#106239
eltenca
Miembro

     Esta historia ocurrió ya va a gadel cincú añus en Setiembrí, se casaba el mí priminú el Gamba y era una buena oportunidad para ir otro día más de pesca ya que tenia que jadel el viají.

Todo empezó el jueves , ya habia empezado a trabajar después de la semanilla de los torus, habia llamado a mí tiú paque me sacara el pelmisú pá mí y mí padrí, pero por la tarde ya a las hora de salíl se torcián las cosas pues mí padrí caía malú, ná sin impoltancia perú no poía acompñalmí en el día de pesca. Salimos ya a las 12 de la nochí, entre íl a los medicú y despues de sabel que no era ná preparel pal viají. Una vez puestos en marcha , cogiendú la carretera de Extremadura empezabán ya los nelviú, esto porque será, a que es debido, me preguntaba yo para mís adentros, ¿Es una entrevista de trabajo?. ¿Es algo importante en la vida social u cotidiana?. No es solo la afición.  Ya de camino , digo, dirá  el cochí  otra vez vamús pa Garrovillas,  sí ya me sé el caminú de memoría. En el viaje hay que tomarse las cosas con cautela y más a esas horas de la noche, en la carretera no hay apenas coches y té invita a correr, pero llevo conmigo a la mujer y mí niña y hay que ser prudente. Al poco rato de salír mi niña se duerme, yo la veo por el espejo y se me enternece el corazón, miro a la madre y me hecha una mirarda complice como diciendo, pobrecita estaba cansada, seguimos adelante con ritmo seguro y constante no pudiendo admirar los cambios de paisaje de los madriles a los manchegos y después a los extremeños, pues la noche es cerrada y solo vemos el pasar de los pueblos que van quedando a ún lado. Al llegar a la  entrada de la Comunidad Extremeña miro a mí mujer y le digo,  –  Ya poemús cambial de idioma, y ella me responde, sabía yo que ibás a decirlo. Continuamos la ruta pasamos Navalmoral y cogemos el desvio a Plasencia, por estas carreteras más solitarias hay que tener aún más cuidado al estar la carreteras más solitarias es dado que suelan cruzarlas jabalíes y no queremos que nos arruíne el fin de semana, llegamos a río Tietar y al pasar por el siempre hago algún comentario  -Va crecío, ó que bajú esta, según corresponda. Siguiendo nuestro camino  llegamos al desvío que poné Plasencia Caceres, Coría y lo cogemos, menúa rotonda han gechú aquí claro como tienín terrenú. Ya queda poco , digo para mís adentros no sin bajar la guardia del volante y echando otra miradita por el espejo, sigue dormida. Esta vez cojo el desvio de Cañaveral, pues a la mujer le da miedo  ir por el desvio de Hinojal, por las curvas de esa carreterina estrecha y retorcía que ya podian haber arreglado, té ves negro si viene algún camión de frentí. Bueno pasamos Cañaveral y llegamos a las curvas de río, que sí no las conoces hay que tener cuidadín.

Por estos terrenos soy muy dado a hacer comentarios vaya solo o acompañado, es como mecanico

     -Que alto esta el río mira si casi no se veí la torrí, o tambien al contrario.  Al pasar por el villoluengo el comentario es , lleva agua, ó chica túpa de agua que lleva según en la época que nos encontremos.

Cogemos el desvio de Garrovillas, y ahora con un ritmo más lento voy pensando en silencio todas las batallas echas por estos lugares, al llegar al camino de Altagracia me acuerdo siempre de una liebre que se mé fué hay mismo junto a la carretera, salio en un llano pelao, le tire los dos tiros y antes de cruzar una custina se dio la vuelta la liebre y se me quedo mirando como diciendo "pa tú agüela que por aquí no cuela", yo resignado digo habrá que dejar que críe alguna.   Siguiendo con el camino y al pasar el último puente del río ya subiendo la cuesta de araya, le digo a mí mujer mirá  "toitú estu que veis lo he cazau yo" a lo cual ella me responde, que pesao siempre lo msimo,  pasando ya el morisco y las últimas cursas ya se empiezan a ver las luces del pueblo, son la tres de la mañana, no se ha dado mal me digo para mí, al pasar por los botellones, todavía con gente, pues en Septiembre todavia hay buen ambiente, ya veo la cruz de la Soledad y digo bueno misión cumplida.

Ahora toca subir a la niña que jolín como pesa la joía y los pocos bartulús que llevamos.  Una vez todo colocado nos disponemos a dormir, son la tres  y media me pondré el reloj a las  cinco pués hay que madrugar pa coger el sitiu. Con el cansancio de haber trabajado ese día y el viaje quedo dormido rápido, pero al poco rato despierto sobresaltado, como con la sensación de haber dormido diez horas y nervioso mé pregunto, ¿que hora será? ya me he dormido,  enciendo la luz y para mí asombro son las cuatro y media había dormido una hora, ya cogí y me levanté, ya no podía paral en la cama asique  me enfunde el traje pesquero, que más bien parecía que iba de caza toítu de camuflage, será pa que no me vean las tencas, y me dirijo a casa de mí tío a por el permiso. Al pasar de nuevo por los botellones hay un paisaje desolador, lleno de basura y botellas, dando una muy mala imagen del pueblo, aunque por la mañana no quede ní rastro, bueno llego a casa de mí tío y llamo despacio pero con insistencia, sale mí tio medio dormido a darme los permisos pregunta por mí padre le cuento lo sucedido, y para mí asombro me dice, vamos que ya vas tarde, son las cinco de la mañana, los hay que se han ido a dolmí allá. Bueno mé despido de mí tio y me dirijo hay la charca de La Mata, tambien aquí hay que tener cuidado con los jabaliní pués ya se me han cruzado un par de veces y hay que ir muy pendiente.   Lléndo por la carretera ya voy pensando en donde me voy a poner, si pal murú, el merenderú, el saucí y al final me decido por el puntal del ñiú de Cigüeña. Cuando llego allí diria que sorpresa, pero nó ya me habia dicho mí tio que iba tarde. erán las 5.25, sacó los bartúlus del cohe y a la charca, aquello parecía una feria,  llenó de linternas por todos los sitios, cojo la vereína que va al sitio anteriormente elegido, y cuando llego allí esta toitú cojiú, ahora que hago yo, ¿donde mé pongo?. Suelto los cachiperris  y empiezo a venteal, hacia la derecha del puntal imposible ya hay cinco, hacia la izquierda hay tres más, pero hay un sitinú, no me gusta pero es lo que hay, viendo el panorama de linternas por todos lados, bueno coloco mís cachiperris en el puestú y me hechú un cigarrinú mientras observo la charca, a esa hora esta todo en silencio, no se mueve una paja, no se ve nada es una noche cerrada sin luna, y estando yo como en trance escucho  como un latigazo seguido de un ploff, Joder ya están pescando si són la seis. Yo tranquilo sigo a lo mío y voy a dar una vueltina a ver si conozco a alguien, resulta que de los ocho que allí habia seis erán garrovillanos y toítus los seis pescando, "hay que joderse". conocí a tres de ellos que no diré el nombre, no es plan de hacerse enemigos pero que sean siempre los mismos "manda güevos". Me puse ha hablar con  dos pescaores que eran  del Casar ya habia coincidido alguna vez con ellos y les pregunte "que tal se estaban dando?. Me dijerón que por esa zona y la del saucí se estaban sacando algunas tenquinas, eso ya lo habia deducido yo por la cantidad de linternas que habia por  esos puestos, bueno me despedi de ellos deseandoles suerte y me voy a preparal los "uromisilis" que ya son menus cuarto, cuando llego al sitio y empiezo a sacar los chirimbolús sorpresa, el que estaba a mi lado me pregunta para mí asombro, ¿Té vas ha ponel hay? Si respondo, estaba a quince metros de él, no si erá por sacar la caña que tengo hay echa, "caña que ní habia visto" estaba pescando con tres cañas, en esto que saca la caña y una tenca engancha, "yo me pongo negro", le quitá la potera la echa a la costerá y veo que lleva cuatro tencas, bueno por lo menos veo que estan picando algo aunque mando gúevos. Ya són la 7 y echo las cañas todavia no se vé casi ná, veo las veletas con dificultad aún es pronto pero entre la oscuridad veo moverse la veleta, y pienso ¿será que se la lleván corriú ó son mis ojos? yo tiro por si acaso y bingo la primera una tenquita de unos 20 cm. muy guapa. En estos momentos los nervios me recorren por todo el cuerpo, "madre mía hoy me jinchú". Va pasando el tiempo los cigarros van callendo uno tras otro son las 9 de la mañana y solo he sacado 3 tencas, pero a los de al lado no les va mejor lleván 5,7,6, teniendo encuenta que lleván pescando toda la noche no voy mal, pero esto nó es la que yo esperaba. Ya me levanto y empiezo a venteal, "naídi saca ná" excepto los amigos del casar con los que habia hablado anteriormente pero allí no habia sitio. Decido jadel una muína, "me voy pa las piedras del muru" a comerme el bocadillú pallí. Recojo los Uromisiles y las colillas de los cigarros  "9 colillas chicú jumaerú" y me dirijo hacia las piedras. Allí habia  un pescaor en toda esa zona al cual pregunto. ¿que tal? regular me responde, al oir esta respuesta parece que mé animo porque si te dicén regular, esto es que va bien. "cosas de pescaores". Hecho mis cañas esta vez a la zorraína pués hay bastante jondura, y me empiezo a comer el bocata. ahora estoy más pendiente del bocata y del entorno que de las cañas.  Al terminar el bocata mé pongo manos a la obra, que parece que  paquí dan alguna picaína, el hombre de al lado había sacado ya unas 14 y pescaba con cangrejo, yo me maldecía pués solo tenía gusano, al ratino de estar allí tengo una picada y saco una buena tenca, cuartoquilera, echo la caña otra vez y "da" otra, en estos momentos los nervios me invaden, todavía queda tiempo para hacer una buena pescata,  saque sies tencas seguidas ya erán 9 no esta mal, en ese momento llega el guarda a pedir el permiso, buenos dias, ¿que tal?Un saludo y un poco de charla, ¿que como vas? 9 llevo, me saca la costera y comprueba que son 9. Que bonita són, sí respondo, pués nada que se de bien.  Al llegar al otro pescador que estaba a mí lado, este le comento que los garrovillanos de enfrente, llevaban toda la noche pescando, en fin , dandonos buena imagén, el guarda le contesta, "con esú lo que van a consegíl es que no los degín de pescal y luego dirán que somos malú". Se me revuelven las tripas al escuchar eso que  por culpa de unos pocos tengamos que pagar todos.  Bueno ya son las 12, a esta hora ya "jás un valientí calol" y las tencas no parecen muy activas, habrá que segilí jumandú, y esperal alguna picaína más tovía es prontú. Entre lancís, cigarrus, y algún comentaríu con el de al lado dá la Una, es hora de recogel, he sacado 14 no está mal me quedán 16 pal cupú.Recogí los bartulús, las colillas y el botí de la Coca Cola y "pa casa a tomá las oncí", con la familia que bien templanú la habia dejaú. Al llegar a casa veo para mí tranquilidad el coche de mí padre "ya han llegao" eso significa que está todo bien, y al entrar por la puerta mé pregunta la mujel ¿Que tal pescaor? regular respondo he sacado 14, ah pués esta bien.

Pero cuando es mí padre el que mé pregunta la respuesta es diferente, mal, le digo. Ah  ¿disque mal? si porque si hubiera cogido  el sitinú desde por la mañana templanú hubiera sacado las 30, bueno no te preocupes por eso esta tarde las esperamos. Mé dí un lavotí  y "jumú pa la laguna" paí estuvimus comiendú unas patinas de calamal, unas morenguinas, ununs cachinú de morrú en fin cosa buena, con unus sin alcoholís que había que conducíl pa pescal, al llegar a casa de las oncí. veo a mí padrí con toitús los bartulus ya preparaús. "vamos que se va la hora del matí", dejé la familí y otra vez "pa la chalca". En 25 minutos estabamos allí. no había casi nadie, y mí padre me dijo, tira pal ñiú de cigüeña, hay que buscalas pal sumerá. Allí habian picado algo por la mañana a mís amigos del Casar que ya no estaban, habrián echo ya el cupo, llegamos a la regolfina del ñiú. preparamos los Uromisiles y mí padre enseguía empezó a sacar tencas. "es una máquina", y eso que ya empieza a fallarle la vista. Me hace un comentario, tovía tienís muchú que aprendel.

Esú he suertí le contesto. En esto que llego el guarda, raro verlo por las tardes, pero se unío a nostros en una conversación , y comentando lo sucedido por la mañana,   que se ibán a tomar medidas, que no podía ser eso, en fin, hoy en día esas medidas son las de no poder entrar en la charca hasta que el habra las engarillas, y poco más. Nos pregunto como ibamos, yo saque esta mañana 14 y esta tarde llevó 6 y mí padre llevaba 12, la experiencia es un grado comento, y se despidio de nosotros con un "buenú"  "dio" respondí yo. Al atardecer suelen dar alguna picaína dijo mi padrí sacando de vez encuando alguna, a mí se me habian "cortao" y jidí una muína a la izquierda de mí padrí,  no hago más que echal una caña  he ir a por la otra que cuando esto volviendo veo que le estan dando unos vencijoní que pa qué, tiro a y"da" la del moghu"  una tenca casi de un kilito, tuví un ratinú mu buenú que hizo que llegará al cupo, y mí padre quedo cerca 24, contando que solo habia pescao por la tarde "me dío el bañu". Viendo este resultado no mé quedó más remedio que darle la razón, "hay que sabel" pero ya me quedá menos, y con una gran sonrisa y llenos de satisfacción por el día que habiamos pasado recogimos los bartulos, y nos dirigimos de nuevo hacia el pueblo comentando por el camino los lances de la jornada.

-Que si pescas mú adentrú

-Que si tienís muchú plomú.

En fin un grato dia que queda para el recuerdo y poder contarselo a mí hija y luego espero poder contarlo a los nietos, un dia de pesca con mí padre, "no tiene precio".

Un saludo amigos espero que hos allá gustado.