Inicio » Generales » El político » ¿Por que no debatir?

Libertad de expresion

#109332
Facundu
Miembro

cjgil dijo…

La Sra. Al Bourgi escribe y empieza llamándome ignorante, que sin duda lo seré, para continuar tachándome de mentiroso, ruin, mezquino y no sé cuántas cosas más. Todo eso en el contexto, tantas veces repetido, de que quienes insultan son los demás. Y todo ello para tratar de disculparse y justificarse ante algo intrascendente. Yo ni tan siquiera la mencioné en mi escrito convencido de que, efectivamente, se denunciaría sola, como así ha sido. Me recrimina que no me haya parado a preguntar ¿de dónde venía?, ¿a dónde iba?, ni mucho menos ¿por qué se encontraba allí?, cuando nos vimos en Plasencia. Desde luego que no lo he hecho, porque no me importa y además porque eso pertenece, efectivamente a su vida privada. Lo que no me cuadra es que se diga eso, y a renglón seguido, me diga que utilizo la vida privada como arma política. Lo único que he constando es que los argumentos que utilizó su compañera, Elisa Cepeda no eran ciertos. Compañera que, dicho sea de paso, no contestó a la solicitud de amistad que le hice, como advertí justo al publicar mi escrito. Yo tenía la intención de que pudiéramos debatir, pero se niega, siguiendo la tradición, como lo han hecho todos sus antecesores y contemporáneos. Faltaría más. En cuanto a la Sra. Vanesa, y por terminar. Cuando yo le decía a Elisa, que ese mismo día, a esa misma hora, y a escasos cincuenta metros del lugar, había una compañera suya, no me refería a su paso por el puente. Me refería a la Plaza mayor, justo delante de la puerta del Ayuntamiento donde se celebró el acto. Revise sus datos, y su dicción. A mi todavía no me han cogido ni en insultos ni en mentiras. Saludos. Cjgil. 

22 de junio de 2014, 20:08 LIBERTAD DE EXPRESION…En alkonetara, página cuya lectura siempre recomiendo, porque allí no se insulta nunca, se respeta a todos, y la libertar de expresión alcanza cotas inenarrables, alguien, bajo un acrónimo (lacdelp) del que se puede deducir que pertenece a la Casa del Pueblo, escribe refiriéndose a mí: Esta pa que lo encierren en el psiquiatrico… ah no que trabaja allí !!!! pues saludos a sus pacientes y compañeros.Les… invito a que lean y relean la frase. Es de una bajeza, y de una maldad que produce escalofríos. Encerrar a las personas por el mero hecho de padecer una enfermedad, es lo que propone este/ esta socialista.Ese tipo de afirmaciones, que al decir de los administradores, se encuadran dentro de la libertad de expresión, en realidad para mí son manifestaciones de una visión trasnochada, negativa y estigmatizante de la enfermedad mental, y por ende del enfermo que la sufre. Este Sr. o Sra. debería saber que desde la ley general de sanidad del año 86 y del Plan de Salud Mental, un buen número de profesionales, entre los que me encuentro, hemos dedicado muchos esfuerzos a terminar con el carácter manicomial de los centros que heredamos, a cambiar el concepto peyorativo de estas patologías, y a lo que más esfuerzo nos ha llevado y nos lleva, erradicar el estigma del enfermo mental. Leyendo a individuos como “lacdep”, diríase que poco hemos avanzado, pero es lo contrario. Quienes están en franca retaguardia son estos que siguen considerando a los antiguos Psiquiatricos como aparcamientos para personas inferiores, desquiciadas y que hay que recluir por el hecho de ser, o estar enfermos. Esas expresiones dichas por alguien que se dice socialista, y que muestra a Pablo Iglesias, hacen daño a la inteligencia y producen una sensación nauseosa.Por lo que a mí respecta, no hace falta que me encierren en el lugar donde trabajo. Ya lo hice yo por decisión propia hace 17 años, y nunca jamás me he arrepentido. He tenido otras oportunidades profesionales que he declinado por permanecer aquí, y me reafirmo en ello cada vez que alguien, como en este caso “lacdelp” hacen comentarios tan desafortunados. Pondré solo un ejemplo de cómo funcionan estos centros, de la relación que llega a existir entre pacientes y trabajadores. Hace tan solo unos días, una trabajadora de mi unidad que cogía unos días de vacaciones, me decía que se llevaría a casa a una señora de 80 años, porque “no tenía a nadie que la sacase”. La paciente tiene un grado de dependencia que requiere hacerle todo. Me pesó tenerle que decir que mejor se fuese a descansar y volviese con las “pilas cargadas” para poder seguir haciendo, lo que hasta ahora, tratar a los enfermos mentales con el cariño y la dedicación que lo hacía. Saludos. Cjgil