Inicio » Biblioteca » Idiosincrasia » La palra » Cuentus Ehtremeñus

El rey y el vaqueru

Un rey jué de caza y pelsiguiend'un cielbu se meti'en un monti y se peldió. Ya de nochi bió una luh y se acelcó y allí bió a un baqueru que le preguntó:

–Poh qué te pasa?

–Que me peldíu

–Poh éntrati. en la mi choza y siéntati bien, que con el pan de centenu y la lechi bacuna, tiraremus treh peuh pa la foltuna».¡Pon!, pal rey, que estará mu tranquilitu en su palaciu.

¿Quieris pan y quesu?

–Buenu

–Po cógilu, «que con el pan de centenu y la lechi bacuna tiraremus treh peuh pa la foltuna». Pon pal rey, que comerá en su palaciu mú tranquilu cosa mu buenah.

Sacó después el baqueru su petaca llena de charrahca y se diju:

–¿Quierih jumál ?

–Buenu.

–Poh coj'un cigarru, «que con el pan de centenu y la lechi bacuna tiraremus treh peuh pa la foltuna». Pon pal rey, que jumará buenuh puruh.

Telminarun de jumál y el baqueru le dis:

–¿Quierih acohtalti?

–Buenu.

–Poh coji la manta que tú quierah y tiénditi, «que con el pan de centenu y la lechi bacuna, tiraremuh treh peuh pala foltuna». Pon, pal rey, que dolmirá en buenah mantah y mejól cama.

A la mañana siguienti se lebantó el baqueru y le dis:

–Qué, ¿hah dolmíu bien?

–Sí.

–¿Qué te jah (hace) farta ahora?

–Que me enseñih el caminu, le dijo el rey.

–Buenu, puh ahora, otru cigarru, «que con el pan de centenu y la lechi bacuna, tiraremuh treh peuh pala foltuna» Pon, pal rey, que tendrá buenuh caballuh pa caminal, y no comu musotruh, que le tenemuh que jadel (hacer) a pie.

Se jué el rey y encontró a la su genti, y, cuandu llegó al palaciu, le diju a un criau:

–Baya tal sitiu, y allí bibi un baqueru en una choza, y le idis (dices) que se benga contigu, y si no te quiel (quiere) creel, le enseñah ehti bahtón de oru del mi mandu.

Jidu (hizo) su mandatu el criau del rey, y al llegal a la choza y contalli al baqueru lo del rey, teme- rosu, no quería il; poru al fin jué, y al llegal a Palaciu bió al rey paseandusi pol el jaldín, y se arrojó a él, agarrándulu pol el pehcuezo y le dih:

–Lairón (ladrón), tú le dijihtih al rey lo de loh peuh, poh comu me pasi algu te matu comu a un cochinu.

El rey no se dió a conocel, y se jué al palaciu, vihtiéndusi de traji real. y lo mandó llamal. El baqueru lo conoció y arrodillándusi le piyó peldón, diciénluli que había siu sin malicia. El rey lo peldonó, le empleó como un criau, y allí bibió mu bien siempri.

4 comentarios

Cuentus Extremeñus . la laguna
Ojo, con lo facil,que es entender, el Castellano, y lo dificil, que es,  el castuo, garrovillano, por que no, en tiendo ni torta, y mira que soy de pueblo, pero, del siglo, xx, de que siglo, son estos cuentos kupi. un saludo.k2

Son del siglo XX
«Me he encontrado rebuscando por la red una lista de cuentos extremeños recogidos por Moises Marcos Desande a Francisca García. Están publicados en la revista de dialectologia y tradiciones populares T III 1947 cuaderno 1º. Son un rato curiosos y a mas de uno le daran ganas de leerselo a los mas chiquininus.»

Este texto esta puesto en la sección biblioteca y desde allí accede a cuentus ehtremeñus. Podrás encontrar toda una colección del Sr. Moisés Marcos, solo están estos porque han salido de Garrovillas, nuestro pueblo. Sin embargo si buscas por internet encontraras muchísimos mas escritos en este peculiar idealecto. Seguro que lo encuentras no es muy difícil.

Yo particularmente lo entiendo perfectamente y te puedo asegurar que esta es una historia muy cachonda y se entiende y se comprende, mi truco es maginalme a mi aguela deosgracia contandumilu y lo leo en voz alta, de jecho voy a grabalu lellendusilu a mi niñu y te lo pongu veras comu con la voz de otru lo comprendis.

Cuentus Extremeñus . la laguna
kupi, gracias, por la informacion,sobre, cuentus, eh tremeñus, del sñ. Moises Marcos, yo pensaba, que eran,muchos mas antiguos, los le ere, cuando, pueda son un tanto curiosos, pero un poco dificil de entender, tu niño seguro, que no los entiende pero, mientra le pregunta a los, abuelos,santiago, y luci, se lo pasran pipa, con el. un saludo.k2

Deja un comentario