ciento que ocupaba el capital productivo en el mercado mundial en los 70, ha pasado a un 10-15 por ciento, dejando paso al capital especulativo. El capital especulativo es un capital del que no se dispone, basicamente no existe. En el mundo real, esto quiere decir que no se comercia con dinero que se tiene, sino con dinero que potencialmente se puede tener. Llevado al extremo, esto es potencialmente peligroso, como hemos visto con la crisis de los prestamos sub-prime y otras catastrofes economicas. Mientras antes se obtenian beneficios en base a una produccion, ahora se especula con el posible valor en el mercado de la empresa. La empresa (acciones, inversiones, assets, etc) es con lo que hoy dia se comercia, no con el producto. El beneficio se calcula a traves de los dividendos que las empresas pueden ofrecer a los accionistas e inversores, siendo el revenue (ingresos que emanan del producto en si) un mero factor mas del potencial valor de la empresa. Esto tiene repercusiones para los trabajadores. Al generalizarse la tendencia al libre mercado y a la desregulacion de la circulacion del capital, las empresas son compradas y vendidas como si fuesen un producto. Esto lleva a la consecuencia de que un trabajador puede llevar 10 años en la misma maquina, haciendo el mismo trabajo, y haber trabajado para 5 o 6 empresas diferentes. Obviamente, para vender una empresa tienes que hacerla atractiva a futuros compradores (inversores). Esto lleva a exigir mayor productividad a los trabajadores, ya que si puedes producir lo mismo con menos plantilla y menos gastos en «recursos humanos», obviamente el excedente o plusvalia sera mayor, y producira mas dividendos a los dueños (accionistas). Cualquier cambio de manos de una empresa conlleva a una reduccion drastica de los derechos fundamentales de los trabajadores en ella, y un deterioro de las condiciones laborales. En España (y en todos los paises occidentales), las empresas tienden a basar la produccion en paises donde las leyes laborales son menos restrictivas, y donde el coste de los recursos humanos es mas bajo, asi que se llevan la produccion a Polonia, China, etc, mientras que en España solo mantienen logistica y direccion. Justo esta semana la empresa de alimentacion Kraft (USA) ha comprado la britanica Cadbury. Lo primero que han hecho es cerrar la planta de Keynsham, con la destruccion de 400 empleos, y llevarse la produccion a Polonia. Esto es debido a que los convenios que existian con Cadbury no se han de cumplir si la empresa cambia de manos, o solo se han de cumplir por un periodo de tiempo. Como se lucha contra esto? La ley no otorga a los trabajadores unas condiciones laborales estables, unicamente les posibilita la negociacion legal. La total libertad del empresario (consejeros, directores ejecutivos) para alterar las condiciones laborales seria, por ley, ilimitada si no fuera por las organizaciones sindicales. Ese papel de equilibrar los beneficios corporativos y las condiciones laborales es la principal responsabilidad de los sindicatos.

      Los sindicatos estan ahi para organizar a los trabajadores en la lucha por sus derechos. Cuando se argumenta que los sindicatos son una traba para el desarrollo economico, se habla del desarrollo economico de los intereses corporativos, me equivoco? Porque, en el mundo real, no veo como puede ser una traba que, los trabajadores luchen por no quedarse sin trabajo, por no reducir su poder adquisitivo, por poder trabajar dignamente y sin tener que jugarse la vida. A lo que supongo se refiere es que los sindicatos son un impedimento para que la economia se desarrolle, creando beneficios y desarrollo economico en terminos generales. Durante el gobierno de Thatcher, en gran parte debido a su lucha por la destruccion de los sindicatos, la economia del Reino Unido subio brutalmente, volviendo a poner a Gran Bretaña en el mapa como potencia economica. La buena salud de la economia era celebrada por todos… pero bajemos a la calle: Enormes cifras de desempleo, immigracion interna brutal debido a la escasez de trabajo, legislacion anti sindical, hambre, creacion de guettos, diferencia enorme entre ricos y pobres, recortes en vivienda social, seguridad social,sistema educativo por los suelos, etc. Bajo que punto de vista mejoro la economia? Bajo el de los beneficios, pero socialmente, fue una catastrofe.

       Creo entender que, segun su modo de pensar, los trabajadores (sindicatos) han de realizar concesiones y rebajar sus condiciones laborales para agilizar la creacion de empleo. Esto es debido a que la desregularizacion de los mercados y los acuerdos europeos impiden al estado intervenir y legislar en contra de los intereses corporativos, por lo tanto, el estado no puede obligar a las empresas a acatar unos minimos estandares de inversion en la produccion y en la creacion de empleo. La creacion de empleo esta subeditada a los beneficios, y por tanto a la reduccion de costes laborales. De vuelta al mundo real: Si los accionistas de mi empresa pueden obtener x beneficios, seguiremos teniendo un sueldo, si esos beneficios disminuyen, nos bajaran el sueldo. Si disminuyen mas, haran una auditoria para reducir costes y eliminaran mi puesto de trabajo para trasladarlo a Vietnam, y si los beneficios son negativos, la empresa quebrara porque las acciones no produciran beneficios a quien las compre, y perderan su valor (los jugadores de este gran monopoly no compraran este hotel porque ya no esta en la calle mas cara, sino en la mas barata), todo ello suponiendo la miseria para muchas familias porque ese dinero «que no existe» (capital especulativo) ahora existe menos. No hay ninguna ley que prohiba la destruccion de puestos de trabajo (aparte de la ley de mercado), por lo tanto, me quiere decir a que clase de capitalismo salvaje aspiramos cuando, en tiempos de crisis, nos parece mal que haya sindicatos dedicados a que la situacion no afecte el nivel de vida de los que ninguna culpa tienen de que los ricos jueguen al monopoly con dinero que ni siquiera existe? Cuando vemos normal que se recorte en servicios sociales basicos como educacion, sanidad, pensiones, etc, solo para que la economia del pais (estadisticamente, o sea, el capital privado concentrado en unas pocas manos) salga a flote? Para que queremos que la economia salga a flote si eso significa que mi contrato esta tan diluido que no se si voy a estar trabajando el mes que viene? Si vivo con miedo de que mi empresa cambie de manos otra vez y me bajen mas el sueldo? Si el acceso a medicamentos va a estar limitado? Si mis hijos no van a poder estudiar porque no me lo puedo permitir? Si el valor de mi pension se reduce a la mitad? Si no tengo garantias de cobrar si caigo enfermo? Podriamos reducir el gasto sanitario privatizando la sanidad, no? Asi las aseguradoras crearan beneficios como en EEUU, y ayudara a reflotar la economia, eso si, dejando a la mitad de la poblacion sin acceso a medicinas ni atencion sanitaria.

     La economia se ha de mirar de una forma global, con las consecuencias que tiene para toda la poblacion, no solo las cifras del PIB o las estadisticas. Se afirma en este hilo que España esta a la cola de los paises europeos. Vengan ustedes al Reino Unido. La economia sube y se recupera, pero aqui quedarse en paro es un problema muy grave, ya que la prestacion por desempleo no es como en España (son unos 80 euros a la semana), las desigualdades sociales son enormes, poniendo al Reino Unido a la cola de los paises industrializados (busquen en internet el documento elaborado por el Centre for Analysis of Social Exclusion, del London School of Economics, se llama An Anatomy of Economic Inequality in the UK, y esta elaborado para un departamento gubernamental, son unas 450 paginas muy interesantes). Asi que en España, aunque la economia vaya taaaaan mal, las familias no han de vender sus casas (o si no tienen, trasladarse a vivir en guettos urbanos) si se queda uno en el paro, mientras que en el Reino Unido, donde la economia va taaaaan bien, quedarse en paro es una catastrofe.

     La economia nos pertenece a toda la poblacion, y todos tenemos derecho a vivir dignamente. Los sindicatos (con todos sus defectos, que los tienen) son la unica defensa de la poblacion ante la depredacion del capital especulativo y la legislacion que defiende los intereses de unos pocos frente a las condiciones de vida de la mayoria. Sin sindicatos, no somos mas que esclavos sumisos.

      P.S. Me uno a la critica que hace mataerodelohburrus. El oficio intelectual no existe si no produce nada, y el hecho de no leer muchos y muchos libros no hace a nadie menos inteligente. En todo caso, la absorcion de contenido intelectual sin llevar aparejada una aplicacion practica productiva solo produce personas muy cultas que viven en un mundo totalmente alejado de la realidad social cotidiana. La vida tambien es una grandisima escuela.

     P.S 2. Siento si mi post es un poco desestructurado. La m***** esta de ordenador se me colgo cuando ya habia casi terminado y tuve que volver a rehacer todo el texto, y he sido un poco vago al reorganizar mis ideas. Pero si os pasais una hora escribiendo y de repente todo se borra, me entendereis, no?

     Un saludo. Seguid el debate.

    #106055
    liberal
    Miembro

    Resulta muy complicado expresar opiniones en estos foros sin que constantemente se me malinterprete debido, probablemente, a la falta de flexibilidad de este medio para introducir los matices necesarios para completar una opinión general.

    En ningún momento he afirmado yo que la capacidad de discernir entre lo que está bien y lo que está mal sea función directa de los estudios de cada cual. Obviamente, por ejemplo, si tres personas agreden violentamente a una sola, no es necesario ser Ingeniero de Caminos, para tener la convicción moral de que esto constituye un acto deleznable, únicamente hay que tener valores, pero yo me refiero a otra cosa.

    Sí considero necesario tener unos ciertos conocimientos sobre economía para realizar afirmaciones tales como que la situación crítica de España proviene de una crisis exterior, con el único fin de liberar de responsabilidad al político del cual, la persona que realiza esta peregrina afirmación es, más que un seguidor, un auténtico hooligan.

    Cuando he hablado de incultura, y probablemente me he expresado mal, hablo de las generaciones jóvenes más que de las adultas. Aunque es cierto que existen muchas excepciones, entre las cuales probablemente usted se encuentre, mi corta experiencia vital me dice que la cultura entendida no como mero conocimiento científico, social o técnico, sino como instrumento de libertad frente a las arbitrariedades de los poderes políticos, económicos, mediáticos, etc., no es un valor en alza actualmente. Su experiencia probablemente sea otra, pero yo observo en primera persona cómo en esta sociedad, que no será tan inculta, pero que lo disimula muy bien, el éxito que se nos está inculcando no es el de una persona que se hace a sí misma a base a su esfuerzo y que, partiendo del nivel intelectual más o menos alto con que natura le ha dotado, cultiva su inteligencia continuamente (y esto no consiste en acabar una carrera universitaria), y consigue un trabajo, o crea una riqueza que le permite mejorar sus condiciones. No, este no es el caso. Lo que se nos vende continuamente es cómo un conjunto de personajes que lavan asiduamente en televisión la inmundicia de sus trapos sucios, son conocidos, admirados y seguidos, o cómo ciertos individuos, que no han demostrado su valía en el mundo laboral, que no han alcanzado un cierto nivel de excelencia académica, etc, consiguen acceder a puestos de responsabilidad como consejerías, direcciones generales y hasta ministerios, mediante el procedimiento de aplicarse a la teta de un partido político, a veces, desde la adolescencia. Y esto lo consiente la sociedad. Porque en una dictadura, los gobernantes son los que son y no son reflejo de la voluntad del pueblo, pero en una democracia, los políticos pueden ser elegidos y defenestrados.

    En ningún momento he aludido a los “desfavorecidos en su capacidad intelectual”, porque yo no cargo las tintas sobre aquellas personas que tienen una cierta discapacidad intelectual. Me ofende y cortaré cualquier insinuación en tal sentido. Lo que yo critico es el hecho de que gente con unas oportunidades excepcionales, las mejores que jamás han existido en España, hayan puesto a nuestro país a la cabeza del fracaso escolar en la OCDE. Cuanto más joven es una generación en España en los últimos años, menor interés por la cultura demuestra y, derivado de ello, menor capacidad de discernir el alcance de las decisiones de sus políticos y por lo tanto, más desinterés y pasotismo por los asuntos públicos. Vuelvo a insistir en que se hagan las excepciones que se consideren oportunas, pero esta es una causa no menor de la crisis económica actual.

    Respecto a su alusión a la “flor y nata de la intelectualidad” que pidió el voto para nuestro excelentísimo señor presidente, yo no considero que sean ni flor, ni nata, ni intelectualidad. Simplemente representan el mal al que yo aludí en mi anterior intervención, el hooliganismo. No son gente formada en absoluto y, los que lo son, han renunciado a su libertad, porque es muy difícil destacar en España llevándole la contraria al poder político. Realmente representan un porcentaje mínimo del conjunto de los intelectuales válidos de este país, pero cuentan con un altavoz servido por el gobierno que les hace parecer que representan la materia gris de este país, cuando lo que son, en general, es la materia marrón y subvencionada, sobre todo subvencionada.

    Dice que la universidad es un sitio en el que las doctrinas del gobierno ganan adeptos, y es cierto. No desde ahora, sino desde el fin de la dictadura, incluso antes, la preponderancia de las ideas marxistas y de izquierdas ha sido aplastante. La universidad no es un ente aislado de la sociedad, y está sometida a los mismos males. Un profesor que tenga una ideología liberal o conservadora, no podrá ser expulsado de su puesto, pero sus posibilidades de alcanzar cargos superiores se verán muy mermadas. Ejemplos de lo anterior: la Universidad Autónoma de Madrid, cuyo anterior rector era el actual ministro de educación que llegó al cargo estimulando el botellón de los jueves. Por otro lado, la Universidad Complutense, negó a don Amando de Miguel, catedrático de esta institución, y uno de los más brillantes sociólogos españoles, la condición de profesor emérito, por su línea de oposición al gobierno. El rector de esta universidad, Berzosa formó parte de la PAZ (Plataforma de Apoyo a Zapatero). Tal vez estos datos dispersos le ayuden a entender por qué la universidad española está como está (no hay ni una sola universidad española en el ranking de las cien primeras del mundo, ordenadas por su calidad).

    Por supuesto, esto demuestra que un cierto nivel de estudios es necesario, pero no suficiente, para alcanzar la libertad individual. Y el hecho de que usted no tenga estudios superiores no obsta para que sí haga gala de un nivel intelectual aceptable, y me extraña mucho que escriba sin faltas de ortografía sin tener, por lo menos, un buen bachillerato.

    En resumen, la política lo está impregnando todo, en especial la educación, adulterándolo y estropeándolo y la sociedad lo está permitiendo.

    Yo lo llamo incultura.

    Usted llámelo como quiera.

     

    #106056

    Le entiendo perfectamente y comparto  su exposición, pero insisto, no creo que los responsables sean la gente que nunca ha estado en un aula de economía,  usted mismo lo ha explicado de forma clara, pero si ya en la Universidad donde se suponen mayores cotas de libertad el adoctrinamiento alcanza niveles tan altos, creo que fijarse en el resto de jóvenes sin estudios no tiene sentido.

    Seguro que es un problema de incultura, pero provocada, producto de una ley de educación enfocada al adoctrinamiento con un trasfondo electoralistas.

    #106057
    liberal
    Miembro

    La verdad es que no sé por dónde empezar a analizar la opinión del camarada Crazy, así que, como suele hacerse en estos casos, comenzaré por el principio. Resulta que se afirma que el valor de los recursos humanos no es tan grande para, a continuación soltar que si una empresa no es productiva, no es atractiva para los inversores. ¿Y quién es responsable de la productividad de una empresa? A mí me han enseñado que los recursos humanos, pero a lo mejor el dinero trabaja solo.

    El análisis que se hace del capital especulativo, a mi modo de ver, no está lo suficientemente explicado, o explicado desde una óptica muy sesgada. Lo que aquí se nos presenta es una especie de élite desalmada intercambiándose empresas como los cromos de una colección, intentando exprimir a los trabajadores para que esas empresas sean productivas y sirvan a los capitalistas especuladores, hasta que llega el momento en que los malvados propietarios de empresa se las llevan a China y ponen a los obreros en la calle. En este punto intervendrían los sindicatos, que por supuesto son unos defensores de la clase obrera, impiden que la empresa se cierre y salvan a los obreros disminuyendo el beneficio del propietario de la compañía.

    Y luego soy yo el que no soy realista.

    ¿Qué falla, según mi opinión en este análisis? Resulta sumamente fastidiosa, por arcaica, obsoleta e irreal, la concepción de la actividad productiva como una continua lucha entre una élite capitalista opresora y un enorme conjunto de trabajadores explotados. Pongamos por caso una empresa, que es propiedad de unas personas, entre las que hay grandes capitalistas, pero también cientos de miles de pequeños inversores. Por supuesto que los resultados de su actividad productiva sólo son una parte del valor de la compañía, pero resulta que son la parte más importante, ya que si una empresa no produce una cantidad de productos atractivos para el mercado, a un precio con el que los clientes están conformes, podrá haber muchos movimientos de capital, pero la empresa terminará quebrando. En este contexto, la compañía compite con otras, y para hacer atractivos sus productos, una de las opciones, pero no la única, consiste en bajar los costes de producción. Pareciera que la única solución es sacar la actividad productiva de los países occidentales, donde la mano de obra es más cara y llevarla a países donde es más barata. Volvemos a otra simplificación. No es tan sencillo, y más en las empresas modernas, coger toda una planta, trasladarla miles de kilómetros y despedir a toda una plantilla formada en las tecnologías de la empresa y, de buenas a primeras, formar a cuatrocientos o quinientos chinos, tailandeses, o lo que sea. Por no hablar de la inseguridad jurídica de los países de los que estamos hablando. Para muestra un botón: la empresa aeronáutica MTorres llevó una encintadora de fibra de carbono a China, donde parecía que el coste de mano de obra era menor. Se gastaron el dinero en formar a un operario que luego debería instruir en el uso de la encintadora al resto en China. Pero no es inmediato aprender una tecnología como la que requiere este tipo de maquinaria. ¿Qué terminó ocurriendo? Pues que llevan un año sin producir una pieza certificable, es decir, que pueda instalarse en una aeronave, con una maquinaria carísima inmovilizada, habiendo incurrido en los gastos de transporte, pagando el personal de China, pero ingresando exactamente 0 €. Quiero con este ejemplo advertir que deslocalizar una actividad productiva no es un proceso tan sencillo. Si yo me llevo una empresa a un país donde sea más barato producir, pero me cuesta del orden de meses o años alcanzar el ritmo productivo requerido, en ese lapso de tiempo puedo perder cuotas de mercado que, en algunos casos son irrecuperables, llegando incluso a la quiebra.

    Por otro lado, me parece un poco hipócrita aplaudir y aprovechar el que muchas industrias extranjeras, y hablo de SKF, Renault, Danone, etc. vinieran a España cuando los sueldos estaban más baratos y decir que son unos desalmados opresores capitalistas cuando se van a otras regiones del mundo a dar los mismos beneficios que ya hemos logrado aquí.

    Parece que efectivamente, su mundo real no coincide con mi mundo real. Una empresa, en el mundo real, compite con otras. Y resulta que, gracias a la libertad del malvado mercado, un consumidor, usted o yo sin ir más lejos, podemos elegir entre los productos de varias compañías. Pongamos que la empresa no rebaja los costes, luego, sus productos serán más caros, la compañía no puede vender sus productos y cierra. Todos los trabajadores a la calle, ¿Qué preferimos, esforzarnos en ser productivos, concentrarnos en ser imprescindibles, porque sabemos hacer algo que no todo el mundo sabe hacer, o quedarnos todos sin trabajo por quiebra de la empresa?

    Yo sé la solución de la izquierda: que el Estado nos diga qué hay que comprar y que imponga los precios. Como así eliminamos la competencia, tampoco se compite en calidad, con lo cual, los productos son cada vez peores. Si no hay diferenciación en los productos ni en su demanda, no hay diferencia en la recompensa a los trabajadores por hacerlo mejor o peor, luego el esfuerzo es algo inútil y se destierra. El poder adquisitivo general cae. Claro, el resultado es Cuba.

    Por otro lado habla usted, probablemente desde Inglaterra, de mi desconocimiento de la importancia de los sindicatos ¡En España!, que es a lo que yo me refería y hace un juicio de intenciones al decir que, según mi opinión los sindicatos son un estorbo al crecimiento económico. Pues bien, teniendo en cuenta que el nivel de afiliación sindical en España es inferior al 16% de los trabajadores ocupados, y que su mantenimiento debe hacerse a base de subvenciones públicas con dinero de aquellos que, como yo, ni estoy afiliado ni espero estarlo nunca, parece ser que no soy yo el único que tiene una mala imagen de estos sindicatos y de su función. Tal vez si se mantuviesen de las cuotas de sus afiliados y tuviesen que responder ante ellos y no ante el poder político que les afloja las subvenciones, cumplirían mejor su cometido.

    Siguiendo con otras consideraciones, la situación que usted expone en su escrito, de grandes empresas deslocalizando centros productivos, tiene escasa relación con la realidad española de la pequeña y mediana empresa. El 99.8% de las empresas españolas tienen menos de 250 empleados (Retrato de las PYME 2009, Subdirección General de Fomento Empresarial, Ministerio de Industria, Turismo y Comercio). Esta tipología empresarial incluye a pequeños negocios de no más de diez trabajadores, muchas veces familiares, que ni se plantean el tema de la deslocalización.

    El otro día estaba leyendo el periódico Extremadura, donde se resumían las palabras de un responsable sindical del sector de la metalurgia en Alemania. Éste venía a decir que en un contexto como el actual es necesario que los trabajadores se formen, sean productivos y conscientes de que el hecho de que una empresa sea rentable, es positivo para todos los grupos de interés de la misma, empezando por los propios trabajadores. Hacía referencia a que su papel como sindicatos no consistía en paralizar la producción y hostilizar continuamente a los trabajadores contra la dirección de la compañía, sino informar de las situaciones con el mayor realismo posible como paso previo para una lucha sindical responsable, cuyo fin es el entendimiento entre los trabajadores y los propietarios de las compañías. Este no es el caso de los sindicatos españoles.

    Espero poder sacar tiempo para terminar mi análisis de la crisis con el análisis del papel de los dos restantes actores de la misma, el gobierno y el partido popular. Nótese que ninguno de los dos va con mayúsculas.

    Reciban todos los que aún me aguantan un cordial saludo.

    #106058
    C Crazy
    Participante

     Buenas noches, Liberal.

     No se lo tome tan a pecho, hombre, que, aunque en un foro no se advierte el tono de voz, le estoy hablando con toda cordialidad.

      Cuando afirme que los recursos humanos ya no son tan importantes en hacer que una empresa sea rentable, me referia a que la productividad ya no esta ligada a crear un producto competitivo que produzca beneficios a la empresa (y por consiguiente al conjunto de sus trabajadores), sino a que la creacion de ese producto sea competitiva (eufemismo para barata), para hacer la empresa mas atractiva a inversores, cuya aportacion solo se basa en el valor de las acciones en el mercado especulativo. Ryanair es una empresa cuyo producto es substandard, con lo cual solo puede ser vendido a unos precios bajisimos, consiguiendose esto a base de tener unos costes de produccion minimos (con las peores condiciones laborales del sector), y asi haciendo la empresa atractiva en el stock market. La empresa es rentable, en el sentido de que da dinero a los inversores, pero ni el producto es competitivo ni crea riqueza real (unicamente crea empleo precario). A esto me referia cuando decia que los recursos humanos (inversion en la formacion y productividad de la plantilla) ya no es el factor principal de la rentabilidad de una empresa, sino que es solo una parte pequeña del esquema global, siendo otras (basadas en el mercado especulativo, como inversiones en otras empresas, acuerdos financieros, etc) factores mucho mas importantes.

     Bajar los costes de produccion es, obviamente, una manera de obtener mas beneficios, lo cual es necesario para que una empresa siga funcionando, ahi estamos de acuerdo. Pero, lamentablemente, no existe una regulacion para la reduccion de costes laborales. Las empresas tienen las manos libres para hacer y deshacer como les venga en gana, y solo la negociacion sindical ha hecho posible la creacion de mecanismos para que exista un balance entre la creacion de beneficios y los derechos laborales. De no existir la negociacion sindical, los beneficios corporativos serian la unica razon de existir de una empresa, y, en mi perspectiva, las empresas no solo han de generar riqueza privada, tambien han de generar riqueza social y empleo, porque en este mundo no solo viven los accionistas e inversores, todos tenemos que comer. La tendencia actual de confiar ciegamente en que el indice de beneficios y el capital especulativo sean el «regulador» por asi decirlo, de nuestras condiciones laborales y sociales es, a mi modo de ver, poner nuestro futuro en manos de los que controlan los medios de produccion y el capital, mientras que la accion sindical es la unica opcion que los que dependen de su trabajo para sobrevivir tienen a su alcance para lograr ese equilibrio.

     Quiero aclarar que hablo de grandes empresas, y no de PYMES, ya que estamos hablando de sindicatos, y la accion sindical en pequeñas empresas tiende a ser mas conciliadora, al estar las pequeñas empresas tan expuestas o mas al efecto «regulador» de los mercados especulativos. Tambien quiero aclarar que, aunque lo que usted dice es cierto, y existen cientos de miles de pequeños inversores en cada empresa, solo los principales por numero de acciones (grandes capitalistas) tienen voto y decision en la direccion de la empresa.

     Puede o puede no ser rentable para una empresa el traslado de su produccion al extranjero, ya que, como en todo, existe un factor de riesgo, pero no me negara que es la tendencia mas popular entre las juntas directivas de las grandes empresas actuales. Uno de los factores es el precio de la mano de obra, pero no el mas importante. El mas importante es la flexibilidad. Las empresas tienden a trasladar la produccion a sitios con menor legislacion laboral y mayor represion sindical (como puede ser la españa franquista o los paises tercermundistas hoy dia), donde pueden estar seguros de poder hacer y deshacer a su antojo, sin trabas sindicales. Como siempre, es la accion sindical lo que tratan de evitar, ya que, donde un trabajador puede exigir sus derechos, se reducen los beneficios privados. Lo estamos viendo hoy en dia: la opcion que nos dan es, en palabras sencillas, «si no quieres que nos llevemos tu trabajo a bangladesh, nos tienes que dar la flexibilidad (despido libre, control total sobre horarios laborales, control sobre salarios, etc) que nos ofrecen los trabajadores de bangladesh». Ese equilibrio entre aumento del capital privado y bienestar social es el que los sindicatos se encargan de mantener. Si usted es de la opinion de que nuestra comida, seguridad social, educacion, pension, etc,  tienen que depender de cuanto mas ricos son los ricos, bueno, es su opinion, y puede desechar la mia como «la tipica falacia marxista de capitalistas contra clase obrera», pero la avaricia no tiene limites, y no me imagino a ningun propietario o gran inversor renunciando a ningun aumento de sus beneficios privados para crear bienestar social. La cansina historia de «el mundo ha cambiado, estamos en recesion», no tiene ninguna logica, ya que los ataques contra la proteccion laboral (para aumentar beneficios) se llevan dando desde hace ya decadas. Lo unico que ha cambiado es que ahora hay una «excusa», ya que no solo no se crean beneficios privados, sino que estos disminuyen. En una recesion creada por las entidades financieras y su brutal especulacion sin freno legal, resulta que los trabajadores son los que tienen que cargar con la responsabilidad de salvar la economia (sea con ayudas provenientes del erario publico o renunciando a nuestros derechos laborales y sociales), mientras que los bancos (tanto no «rescatados» como medio nacionalizados) tienen el triple de beneficios y sus ejecutivos se autoasignan bonificaciones multimillonarias. Esto no es nuevo, es la logica capitalista de «los beneficios son privados, pero las perdidas son sociales». Digame algun caso donde el aumento de beneficio privado haya supuesto una mejora de las condiciones laborales (y no me vale la creacion de empleo cuando una empresa decide expandirse, ya que eso solo ocurre cuando la expansion va a producir mas beneficio privado, sino mejoras en las condiciones laborales reales). Mientras no haya proteccion legal de las condiciones laborales (por intervencion directa del estado y sus leyes), seguiran siendo necesarios los sindicatos. La otra opcion es, como he dicho, dejar que los intereses privados decidan y regulen nuestras condiciones, mejorandolas cuando tienen beneficios, o al menos protegiendolas, lo cual no se ha dado nunca historicamente (no me valen los cuatro gatos de los socialistas utopicos del s. XIX) y es muy poco probable que suceda. Si usted no esta de acuerdo con la existencia de los sindicatos, entiendo que es partidario de la segunda opcion. En caso de que ninguna de las opciones le parezca viable para una economia prospera (prospera no en el sentido capitalista de beneficios privados sino prospera para toda la sociedad), indiqueme por favor cual es la opcion que nos queda para poder trabajar con dignidad y tener un futuro estable, sin miedo a quedarnos sin trabajo o a tener que ser un esclavo.

      En cuanto a las empresas que vienen a España. No creo recordar ninguna que haya destruido miles de puestos de trabajo para trasladar su produccion aqui (por supuesto, el que yo no las conozca no quiere decir que no existan, pero no las aplaudo), sino empresas que han ampliado su produccion en España. Puede que vengan aqui si los sueldos son mas baratos al cambio, pero no pueden saltarse la ley que permite a los españoles asociarse sindicalmente. No es en España donde quieren estar, sino en el nuevo mercado laboral del este de europa, por la mano de obra barata, o en paises con represion sindical. Franco se lo puso facil, ahora ya no interesa, asi que ya no atraemos tanta industria.

      El estado no ha de regular los precios, lo que ha de regular es la cantidad de beneficios que la empresa ha de reinvertir en su produccion, y garantizar que las condiciones laborales de la mayoria los trabajadores no son sacrificadas por la avaricia corporativa. Y no hablemos de Cuba, por favor, que ni siquiera les han dejado nunca atraer inversion y desarrollo industrial. No digo que podria funcionar ni que no podria, pero hasta que no les permitan intentarlo, nunca lo sabremos. Lo que creo que usted intenta decir (corrijame si me equivoco) es que en Cuba, al haber seguridad social universal, alimentos garantizados, educacion gratuita a todos los niveles, vivienda socializada universal, etc, no podria funcionar la economia, ya que, al no ser competitiva, sino social, ningun inversor se sentiria atraido porque no produciria tantos beneficios privados y todo se iria al garete. Bueno, soy de la opinion que el principal beneficiario del crecimiento economico tiene que ser la sociedad, no los cuatro de siempre, asi que no lo veo tan inviable, eso si, si el gobierno hace su trabajo. Lo comprobaremos? Puede ser, si levantan el embargo algun dia. Hasta entonces, cada uno con sus especulaciones. De todas formas, no me atrae mucho hablar del modelo cubano, ya que se necesitaria un hilo enteramente para ello, y, sinceramente, siempre se reduce a los mismos topicos, ademas de que no se ciñe al tema.

      Si en algun momento he dado a entender que creo que usted es desconocedor de la realidad sindical en españa, acepte mis disculpas, porque ni mucho menos creo que es asi.  Me referia a su afirmacion de que es preferible no tener ningun tipo de asociacion sindical antes que tener a los sindicatos que tenemos, y su opinion de que obstaculizan la mejora economica (ya que, segun su exposicion, son culpables de la situacion de crisis en España). Los sindicatos en españa deben ser de lo peorcito de europa, y ahi estoy totalmente de acuerdo. Las bajas cuotas de afiliacion sindical son en parte la consecuencia de la precariedad laboral y el trabajo temporal, y en parte autoinflingidas, ya que se han convertido en grandes maquinas burocraticas, corruptas, y, por supuesto, no independientes. Si, tiene usted razon, escribo desde Inglaterra y he sido representante sindical, y aun trabajo con el sindicato. Las diferencias son abismales. Estoy totalmente de acuerdo con las palabras que cita del representante sindical aleman, pero le sorprenden? Eso es lo que somos y hacemos en el Reino Unido y en el resto de europa. Trabajamos con la empresa, y reconocemos que la empresa tiene que ser rentable porque eso nos beneficia, ya que podemos exigir que se reconozca que estamos haciendo que la empresa sea rentable, y negociar para que esos beneficios tambien recaigan en nuestras condiciones. Negociamos, y solo recurrimos a la accion industrial cuando realmente hay una imposicion y no hay mas remedio. Aqui, y en muchos otros sitios, no podemos dar un paso sin consultar a los afiliados, tanto a nivel de lugar de trabajo como al mas alto nivel. Estamos afiliados al partido laborista (ya que fue co-creado por los sindicatos historicos), pero no recibimos ni una libra en subvenciones, con lo que somos totalmente independientes .Aun asi, contamos con infinitamente mas variedad de servicios ofrecidos a los trabajadores, y somos enteramente responsables ante los afiliados y ante los tribunales. No se que pasa en España que los sindicatos pueden hacer lo que les venga en gana sin contar con las bases. Algunos tipos de contratos que se ven en españa, si hubieran sido negociados y acordados con la empresa por un sindicato sin una votacion entre los afiliados, aqui en gran bretaña, los responsables estarian de patitas en la calle. Le doy enteramente la razon de que los sindicatos en españa son un escandalo, pero usted parece despreciar la asociacion sindical de lucha por los derechos laborales en general, no solo la de los sindicatos mayoritarios en españa y «acercarse a la postura de Hayek» de que prefiere no tener sindicatos a tener estos, y ahi es donde no estoy de acuerdo con usted. Los sindicatos españoles no son adecuados, hay que mejorarlos y sanearlos, pero tienen que estar ahi, porque si desaparecen, no habra opcion de mejorarlos, y sera muy dificil volver a restaurar la afiliacion sindical, y no habra otras opciones que las de la intervencion estatal para proteger al trabajador (que nunca tendra lugar, sea PP o PSOE) o la de dejar a los intereses corporativos hacer y deshacer a su antojo (lo que degrada el nivel de vida de la sociedad en general).

      Buf, perdon por el toston.. Voy a dormir ya. Buenas noches, y volvemos a hablar pronto. Un saludo cordial.

    P.S. Perdon por la falta de acentos. Tengo teclado ingles, y cada vez que pulso para poner uno, me sale esto: ´´, y no me deja acentuar. Ya me he acostumbrado… por desgracia  

    #106059
    M MaGo
    Miembro

    “Heidi es la propietaria de un bar en Berlín. Como es natural, quiere aumentar las ventas, y decide permitir que sus clientes, la mayoría de los cuales son alcohólicos en paro, beban hoy y paguen otro día. Va anotando en un cuaderno todo lo que consume cada uno de sus clientes. Esta es una manera como otra cualquiera de concederles préstamos.

    Muy pronto, gracias al boca a boca, el bar de Heidi se empieza a llenar de más clientes. Como sus clientes no tienen que pagar al instante, Heidi decide aumentar los beneficios subiendo el precio de la cerveza y del vino, que son las bebidas que sus clientes consumen en mayor cantidad, y el margen de beneficios aumenta vertiginosamente.

    Un empleado del banco más cercano, una persona muy emprendedora que trabaja de director en la sección de servicio al cliente, se da cuenta de que las deudas de los clientes del bar son activos de alto valor, y decide aumentar la cantidad del préstamo a Heidi. El empleado del banco no ve ninguna razón para preocuparse, ya que el préstamo bancario tiene como base para su devolución las deudas de los clientes del bar.

    En las oficinas del banco los directivos convierten estos activos bancarios en “bebida-bonos” y “alco-bonos” bancarios. Estos bonos pasan a comercializarse y a cambiar de manos en el mercado financiero internacional. Nadie comprende en realidad qué significan los nombres tan raros de esos bonos; tampoco entienden qué garantía tienen, ni siquiera si tienen alguna garantía. Pero como los precios de las bebidas siguen subiendo constantemente, el valor de los bonos sube también constantemente.

    Sin embargo y aunque los precios aumentan, un día un asesor de riesgos financieros que trabaja en el mismo banco (asesor al que por cierto despiden pronto a causa de su pesimismo) decide que ha llegado el momento de demandar el pago de las deudas de los clientes del bar de Heidi. Pero estos, claro está, no pueden pagar las deudas, y Heidi no puede devolver sus préstamos bancarios y entra en bancarrota. Los “bebida-bonos” sufren una caída de un 95% de su valor. Los los “alco-bonos” van ligeramente mejor, ya que sólo caen un 80%.

    Las compañías que proveen al bar de Heidi, que le dieron largos plazos para los pagos y que también adquirieron bonos cuando su precio empezó a subir, se encuentran en una situación inédita. El proveedor de vinos entra en bancarrota, y el proveedor de cerveza tiene que vender el negocio a otra compañía de la competencia.

    El gobierno interviene para salvar al banco. Tras conversaciones entre el presidente del gobierno y los líderes de los otros partidos políticos.

    Para poder financiar el rescate del banco, el gobierno introduce un nuevo impuesto muy elevado que pagarán los abstemios”.

Viendo 15 entradas - de la 1 a la 15 (de un total de 15)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.

Mantente siempre al día con las últimas novedades de Garrovillas de Alconétar y accede al catálogo completo de fotografías en Alkonetara.

¡Explora, conecta y disfruta de nuestra rica historia visual!