Inicio » Enlaces Garrovillanos

El área de servicio de la A-66 en Monesterio amplía sus instalaciones

Una de las principales áreas de servicio de Extremadura y la única entre la provincia pacense y Sevilla en la A-66 mejora sus instalaciones. Complejo Leo, en Monesterio, decide incrementar su oferta en un contexto todavía de crisis y sin que los datos de circulación de vehículos sean muy boyantes en la carretera de Ruta de la Plata según los últimos datos del Ministerio de Fomento. Leo invertirá casi 700.000 euros y espera tener lista su mejora antes del verano que viene.

En marzo de 2008 se abrió al tráfico el último tramo que quedaba pendiente para acabar la A-66 a su paso por Extremadura. La apertura del tramo entre Villar de Plasencia y Aldeanueva del Camino permitió que se pudiese atravesarse la región de norte a sur por la Autovía de la Plata. Ir desde Baños de Montemayor a Monesterio a través de 285 kilómetros de fácil y seguro tránsito. Sin embargo, el problema aún no resuelto de los conductores que caminan por la A-66 es la ausencia de áreas de servicio.

Mérida capitaliza la mayor intensidad de tráfico regional La primera que se levantó entre Mérida y Sevilla, situada en Monesterio (km. 730), va a mejorar sensiblemente sus instalaciones. Sigue siendo la única como tal entre la provincia de Badajoz y la capital de Andalucía, lo que atrae a muchos clientes. «La demanda nos obliga a ello para dar el mejor servicio posible en todos los aspectos», resume Antonio Chavero, gerente de la sociedad que gestiona Complejo Leo.

La ampliación se produce pese a que el tráfico está creciendo más en la A-5 que en la Autovía de la Plata Junto a sus hermanos y cuatro sobrinos, la empresa de Monesterio va a ampliar su oferta junto a la Autovía de la Plata. El área de servicio fue inaugurada en febrero de 2010, con una inversión próxima a los 9 millones -con un 25% de ayuda de la empresa pública Sodiex-. Arrancó con 40 contrataciones. Ahora invertirá cerca de 700.000 euros y cuando concluyan las obras, Chavero calcula que la plantilla podrán alcanzar los 50 empleados y la cifra de eventuales, en los momentos considerados como puntas del año (entre abril y septiembre), llegará a la treintena.

Complejo Leo va a montar una gasolinera low cost (que irá junto a la existente), ampliará su tienda de alimentación caminando hacia un supermercado, y también su zona de self service situada junto al comedor original. No obstante, la actuación principal pasa por levantar, en dos plantas, otro restaurante y otro comedor. «Lo hacemos por necesidad, afortunadamente, y porque tenemos crédito de los bancos para hacerlo», resume su gerente. «En nuestra área se para mucha gente, en vehículos y en autocares. La experiencia de estos cuatro años nos dice que en determinados meses del año, a partir de abril y hasta el final del verano, se nos queda corto nuestro servicio y hay que mejorarlo para que el cliente repita», concluye Antonio Chavero, satisfecho porque, «a pesar de que la crisis no se ha ido, tenemos demanda para ampliar nuestro negocio y las fuentes de financiación para ello. Muchos empresarios no pueden decir lo mismo a pesar de su trabajo».El anuncio de inversión en la conocida área de servicio del sur extremeño llega en un contexto de dificultades económicas y de leve incremento general de circulación de vehículos. Los últimos datos del Ministerio de Fomento, a través de sus estaciones permanentes y semipermanentes, indican que en el último año la A-66 y la A-5 han movido un volumen de tráfico parejo, aunque ha subido más en la vía que lleva a Madrid.Circulación de vehículos

Fomento tiene dos estaciones permanentes en la A-5. Una en la provincia de Cáceres, en el entorno del término municipal de Jaraicejo, y otro en la de Badajoz, en Torrefresneda. En el punto kilométrico 233,11 (Jaraicejo), en lo que llevamos de año, el tráfico por allí se ha incrementado un 4,2%. En agosto (el mes con más intensidad circulatoria) pasaron 15.840 vehículos y en enero, el que menos (6.074). Si se hace el porcentaje interanual de subida, esto es, de noviembre de 2013 a noviembre de 2014, el incremento de tráfico es del 1,2%.

Mientras, en el kilómetro 316 de la A-5 (Torrefresneda), los datos son mejores. El incremento interanual se sitúa en un 9,3% mientras que el anual, en los 11 meses que llevamos de año, se fija en 3,5% más. En datos redondos, por ahí circularon en agosto 19.188 vehículos mientras que en enero se redujo a 6.439.

En la A-66, por su parte, hay dos estaciones permanentes y otras dos semipermanentes. Las primeras están en el cruce de las Herrerías (Cáceres, kilómetro 587) y en Calzadilla de los Barros (Badajoz, kilómetro 697).

Mientras en el cruce de las Herrerías la subida anual de vehículos es de un 4,1% y la interanual de un 1,5%, en Calzadilla de los Barros esos porcentajes se reducen. Es del cero por ciento, esto es, ni más vehículos ni menos respecto a 2013 si se analiza la circulación en lo que llevamos de año. Pero es negativo (-1,5%) si se comparan los datos de noviembre de 2013 a los de este periodo.

Además en la A-66 están dos estaciones semipermanentes. Una en Torremejía y otra en el puente sobre el Tajo, en el término de Garrovillas de Alconétar. En ese control de Torremejía se contabiliza el mayor volumen de tráfico en lo que llevamos de años en carreteras extremeñas. Por allí, en agosto pasado, circularon 24.743. Por allí, el tráfico en lo que va de año ha crecido un 4,2%, un 4,1% si se analiza interanualmente. Mientras, en el puente sobre el Tajo ha bajado la circulación (un 1,4% menos) en porcentaje interanual pero ha subido un 0,5 si el dato comparado es el tráfico en lo que llevamos de 2014. En agosto transitaron 19872 vehiculos fuente

http://www.hoy.es/extremadura/201412/14/area-servicio-monesterio-amplia-20141214003534-v.html