Erasi que eran doh amigah, la una casá y la otra ib’a a casalci. La sortera combió a la boa a la casá.

–¿ Bendrah al baili?

— No.

–¿ Polqué ?

–Polque no tengu mangah –diju la casá.

Antoncih el maríu que la ehtaba oyendo le dis:

–Bendi la puaera (podadera) y tendrah mangah.

Buelb’a combialla y le jah la mehma pregunta, y le dig :

–No

–¿ Polqué ?

–Porque no tengu cuelpu.

Y ba le dis el maríu :

–Poh bend’el puón (podón) y comprat’el el cuelpu.

Pol telcera beh la combía, y le contehta:

–No, polque tengu que masál , y el maríu :

–Anda bait’al baili, que yo masaré pol ti.

El maríu cogió la jarina y le echó agua, y comu no sabía lo que tenía qu’echalli, le echó mucha’agua y le queó la masa branda.

Ba y jué al baili, y biendu bailal a su mujel, ba y le dis lo que le pasaba:

–Con la manga de la puaera . Y el cuelpitu del puón. Aquello que m’entregahtih mu branditu me queó.

Y la mujél le contehtó, sin dejal de bailál:

–Echali jarineti. Dáli con el puñeti. No l’echih agüeti. Y te saldrá dureti.

 

Publicado en la revista de dialectologia y tradiciones populares T III 1947 cuaderno 1º

 

0 comentarios

Deja un comentario