#109098
saavedra
Jefe de claves

Que no sé yo si el misterio misterioso es tal misterio, o no.

Lo digo por el asunto que plantea la señora o señorita -y eso que es mucha presunción por mi parte asignarle sexo- Lady L, referente a la responsabilidad de mantener en perfecto estado de revista de higiene las instalaciones municipales, aunque hay que empezar aclarando que una cosa es la responsabilidad y otra las competencias. Lo que sí me parece deducir es que Lady L es a fin, correligionaria o por lo menos votante del PP. Esta suposición, incluso a expensa de estar confundido, sacada a la vista de la defensa que hace sobre los miembros de la Coalición de Gobierno (PP); incluso se retrotrae a “le faire” sobre la dimisión de la exteniente de alcalde hace ya algún tiempo.

Pero le diré una cosa, no es fácil “querer dos mujeres a la vez y no estar loco”, esto es solo la letra de una canción, a ver si alguien se lo va a tomar a la tremenda; pero sí se puede extrapolar por aquello de necesitar el apoyo de “una” opción política, y dar a la “otra”, la suya, pábulo para mantenerla activa. Aunque cierto es que como bien dice Lady L en su comentario, ni el Concejal de Deportes, ni la dinamizadora, ni el técnico son responsable de la situación,  sino la empresa responsable del servicio de limpieza y políticamente el concejal bajo cuya responsabilidad este el servicio.

Respecto al tiempo que usa del verbo ayudar –ayudaron- sic, pienso que no debería haber usado el pasado, sino el presente, ya que aún sigue gobernando por el apoyo del PP, lo que me parece a mí que durará toda la legislatura, a expensa de que algún votante de los populares se tome su correspondiente venganza por los agravios.

Referente a lo de las clases de su Majestad, no solo la ética parece ser su fuerte, también se emplea en la poesía y en alguna red ha colgado unos verso aludiendo a mi “sueño bucólico”, que no quería yo comparar con la obra Calderoniana, Dios me libre, y pone unos versos (segunda estrofa) del soliloquio de Segismundo, pero también podía haber puesto lo de la primera que dice como sigue:

“…Sueña el rey que es rey, y vive

con este engaño mandando,

disponiendo y gobernando;

y este aplauso, que recibe

prestado, en el viento escribe,

y en cenizas le convierte

la muerte, ¡desdicha fuerte!

¿Qué hay quien intente reinar,

viendo que ha de despertar

en el sueño de la muerte?….” (Pedro Calderón de la Barca)

 

Julio Saavedra Gutiérrez