Inicio » Biblioteca » Idiosincrasia » La palra » Cuentus Ehtremeñus

El labraol y suh hijuh

 

Erasi un pairi labraól que teni’un hiju y una hija, y al moril leh entregó pol toa la jerencia un mulu y una baca.

Loh doh jelmanuh (hermanos) bibierun mu contentuh ¡ahta que el mozo tubu qu’ils’a sel melital, y al dehpeilsi de la jelmana le diju que no pasasi jambri, y antih y con antih de pasalla bendiera lo que le jidiera (hiciera) farta. Poh comu le diju estu la jidu (hizo) farta una beh y bendi’el mulu.

Bolbi’el melitál a casa y bió a se jelmana afligía pol la benta d’el mulu, y ba le idi (dice): -No t’apurih, que ya te lo queé y’encalgau, y comu mañan’eh, feria de Brozah, llebar’a bendel la baca. Y asina lo jidu (hizo).

Se malch’a l a feria y’en el rodeu se le acelcarun treh melchanih (tratante), y dehpuéh de muchuh regateuh le bendió la baca y se la llebó. El que jadía (hacía) de jefi le dij’al melitál:

-M’he queau el mi diner’en la posá, ehpérat’un pocu que boy pol el dineru pa pagali.

Y se jué, poru el. melitál dehconfió pol que taldaba en bolbél y jué a la posá y le dih el amu:

-Poh t’han robau, polque en la mi casa n’ay nengún compraol de bacah, poI qu’el que tú idih (dices), entró pol la delantera y salió pol la trasera.

Entoncih el melitál salió corriend’en buhca de loh laironih (ladrones), y s’encontró con una bruja que le preguntó qué buhcaba ;- y, al idili lo que le pasaba, ha y le dih la bruja:

-Poh esuh laironih sonin (son) mu lihtuh, y tienin la cueba all’arriba del monti.

El melital, se b’a casa y le dih a la jelmana que la baca la bendi’en tren piazuh, y qu’entoabia no había cobra’el primeru, y que le buhcasi pol el pueblo un traji de señorita. Se bihtió con el traji y ehcondió entre lah enaguah un buen belgaju, de toru y con él se malchóal monti, y se pon a lloral, al jefi de loh laironih que la bió le dih:

-Soy la hija d’un duqui peldía pol la sierra.

Y el capitán de loh bandiuh s’enamora de la que creía mujel, y mand’a loh laironih al otru cualtu y loh encerr’en él. El capitán de loh bandiuh mandó acohtals’a la muchacha y ella no quería, y ba y le pregunt’al capitán qu’e tan unh aparatuh de jierru qu’había en el suelu, y el capitán le dih:

-Poh sonin grilluh pa sujetal pol lah patah a loh que cogemuh jahta que pagan el dineru que le peimuh, y pa que lo beah ponmi un’en loh pieh y otr’en lah manuh.

Lo jidu asina y entoncih ba y se lebanta lah enaguah, sac’el belgaju y le dih:

-Yo no soy duquesa, ni duquesu, que soy el de baca, y emprecipi’a dali belgajaduh (vergajazos) jahta que le dió un alca llena de moneah de cobri y se jué.

A la mañana siguienti loh laironih le preguntarun al capitán que había pasu, y le contó tou el cuentu.

Lleg’el melital a casa y le entreg’a la jelmaná tou el dinero que llebaba pol el primer plazo de la benta de la baca, y se alegró muchu al bel tanto dineru. Al día siguienti le dih:

-Buhcam’el traji d’un méicu.

Y ba y se lo buhca. Ba y se malcha al monti y allí los laironih, biendu qué era meicu, lo llebaron pa que curas’al capitán. Al bel’el méicu, u que jadía de méicu, le dih

-Uhteh lo que tien eh mal de belgaju de toru.

Y se quearun cegañutuh (ciegos) al bel lo sabijondu que era aquel hombri ; y el méicu mandó a loh otruh laironih que jueran al río que ehtaba mu lejuh a que le trujieran un jaci (haz) caunu de jilguera infielnal pa jadel un cocimientu y curar al capitán.

Y cuandu quearun loh doh soluh, sac’otra beh el belgaju y emprecipió a dalli zurriuh jahta que sacó una caja de prata llena de moneah y le diju:

-Llébatila, que erih máh lairón que musotruh. Cuandu binieron loh otruh se encontrarun al capitán quejándusi y leh contó toito lo pasáu.

El melital lleg’a casa y le entreg’a su jelmana el segundu prazu de la benta de la baca, y se pusu mu contenta; y le dih el melital: – – Poh (pues), máh (más) te tengu qu’entregal pol el telcel prazu. Al día siguienti mand’a la jelmana le prepar’un traji de cura, y ba y se lo prepara, y ba y, montandu en un burru, se ju’al monti; lo cual, que bihtu polunuh de loh laironih, le dih que juera a confesal a su capitán, qu’ehtaba mu malinu.

Le llebarun al cura delantri del capitán, y ehti, que ehtaba ya ehcamau, no lo quería reconocel; poru loh laironhih lo conbencierun y el cura, u el que adía de cura, mandó a loh laironih al puebru pa que le trujieran loh Sant’Oliuh, polque e l capitán ehtaba mu requetemalu; y salieron corriendu, y cuando quearun soluh, el cura sac’el belgaju y emprecipió a dalli zurríuh y le idía (decía):

-Si no me pagah bien la baca te arrematu.

Y sacó una caja llena de moneah d’oru y se la dió, y al benil l’otruh, le idió (dijo) el capitán:

-Ehtamuh robauh pol el de la baca, que ha resultau mah lihtu el melital que musotruh.

Al día siguient’el melital compr’una guitarra y una bota de binu, y ehtubu toitu el día bebiendu y tocandu jahta que se emborrachó y se jué a la posá y cay’al suelu, y allí se queó dolmiendu la mona. A media nochi llamarun a la puelt ‘ y salió la posaera, y abrí y se encuentra con un hombri que le dih:

-Hay algunu que moh puea oil.

-No hay mah que esi que ehtá en el suelu mah borrachu que una ua.

El melitál alcomenz’a a roncál, jadiéndosi el dolmíu, y entoncih el que golpeó le dih a la posaera que mandasin a la su casa a pol loh muebrih, que robarían al señól cura aquella nochi, y se jué.

El milital se lebanta y se ba en ca la guardia cebil, y se lo cuenta toitu, y cuandu llegarun loh laironih, loh prendierum, y aquí s’acabó mi cuentu y mi casamientu, jid’un (hice un) joyitu, y le mée drentru.

 

0 comentarios

Deja un comentario