Inicio » Generales » El político » Congreso "Memoria histórica e historia: estado de la cuestión"

¿República? Bueno. ¿IIª República? No, gracias

#104699
liberal
Miembro

Ante el ímpetu republicano que inspira en muchos el aniversario del 14 de abril, traducido en una cantidad de tópicos que no resistirían un análisis historiográfico realizado con el más mínimo rigor, quería, como es mi costumbre, intentar demostrar argumentadamente, que, si bien una República no es un sistema bueno o malo per sé, el régimen nacido el 14 de abril de 1931, sí fue una verdadera catástrofe. Podría dar muchos datos, pero baste decir que, si el fruto de un régimen tan extraordinario es una guerra civil con medio millón de muertos, no me parece que sea un espejo en el que debamos mirarnos.

Un profesor de Historia de bachillerato (de Historia con mayúsculas, no de doctrina progre), me recomendó acudir siempre a las fuentes, y recordándole a él, curiosamente ha caido recientemente en mis manos un fragmento de las Memorias de Don Niceto Alcalá Zamora y Torres, que, como bien sabréis era el Presidente de la República. Estamos en abril – mayo de 1936. La izquierda ha vuelto a ganar las elecciones en febrero. Es Presidente del Gobierno Manuel Azaña.

"El gobierno me ocultaba cuanto ocurría, sólo me refirieron en un consejo el incendio de dos iglesias en Alcoy, llevado a efecto por el ayuntamiento en corporación. (…) Una noche de graves trastornos dije que estaba resuelto a no acostarme sin hablar con el ministro de Gobernación. Vióse éste obligado a llamarme y hacia la media noche hubo entre nosotros el siguiente diálogo:

Mtro. Gob.     Le llamo para decirle que sigue el deporte.

Alcalá Zamora.      ¿y llama usted deporte a esa vergüenza de incendios?

M.G.   Sí, en ellos terminan las manifestaciones que antes son pacíficas.

A.Z. Pero la de hoy estaba presidida por el ministro de la Guerra y por usted mismo y ha acabado en el incendio de la iglesia de San Luis, a la vista y a pocos pasos del ministerio lleno de guardias y frente al propio despacho de usted. ¿Cómo no ha podido evitarse?

M.G.  Los guardias no lo han conseguido por impedirlo el público, aunque no ha habido choque. Por poco queman también el convento de las trinitarias.

A.Z.  Pero, ¿usted sabe quién está allí enterrado? Su profanación hubiese sido la última ignominia ante el mundo.

M.G.  No lo sé, pero se ha salvado por casualidad.

A.Z.  Quien estaba allí enterrado era Cervantes. ¿No lo sabía usted?

M.G. No.

A.Z. Claro, ni lo sabía ni le importaba."

A la vista de que hechos como este eran habituales en aquellos días, juzgue cada uno de los lectores de este foro si la IIª República era un régimen "capaz de solucionar los problemas de forma democrática y pacífica", o si, por el contrario, era una situación como para hacer las maletas y exiliarse en Portugal.

Un saludo.