#103524
Anónimo
Invitado

Esto que le ocurre al sereno, es la demostración de que aún perdura el rancio nacionalismo provinciano, en la España de charanga y pandereta.
Deles ud. una lengua propia y un poco de protagonismo y verá como son capaces de inventarse un Rh. diferenciador, que otorgue la calidad de garrovillano o no garrovillano.
Por lo que se ve, NO IMPORTA quien es el oprimido, si no quien es el opresor.

Gritaran las piedras
que Extremadura es libre,
que Extremadura es nuestra,
QUE HAN CAMBIADO LOS SEÑORES
que ocuparon las tierras.