#109329
saavedra
Jefe de claves

Reconozco que para contar un chiste hay que tener cierta gracia, e incluso los hay (los chistes) que no tienen ni gracia siquiera, pero se cuentan y ahí quedan.

Si difícil es contarlo, me parece a mí, que lo es más el escribirlo, aún así voy a intentarlo.

-Alguien estaba con un papel y un bolígrafo escribiendo algo.

-Se acerca otra persona y le pregunta ¿Qué haces?

-Contesta aquel: Escribiéndome una carta, porque ya nadie me escribe.

-Insiste el otro: ¿y qué te pones?

-Contesta: ¡Ah! no lo sé, todavía no me ha llegado.

 

Lo reconozco, éste es de los malos, malos, pero no sé porque se me ha ocurrido.

No es obligatorio reírse.

 

Julio Saavedra Gutiérrez