#102523
pinomosquitu
Miembro

Ahora que se habla tanto de corrupción municipal, alguien debería cambiar las cosas para evitar que otro tipo de corrupción -la de las listas cerradas- continúe campando por sus respetos como si fueran compatibles con la democracia. Las listas cerradas sólo tendrían un pase si los partidos políticos fuesen realmente democráticos. Y parece evidente que por ahí no van los tiros.
Lo que se expone en este foro a nivel de Garrovillas no es nuevo. A nivel nacional existe desde 1999 un grupo o plataforma llamado Democracia Cívica, compuesto precisamente por militantes y simpatizantes del PSOE los cuales, mediante la crítica constructiva, trabajaban para conseguir una mayor democracia en su organización interna.
Los partidos políticos, como todo el mundo sabe, son esenciales en un sistema democrático. Tan esenciales, que si ninguna fuerza política inspirada por ciudadanos libres se presentara a unos comicios, no se podría hablar con propiedad de democracia. No hay democracia sin partidos. La política exige, por lo tanto, instrumentos adecuados -los partidos- capaces de articular las demandas sociales de carácter general. No los intereses específicos de determinados individuos o colectivos que sólo actúan en beneficio propio. De ahí que sea crucial la existencia de reglas democráticas en el funcionamiento interno de los partidos políticos.
Este mismo funcionamiento es el que oculta en España un sistema de partidos que desprecia la democracia interna. Y no vale acudir al manido argumento de que los Congresos de los partidos son la máxima expresión democrática de una formación.
Y es aquí donde nos encontramos al PSOE, que ha arrojado a las tinieblas el proceso de primarias para la designación de sus candidatos. ¿ Recordais lo ocurrido con el Sr. Borrell, elegido democráticamente por las bases como candidato y vapuleado y botado caciquilmente más tarde por la directiva de su partido?. Y lo que es peor, sin haber tenido el coraje y la valentía política de renunciar públicamente a ese sistema. Ha optado por hacerlo a la chita callando, con una política de hechos consumados, pero sin modificar sus Estatutos federales. Es más que evidente que desde la dirección del PSOE no se ha estimulado el debate para la elección.El ejemplo más claro y reciente es el de la elección del candidato a la alcaldía de Madrid, donde el presidente del Gobierno ha decidido reservarse tamaña designación.
Por todo esto Klaus no puedo creer en lo que en tu escrito dices, porque aunque ignoro lo que ocurre puntualmente en Garrovillas, conozco a la perfección lo que se cuece a nivel Nacional, por eso considero que la solución a estos problemas radica en la democracia interna y las listas abiertas, para que se gobierne con los ciudadanos y se supriman la rancia politiquería y los manejos chanchulleros desde las Administraciones públicas y desde las burocracias del Partido Socialista.