#102306
cañita
Participante

¿Cual es esa historia? Cuenta, porque a mi en el colegio nunca me la contaron. A ver si alguien nos cuenta aquí la verdad lo más consensuada posible, de lo que sucedió, para cuidarnos de no repetir aquella desgraciada página de nuestro pasado.
Hoy algunos hijos de falangistas convertidos en socialistas piden que se recupere la memoria histórica y algunos hijos de rojos piden que no se remuevan tan desagradables recuerdos. Se han escrito cientos de libros desde uno y otro punto de vista, se ha reconocido el daño producido a los que sufrieron persecución y cárcel en la posguerra y la dictadura y se les ha intentado reparar con indemnizaciones económicas, se ha procurado una reconciliación, incluso se ha admitido sospechosos de genocidio participar en la vida política. ¿Que mas hay que hacer?. Esto como el estatut, son cosas que a nadie interesa ni reclama y políticos oportunistas las anteponen a las verdaderas necesidades de la gente, para desviar la atención y acaparar parcelas de poder en las que especular , prosperar y perpetuarse en beneficio propio. Para mi los políticos deben estar al servicio de la sociedad y no al revés, la prioridad de resolución de las necesidades de la gente la debe establecer la misma gente.

Un saludo a la resistencia.