Inicio » Noticias

La alumna de Arguiñano que triunfa en Garrovillas

Carmen Rodríguez Mendo abre un restaurante de autor en su pueblo tras prepararse y trabajar en la escuela de hostelería de Karlos Arguiñano

Carmen Rodrígez alternaba sus estudios en Enfermería con trabajos en verano en el mundo de la hostelería. En la Hospedería Puente de Alconétar de Garrovillas, mientras ayudaba al jefe de cocina Alberto Bravo, éste le animó a que dejará sus estudios y se preparara en su verdadera vocación, los fogones. Ahora ha vuelto a su tierra para hacerla realidad.

En septiembre de 2012 ingreso en la reconocida escuela de Karlos Arguiñano (AIALA) en San Sebastián. Allí estudió durante dos años con reconocidos maestros como Lordi Etxaondo, Thierry Vallespir o Eva Arguiñano. Desde su comienzo, los maestros vieron en ella alma de cocinera y desde el primer año ya estaba trabajando con ellos en grandes eventos, bajo la supervisión de Raúl Gonzalez, director de la escuela Ayala. Durante cuatro años estuvo trabajando en AIALA empapándose de experiencia y estudios. En 2015, ganó el prestigioso concurso Eusko Label de las escuelas de hostelería del País Vasco. También participó en varias ediciones de La Gastronomika, el congreso culinario por excelencia de Euskadi.PUBLICIDAD

Trabajando en el famoso Asador San Martín de Orio como jefa de cocina, siempre le venía la misma idea: ser profeta en su tierra. Y así fue. Tras mucho pensárselo ha vuelto a su pueblo y ha abierto su propio restaurante. Ella desde siempre tuvo presente abrir algo de calidad en Garrovillas. Carmen se caracteriza por ponerse metas. Y la de poner en su pueblo su propio restaurante, la cumplió. En junio de este año abrió las puertas La Terraza de Carmen. Su cocina pretende potenciar el producto extremeño sin la necesidad de camuflarlo con otras preparaciones. Carmen busca la calidad del producto extremeño, al igual que siempre utiliza alimentos de temporada y, a poder ser, garrovillanos como huevos de campo o verduras de las huertas locales. También, gracias a sus magníficos proveedores, cuenta con grandes pescados tanto del norte como del sur del país.

Entre sus próximos proyectos está incluir en su carta la carne de Blanca Cacereña. Dicha raza vacuna se encuentra en peligro de extinción y son muy pocos los que se dedican a ella. Carmen, como hija y hermana de ganaderos, espera que dentro de muy poco tiempo pueda presentar a sus comensales este manjar.

Destaca su amistad con el chef Thierry Vallespir. En él encontró a un maestro, pero también a un amigo. En conjunto han diseñado la carta de La Terraza de Carmen.

Fuente https://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/caceres/alumna-arguinano-triunfa-garrovillas_1175076.html

0 comentarios

Deja un comentario