Inicio » Fiestas locales » San Roque

Pregón de las fiestas de Garrovillas de agosto de 2003

Enrique Louzado Moriano

Virgen Santa de Altagracia

San Roque bendito y bueno,

los que con vuestro poder

veláis por aqueste pueblo,

que llaman de Garrovillas,

hermoso como un joyero,

a los dos pide favor

este humilde pregonero

para hilvanar unas coplas,

que con cariño sincero

abran las fiestas de hogaño

y queden para el recuerdo.Fue por un doce de octubre

de los sesenta, el tercero,

cuando en la vieja Viajera

llegaba aquí un forastero

un poquillo despistado

y muchillo boquiabierto.

Venía, no sabía hasta cuándo,

a ejercer en este pueblo

el trabajo encomendado,

acorde a su ministerio.

Fueron días un poco duros,

por algún motivo ajeno,

aquellos primeros días,

pero sólo fue un momento,

que el cariño recibido,

del que iba ser mi pueblo,

disipó, como un milagro,

aquel nubladillo negro.

Y aquella primera historia,

que empezó casi en silencio

se alargó por doce años,

bellos, hermosos, repletos,

que cuando el cariño abona

las acciones y los hechos

de aquellos a los que amamos,

fiestas se vuelven los duelos.

Ya he dicho, garrovillanos,

que mi historia en este pueblo

se alargó por doce años

de un gozo grande e intenso.

Conseguí grandes amigos,

que han perdurado en el tiempo,

y el estar aquí esta noche

es el mas claro ejemplo.

?Os acordáis, mis amigos,

cuando abrimos el colegio,

en aquel viejo chamizo

que fue una pension de presos?

Cuántos que ahora lucháis

y trabajáis fuera y dentro,

calores en el verano

y fríos en los inviernos

pasábamos en sus aulas

y en sus ratitos de recreo.

Pero fueron unos años,

tan hermosos y tan llenos,

viendo aquella muchachada,

ahora mujeres y hombres todos ellos,

llenar su joven mochila

de bellos conocimientos,

que de algo os habran servido

para un camino recto

recorrer por esta vida

y cumplir con vuestrossueños.

Y de aquellas excursiones,

que al llegar el curso a término,

nos llevaban hasta el mar

de Andalucía o gallego.

Y visitamos Sevilla,

y el litoral malagueño,

Granada, la bella Cádiz

La Rábida del descubrimiento.

Y Santiago y la Coruña

y el Vigo marinero,

y el Leon y la Sanabria

y en Asturias, hasta Oviedo.

Qué excelentes aventuras,

tanto con tampoco dinero,

durmiendo donde podíamos,

aunque eso era lo de menos,

lo importante era correr

el más montón de kilómetros.

Y pasó como en la historia

el devenir de aquel tiempo.

Unos para trabajar,

que aquí había poco aliento,

otros para conseguir

mejor acondicionamiento.

Lo cierto es, que mis amigos,

los lazos fueron rompiendo.

Ahora, mis garrovillanos,

ha tantos años de esto,

volveis con vuestro cariño,

nombrandome pregonero

de las fiestas de este año

el corazón de este viejo

a llenar de inmenso gozo

¡Que dios os done sus premios!

Y que Dios bendiga a todos los hijos de este pueblo.

Como tantas veces antes

a las fiestas habeis vuelto,

que el no olvidar las raices

es de filial cumplimiento.

Disfrutad cuanto podáis,

que gozar es santo y bueno,

de verbenas de los toros,

de los amigos del pueblo.

Después de tanto tabajo,

durante un año entero

es necesario el descanso

y el alma llenar de nuevo

de fuerza y de vigor

para el año venidero.

Y antes, queridos amigos,

de terminar este enredo,

permitidme un par de cosas

y acabo, os lo prometo.

Felicitar, de verdad,

a este vuestro Ayuntamiento,

que en resolver los problemas

trabaja con tanto celo.

No podeís imaginar

el gozo que experimento

cuando después de los años

a nuestro pueblo he vuelto

ver, con sincera alegría,

cómo han brotado renuevos

que hacen de Garrovillas,

para tantos un ejemplo.

Segiuid por este camino

que sera óptimo el premio.

Solo una espina me duele,

como un clavo sucio y viejo;

saber que esa joya hermosa,

orgullo de nuestro pueblo,

templo de Santa Maria

esta en un peligro cierto,

de que pueda desplomarse

y perderse sin remedio.

Y no puede permitirlo

ningun garrovillano bueno

que Santa Maria es de todos,

niños jovenes y viejos.

Que nadie piense que es suyo

lo que es solamente nuestro.

Y ya para terminar,

este último recuerdo,

para un amigo del alma

y que nos dejó en silencio,

amigo Jose Maria

que Dios te premie en el cielo

todo el bien que derramaste

sobre este bendito pueblo.

Amigos de Garrovillas,

la fiesta ha dado comienzo.

Disfrutad cuanto podais

los de fuera y los de dentro,

que en nuestro pueblo, paisanos

ninguno es forastero.