Inicio » Generales » La Laguna

a fernando hurtado edil de garrovillas

Garrovillas de Alconétar Foros Generales La Laguna a fernando hurtado edil de garrovillas

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #329
    D.Macías
    Jefe de claves

    En un campo de Salamanca de cuyo nombre no me quiero ni acordar, donde pasta una importante ganaderia de reses bravas, se dibujaba,en lo alto de una pequeña elevacion del terreno, la silueta de un toro. Era precioso, y embrujados por su belleza lo seleccionamos para los festejos taurinos. Bajo su hermosa anatomia se escondia un instinto asesino que ninguno fuimos capaz de ver entonces.
    Dias despues, en una tarde tormentosa como preludio de mal augurio, tú le abriste la puerta del toril y nadi podia imginar lo que este toro te haría, sembrando luego, por su fiereza y bravura, el páneco en la plaza. Era el 22 de agosto, viernes,y el morlaco no trenía porqué haber salido, pero el «hideputa » se colocó en los chiqueros por error. Cosas del destino. con la puerta abierta del toril te dirigías al Ayuntamiento y a muy pocos metros de las talanqueras un ensordecedor griterío te hizo volver la cabeza. Allí estaba el cornúpeta dispuesto a asestarte una cornada mortal.
    La plaza quedó consternada ante la brutal embestida. Miles de personas habían sido testigo de la fatalidad y tu sangre corrió a borbotones hasta el Corral de Comedias, convertido en esta ocasión en improvisada enfermería, donde antes tú aprendías y escenificabas el arte de la representación. Ahora, lejos de simulaciones, tú eras el protagonista y el género literario que representabas una tragedia.
    Éramos conscientes de las terribles cornadas que te había propinado «Seguidilla», que era el nombre de ese toro de más de 500 kilos. Mientras luchabas sin desmayo por la vida, nuestras lágrimas nos afligían el corazón y algunos hacían plegarias a la Virgen de Altagracia y a tu «santo protector» San Antón, que prestos debieron ponerse a la diestra y siniestra de tu maltrecho cuerpo, porque si no, amigo Fernando, no nos explicamos cómo pudiste soportar tantos días de calvario.
    Casi dos meses has estado postrado en la cama de una UCI y mientras «tus protectores» te preparaban el camino hacia lo eterno, tu vida se diluía rodeada de máquinas que te mantenían dormido, para que te diera tiempo a despedirte de los tuyos y de tus amigos. Fíjate que hasta creí que me mirabas cuando apretaba tu mano entre las mías, pero sólo eran ilusiones mías. Maldita injusticia divina que con su poder insoslayable nos arrebata de nuestro lado a una persona buena, privándonos de su presencia. Ahora bien, queda el Cielo, porque como decía el Alcalde de Zalamea, el alma es patrimonio de Dios pero tu recuerdo es patrimonio nuestro y con nosotros te vas a quedar. Descansa en paz, Fernando.
    Salvador Valle Julián
    Garrovillas de Alconétar

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.