Inicio » Noticias » Actualidad local

Dia de la Mujer en Garrovillas

Seiscientas mujeres, segun las autoridades, celebraron el Día de la Mujer en Garrovillas.

Mujeres de todas las edades, se dieron cita en nuestra localidad, para celebrar la clausura del Día de la Mujer. La jornada comenzó con la recepción por parte de las autoridades y seguidamente con la inauguración de los actos programados.

Cartel y Programa de actos

La Mancomunidad Tajo-Salor celebra en Garrovillas el Día de la Mujer

La mancomunidad Tajo-Salor ha organizado en Garrovillas varios actos conmemorativos del Día de la Mujer, entre los que se encuentran dos mesas redondas sobre “las mujeres y el poder en el mundo laboral” y “Las abuelas esclavas”.

Según el programa de actos, en la primera de las mesas redondas a partir de las 12 horas, participaron la presidenta de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Cáceres, María Félix Tena; la Consejera portavoz de la Junta, Dolores Pallero; y la responsable del Área de igualdad de la Mancomunidad Tajo-Salor, Maria Luisa Gómez.

Mientras, en la mesa sobre “abuelas esclavas”-a partir de las 13 horas- participó como ponente la abogada y presidenta de la Asociación Familiar, Ascensión Plaza.

Las actividades se iniciaron a las 11 horas con una inauguración, a cargo de D. Pedro Martín Maldonado, Alcalde-presidente de Garrovillas y D. Santos Jorna Escobedo Presidente de la Mancomunidad de Municipios Tajo-Salor.

A las 11:20 Lectura de Manifiesto “Día Internacional de la Mujer”, a cargo de Dª Hortensia Gutiérrez Gómez, Concejala de la Mujer de Garrovillas de Alconétar. Así como a las 11:30, apertura de la Muestra de Empresarias.

Alas 14 horas, tras las mesas redondas, se celebró una comida en la carpa instalada en el Barro del pintor (pa lo de Calpiu). A las 16:30 dio comienzo las actividades de ocio, entre ellas talleres de lectura a cargo del profesor del IES de Arroyo de la Luz, José Ramón Alonso de la Torre; un taller de maquillaje; y una visita guiada por nuestra localidad; y la representación teatral “Entremeses” de Miguel de Cervantes, a cargo de la Compañía “Corral de Comedias “ de Garrovillas de Alconétar.

Los actos concluyeron con la actuación del grupo de baile de sevillanas de Garrovillas “Aires de Alconétar, y con una verbena popular en la carpa .

Manifiesto, que se dió lectura en el Salón de Plenos del Ayuntamiento

El instituto de la mujer de Extremadura y el Ayuntamiento de Garrovillas de Alconétar quieren hacer un reconocimiento público a la labor de las abuelas activas de Extremadura.

Si como es verdad, todas las largas marchas comienzan por un pequeño paso, volviendo la vista atrás, está más que justificado que nos sintamos orgullosas y, hasta cierto punto, satisfechas por los logros alcanzados hasta hoy, 8 de marzo de 2005, Día Internacional de las Mujeres. Una satisfacción que sigue estando cargada de ilusiones, de trabajo y de confianza en todas aquellas personas, organizaciones e instituciones que desde hace muchos años que sin la ineludible y necesaria igualdad entre hombres y mujeres, entre todos los seres humanos del planeta, nunca será posible sostener los otros dos valores sobre los que se asienta la democracia: libertad y justicia.

Este 8 de marzo, además de seguir proclamando la irrenunciable defensa de nuestros derechos, de los derechos de todas y cada una de las mujeres, queremos reconocer públicamente la labor de todas aquellas que llevan años y años velando por el bienestar de su familia y, por extensión, del de todas y todos nosotros.

Mujeres que, habiéndose ganado un tiempo de tranquilidad y descanso, siguen luchando incansablemente, esforzándose día a día por atender nuestras pequeñas necesidades e intentando resolver las grandes.

La incorporación de la mujer al mercado laboral en el último tercio del siglo XX, ha dado lugar a un giro espectacular en la estructura social. El trabajos desempeñado por estas “Abuelas Activas” ha sido determinante, entre otras muchas cosas, para la conciliación de la vida laboral y familiar.

En esta nueva sociedad, tan compleja y diversa, estamos acostumbrados/as a escuchar las reivindicaciones de diferentes colectivos sociales; unos reclaman y defienden sus derechos laborales, otros los económicos, otros los profesionales, culturales, etc. Esto, qué duda cabe, supone un claro síntoma de salud democrática y normalidad política.

A casi nadie nos llama la atención el hecho de que las minorías defiendan sus derechos y se hagan oír. Lo verdaderamente admirable es que, el esfuerzo y duro trabajo de tantas y tantas mujeres – nunca una minoría – durante tanto y tanto tiempo, siga perteneciendo al silencio de sus corazones, a la voluntaria renuncia de sus intereses y a su incansable disposición para ayudar, para ayudarnos.

Por todo ello, es una sencilla razón de justicia social la que nos mueve a reconocer nuestra deuda con estas mujeres. Más allá del bienestar que su trabajo nos ha venido proporcionando como personas, está la tranquilidad y el alivio que su labor supone para las distintas administraciones públicas, pues ellas llegan, y con creces, allá donde la administración no alcanza o lo hace con unos gastos enormes. Desde la cercanía de los asuntos cotidianos que llegan diariamente a los ayuntamientos hemos sido testigos de ésta, hasta ahora, “invisible” realidad, por eso debemos ser y hoy somos, portavoces del silencio de estas mujeres.

Entender, valorar y reconocer, por parte de todos y todas, el abnegado trabajo y esfuerzo de estas abuelas de siglo XXI es, en definitiva, un acto más humano que protocolario, que debe implicar el compromiso individual y colectivo de todas las personas e instituciones de no olvidar nunca que nuestra vida es más agradable, fácil y llevadera teniéndolas a ellas a nuestro lado.

Abuelas Activas

Comida en la carpa