Inicio » Enlaces Garrovillanos

El caso de Emilio Lozano

Le diagnosticaron hepatitis C hace más de dos décadas, cuando solo tenía 32 años. Entonces trabajaba en Tarragona y en su empresa se hacían donaciones de sangre semestrales. Tras una de ellas recibió una llamada del hospital para darle la mala noticia. Su estado le obligó a trasladarse a Garrovillas de Alconétar donde reside junto a su hija de 13 años y su mujer, natural de esa localidad. Actualmente su enfermedad se encuentra en la fase cuatro, la más grave. Desde entonces ha seguido varios tratamientos con ‘interferon’ y ‘ribavirina’, ambos con importantes efectos secundarios. El pasado septiembre su médico le recetó el tratamiento con ‘simiprevir’. Hasta diciembre no se lo autorizaron pero en ese periodo salió al mercado otro fármaco, denominado ‘sofosbuvir’ (comercializado como Sovaldi), la gran esperanza para los afectados de hepatitis C ya que se ha demostrado que tiene una tasa de curación de la enfermedad del 90%.

Emilio volvió a su médico para preguntarle si podía tomar él ese fármaco en lugar del anterior que le había recetado y el doctor se lo prescribió. Sin embargo la comisión fármaco-terapéutica del Servicio Extremeño de Salud (SES) se lo ha denegado. «No quiero tomar el otro medicamento porque puede crear resistencia al nuevo y si algún día puedo tomarlo puede que no me haga efecto», dice Emilio Lozano. «Oigo a los políticos que dicen que a los pacientes a quienes el médico les recete el tratamiento se lo darán pero a mí me lo han denegado. Juegan con nosotros», señala.

El SES asegura que el fármaco se concede a «cualquier paciente que cumpla con los criterios clínicos para recibir este tratamiento» y aclara que la decisión es adoptada por la comisión fármaco-terapéutica, integrada por especialistas digestivos, internistas y farmacéuticos hospitalarios, que estudian cada caso para ver qué tratamiento es apto para cada paciente. Añade que «a finales de este mes ya serán 200 los extremeños que estén siendo tratados con los nuevos fármacos para hepatitis C, incluido el Sovaldi».

Este nuevo fármaco abrió las puertas del sueño de Emilio, curarse. «Ni me lo imagino, lo he soñado muchas veces pero no me hago a la idea de que eso pueda pasar», comenta. Su enfermedad le cerró puertas pero le ha abierto otras, como son disfrutar del campo, de su huerto y de su familia. Con Sovaldi o sin Sovaldi eso, dice, nadie se lo quitará.

Fuente: http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/caceres/caso-emilio-lozano_856098.html

 

4 comentarios

Animo
animo Emilio esto se solucionara y podrás vivir sano para disfrutar de todo lo bueno que tenemos en Garrovillas.

Gracias Kupiu

Animado estoy y  espero que en breves fechas se solucione por fin..

Animo

Animo Emilio haber si pronto de soluciona este ,de los miles de problemas quenos  tienen estos politicuchos que nos gobiernan,para cuatro dias que se vive,el colmo ya es que hasta con la salud de las personas juegan,hasta donde vamos a llegar.Animo

Como mastica

no te conozco pero supongo que en persona habremos hablado algunas veces.

Gracias por tu apoyo.

Comentarios cerrados.