Dos rios bañan el partido, el Tajo y el Almonte; el primero entra en el terreno por el término de Talaban; únesele en el punto donde está la barca de este pueblo, que es el sitio donde se dividen los caminos de Plasencia y Casas de Millan, la ribera conocida con el nombre de este lugar o simplemente de las Casas; en Alconetar recibe al Almonte, y en el invierno agrégasele en el mismo sitio la ribera de Santo Domingo, más abajo el arroyo Morisco y por último el Rejana y el Alcalfe, todos por la izquierda, y por la derecha el denominado la Garganta, saliendo del partido por los confines de los terminos de Garrovillas y el Acehuche: tiene 5 barcas, una en el Acehuche, otra en la Luria, 2 en Alconetar y una en Talaban, y mueve un batan y 5 aceñas: el Almonte entra en el partido por el término de Monroy, juntasele el Tamuja en los puentes de D. Francisco, despues el arroyo de Talaban y por último, el arroyo de Villar-luengo a muy poco antes de su confluencia en el Tajo; tiene una barca en Alconetar y da movimiento a 9 molinos. Los principales arroyos son los denominados Alcalfe, Fresneda, Garganta, Las Casas, Monroy, Morisco, Pedroso, Rejana, Sto. Domingo, Talaban y Villar-luengo; el primero de estos arroyos se forma al principio, de pequeños arroyuelos que salen de varias propiedades de las Navas del Madroño, se le agregan las aguas que vierte el pueblo y ya reune suficiente cantidad para llenar una charqueta que mueve un pequeño molino harinero de invierno, situado a 300 pasos de la población; sigue su curso de SO a N recibiendo varias corrientes, mueve otro molino a tres cuartos de legua del anterior y entra en el Tajo despues de 3 leguas de curso; los demas arroyos se describirán por separado en sus lugares oportunos: ademas de estos hay muchas fuentes de agua potable, siendo las más dignas de atención por la escelencia de sus aguas y su buen estado, una en Cañaveral, otra en Talaban llamada de la Breña, y en Navas del Madroño las conocidas por la Nacivera, la de los Caballeros, la de abajo, la de arriba y el pilar.

0 comentarios

Deja un comentario