Inicio » AlkoTV

2017 08 12 Pregón de las fiestas

2 opiniones en “2017 08 12 Pregón de las fiestas”

  1. D.Macías dice:

    Pregón de fiestas San Roque 2017

    Pregón de las Fiestas de San Roque 2017

     

    Queridos garrovillanos: quiero empezar dando las gracias a las personas que me han votado secundando la iniciativa de Teo Martín, muchas de ellas sin conocerme apenas y, desde luego al Ayuntamiento por aceptarla. Estoy tan feliz y tan agradecida por este honor que me habéis concedido de forma gratuita, que quiero disfrutarlo hasta el fondo!  con todos vosotros, mis paisanos.

    He pensado dedicar este pregón a las mujeres garrovillanas, porque ellas han sido para mí, a lo largo de toda mi vida, un ejemplo de comportamiento y un motivo de admiración.

    Recuerdo las mujeres de Garrovillas de mi infancia. Cuanto me gustaba verlas!. Con su pelo repeinado y sus cinturas estrechas ceñidas por el mandil. Se movían airosas mientras hacían los oficios de casa y, sobre todo, cuando iban a por el agua, con los cántaros a la cabeza o al cuadril. Entonces  la falda adquiría ritmo y se meneaba al compás de los pasos, con una elegancia natural y espontánea.

    Las recuerdo mientras jugábamos en la Plazuela de las Nieves, que era mi llano. Eramos muchos niños jugando juntos, entrando y saliendo de las casas abiertas y compartiendo las merendillas. Ellas se sentaban a coser en grupo en las puertas o planchaban en el patio o en el “medio e casa”, mientras charlaban o cantaban, alegres y ruidosas. Hablaban con toda claridad de sus preocupaciones familiares o de los problemas propios o ajenos, con sensatez, sin criticar o enjuiciar a otras mujeres que no estuvieran presentes. Muchas veces las vi ayudando a quienes consideraban que estaban pasando situaciones más difíciles que las suyas. Lo hacían de una manera natural, sin darle importancia al hecho, casi como si de un entretenimiento se tratara. Te acuerdas Vito? cuando tu tía Concha la Pana, escribía las cartas de todo el barrio y de cuando nos leía historias… y de cuando prestaba sus gafas a cualquiera que las necesitara?. Me vienen a la cabeza un tropel de nombres mezclados con recuerdos… pero no, no puedo dejarme llevar por ellos,  porque sería una lista demasiado larga. Que el nombre de Concha sirva para representarlos a todos.   

    Muchas veces, ante problemas o dudas o al enfrentarme a decisiones difíciles, me he parado a pensar en como habrían resuelto ellas la situación que yo estaba atravesando en ese momento. Mi madre me había explicado claramente antes de casarme, “tienes que organizar la vida y el dinero familiar, como lo hacen las mujeres garrovillanas, que son unas mujeres de una vez!. Eso garantiza que una casa pueda ajustar sus gastos a sus ingresos”, me dijo más o menos. Más tarde  he aprendido que en Extremadura, mas que en otras Comunidades Autónomas con mejores niveles de empleo, las mujeres eran (y todavía lo siguen siendo hoy) las que aportaban esa riqueza oculta del trabajo no remunerado. Un trabajo ignorado, que ahora se empieza ya a reconocer como fundamental, ya que supone más del 50% de los ingresos de un hogar y significa el gran motor de la supervivencia familiar. Además suele permitir a esa familia poder ayudar a vecinos que lo necesitan. Aunque en los años de los que estamos hablando este trabajo escondido no fuera reconocido como tal, la mayoría de los hombres aceptaban que la mujer que lo llevaba a cabo, siempre vocinglera pero siempre alegre, ejerciera sobre toda la familia un tipo de autoridad que ella misma había sabido crear.

    Cuando he vuelto a Garrovillas después de tantos años,  tenía mucha curiosidad por ver como habían cambiado las garrovillanas. Me encontré, como ya esperaba, con que se habían modernizado mucho. Por supuesto ya no había guardapiés negros, ni se iba a por agua a los pozos, pero además me gustó mucho ver que las mujeres de la generación siguiente a la mía llevaban chandals y pantalones cortos, daban clases de gimnasia, de salsa y hasta de natación. Paseaban en grupos o con el marido, como si les fuera la vida en ello y hacían fotos y las colgaban en Facebook. Algunas habían conseguido recuperar el contacto con sus familias o sus amigas que estaban viviendo lejos formando grupos simpáticos o entrañables, y se saludaban por las mañanas o se contaban lo que habían hecho en el fin de semana. Muchas garrovillanas trabajan ahora fuera del pueblo, pero mantienen su casa abierta y acondicionada de forma inteligente, para venir a pasar al menos, los fines de semana o las vacaciones. Muchas son socias y trabajan activamente en distintas asociaciones culturales, consiguiendo que nuestro pueblo sea cada vez más reconocido y admirado desde muchos puntos de España y por muchos visitantes….

    Tenía que contaros hoy a  las mujeres jóvenes, a las chicas actuales, mi propia experiencia de la “vuelta al pueblo” para que también vosotras os sintiérais tan orgullosas como yo de ser mujeres de Garrovillas. Vosotras habéis recibido una formación mucho más extensa y profunda que la que la mayoría de ellas pudieron alcanzar y eso hará que sepáis sacarle más fácilmente a la vida todo su jugo, y os hará descubrir que no se necesitan grandes cosas para saber comportarse con generosidad y elegancia, pudiendo a la vez, ser alegres y fiesteras.

    Mucho camino se ha andado ya, y creo que vosotras no tendréis que seguir luchando para que se os considere en igualdad con los hombres, con las mismas capacidades y expectativas en el trabajo y en los salarios. Vuestro objetivo debería ser ahora reivindicar las maravillosas diferencias entre los sexos, no tratando de sumaros a un mundo masculinizado, sino modificando y enriqueciendo el mundo actual, añadiéndole matices, encendiéndole nuevas luces, porque hombres y mujeres no es que seamos iguales, sino que somos equivalentes, es decir, que valemos lo mismo. Tenéis que aportar a vuestro entorno la capacidad del acuerdo tras la discusión, del conseguir rebajar las tensiones tras la discrepancia, de hacer surgir la armonía en medio del ruido o de los malos modos… pero, especialmente, salpicando con la risa, con la alegría, todo los aconteceres en los que participéis.

    Y a vosotros, los chicos, os digo que aprendáis también la música del buen humor, que cultivéis el ritmo de la conversación relajada que empuja a las negociaciones. Dadle una oportunidad a vuestra parte femenina, veréis qué bien os va!!!.  Y ahora mozus os confiesu que la verda es q´estu no se lo habría poiu aconsejal a los hombri dáquel tiempu. Aunque seguru q´ellus, cavilarían angunas veci diciendusi pa sus adentrus: “E´s que la mujel mia, es mu porrúa y mu gallareta y quiel siempre tenel la razón, peru hay que reconocelli que es una mujel de una vé. Y que… andi iba yo a il sin ella?”

    Pos ya, sin má,  que emprencipien los cobetis, y las diversionis d´estas fiestas de S. Roqui 2017!!!, los bailis, las orquestas, los grupus, las capeas… Amus a pol toas!!!!

     

    Pilar Perez Breña

     

Deja un comentario