Inicio » Noticias

Una familia denuncia en Fiscalía que se negaron a salvar a su padre por su edad

Una familia de Garrovillas de Alconétar (Cáceres) denuncia ante la Fiscalía y ante la Guardia Civil al Servicio Extremeño de Salud (SES) por negarse a salvar a su padre al ser mayor de 75 años. Faustino Gómez, de 89 años, había ingresado en la residencia de la localidad pocos días antes de que se declarase la pandemia, tras haber sido intervenido de un cateterismo para ponerle un stent. Todo había salido a la perfección pero, al tener todavía algunas limitaciones y no poder atenderlo decidieron llevarlo a la residencia. Ya estaba mejor por lo que iba a regresar a casa justo cuando se dio la orden de cerrar los centros de mayores para prevenir contagios. Ese día fue la última vez que Raquel Gómez vio a su padre.

El 21 de marzo recibe una llamada de la directora del geriátrico para informarles de que Faustino tiene febrícula. «Nos dijo que no sabía qué hacer, que estaba desbordada y que hiciéramos algo la familia», cuenta Raquel, otorrino de profesión. Enseguida tomó las riendas, llamó al 112 y al centro de salud para que acudieran a atender a su padre. Desde este último lugar solo lo hacían vía telefónica, ya que carecían de materiales de protección.

Tras su llamada, afirma, se tomaron las primeras medidas: trasladar a los que presentaban síntomas más acusados a la hospedería (esta es una de las residencias más afectadas, que acumula 18 fallecidos), entre ellos a su padre. En este espacio hotelero no había sanitarios pero, ante su insistencia, consiguió que lo dotaran de una enfermera hasta las 22.00 horas y de un médico hasta las 20.00 horas. Por la noche siguen solos, únicamente con los cuidadores.

Movió cielo y tierra para conseguir que a su padre lo trasladaran al hospital San Pedro de Alcántara, de la capital cacereña, el miércoles pasado. Tras las pruebas le diagnosticaron una neumonía y una insuficiencia renal. Su evolución fue buena así que el viernes pasado le comunican que lo trasladan al Nuestra Señora de la Montaña, en la misma ciudad. «Cuando llegó nos llamaron que estaba bien, que habían mantenido una conversación coherente con él, pero el sábado nos dicen que ha empeorado, que está muy malito y que ha entrado en coma. Me bloqueé porque no entendía nada. Les dije que le hicieran algo y me contestaron que allí no disponen de analíticas ni de radiografías. Les faltaba hasta medicación», añade.

PIDIERON UNA INTERCONSULTA / Exigieron entonces que se le realizara una interconsulta en el hospital San Pedro de Alcántara, donde lo trasladaron el pasado domingo por la noche. Ingresó en la tercera planta y lo valoró el internista. «Les sugerí que a lo mejor necesitaba respiración asistida o intubarle y me respondieron que había que hablar con Intensivos. Estos me dijeron que era una aberración. ¡Pero si mi padre tiene capacidad pulmonar!», protesta. Al rato llamó su hermana para pedir lo mismo: «Le dijeron que hay un protocolo que dice que con los mayores de 75 años no se procede a intubación ni tendrán respirador». «A estos ancianos -añade-, cuando dejan de respirar, el siguiente paso es la sedación», se lamenta. «Sé que los médicos son los primeros que están sufriendo esta situación pero no entiendo este protocolo cuando Extremadura no está como otras comunidades y hemos donado hasta respiradores. Creo que hay que individualizar los casos», insiste. Este periódico ha preguntado al SES sobre la existencia de este protocolo pero no ha recibido respuesta.

Los especialistas decidieron entonces no hacerle nada a Faustino y lo llevan de vuelta al Virgen de la Montaña. Hasta mediodía del lunes no vuelven a saber nada. Esta vez les comunican una mejoría: Había pasado de estar en «coma» a saturar oxígeno por sí mismo. Pero el martes volvió a empeorar. «Nos han llamado para decirnos que su estado es extremadamente grave y que han puesto medidas para que esté mejor», dice. A las horas vuelve a llamar su hija, para interesarse sobre su evolución: «Me dicen que está sedado pero nosotros no hemos dado consentimiento. Ellos dicen que sí», cuenta abatida. Ya no hay nada que hacer. «Es muy doloroso todo. Esto es como una guerra y en una guerra todo vale», dice antes de despedirse.

Fuente https://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/extremadura/familia-denuncia-fiscalia-negaron-salvar-padre-edad_1227355.html

0 comentarios

Deja un comentario