Inicio » Noticias

Garrovillas, arte a cada paso


El patrimonio histórico artístico del municipio es ingente, aunque su convento está en ruinas. En el órgano renacentista de Santa María, único en el mundo, se graban discos de música culta
La plaza Porticada de Garrovillas de Alconétar fue reconocida en 2018 como el Mejor Rincón de Extremadura. Y no es para menos. Este espacio declarado Monumento Histórico-Artístico, la plaza de la Constitución, ocupa siempre las primeras posiciones en lo que a plazas hermosas se refiere. Sus grandes dimensiones, su arquitectura circundante con casas de dos plantas (las más antiguas datan del siglo XV), los arcos, las columnas inclinadas de granito y la importancia de los edificios que la conforman no dejan indiferente al viajero. En verano se convierte en coso taurino con motivo de las afamadas fiestas de San Roque. En la plaza destacan edificios como el ayuntamiento, el Corral de Comedias (similar al de Almagro), y sobre todo el Palacio de los Condes Alba de Aliste, hoy integrado en la Red de Hospederías de Extremadura, recientemente remozado con más habitaciones, un gimnasio y más capacidad para eventos gastronómicos.

Pero Garrovillas de Alconétar es plaza y mucho más. También son sus fiestas, que las tiene, y muchas, a lo largo del año. Acaba de celebrarse San Antón, que tiene su prólogo en una ‘minaria’ u hoguera en la plaza y gran estruendo de cohetes a todas horas. Al día siguiente hay, bendición de los animales, juegos populares para niños, vaquillas, una procesión del santo por las calles y la rifa.

La siguiente cita en el calendario festivo garrovillano es San Blas, una celebración deslumbrante de colorido en la que todo el pueblo se vuelca. Casi todas las mujeres del municipio se visten con el traje de serrana –una maravilla– en una procesión en la que el santo lleva en la mano los cordones de colores bendecidos. La celebración termina con la intervención de un personaje precarnavalesco llamado Vaca-Romera en la plaza del pueblo. Después las serranas realizan ‘el paseo’ típico y se comen perrunillas.

Pero no se acaban aquí los festejos. El Almendro en Flor es otro de los grandes momentos del año. No tiene fecha en el calendario porque depende de la floración de los almendros en el paraje Gallito. Aproximadamente sucede entre el último fin de semana de febrero y el primero de marzo. En este espacio natural bajo los almendros florecidos se consumen las tradicionales berzas con buche al son de la orquesta local Bolero. Hay que vivirlo.

No menos interesante es el órgano renacentista de Garrovillas de Alconétar que se encuentra en la iglesia de Santa María y que está a pleno rendimiento por ser uno de los pocos que quedan en su género. Hasta Garrovillas se han desplazado intérpretes como el italiano Francesco Cera para grabar discos. También se celebra un encuentro especializado en música antigua, el Memorial Domingo Marcos Durán.

Garrovillas tiene una ‘espinita’ clavada en su corazón: el Convento de San Antonio de Padua. A pesar de ser Bien de Interés Cultural se encuentra en un estado de abandono y gran parte de su rico patrimonio se está perdiendo. Ponerlo en valor es una de las principales preocupaciones del consistorio. Su fundación es fruto de la promesa de doña María de Guzmán el Bueno y Figueroa, hija del conde de Niebla, quien dijo que si su marido, el primer conde de Alba, era liberado por los portugueses mandaría construir un convento este lugar, y así lo hizo en el siglo XV.

Fuente https://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/fitur/garrovillas-arte-paso_1139739.html

0 comentarios

Deja un comentario