#107949
liberal
Miembro

Como prometí, paso a continuación a desmenuzar los datos del ínclito Cuesta, personaje que, por cierto, también tiene su secta, y no me refiero al partido político.

249 millones del IRPF. Esta cantidad proviene de todos los españoles que, voluntariamente marcan la x en la casilla de su declaración de la renta. Lo que no dice, quizá porque nadie lo sabe, es cuánto dinero va destinado a otras sectas como son los sindicatos, los partidos políticos, o a religiones minoritarias, con el agravante de que este aporte es obligatorio, es decir, no hay una casillita para que yo pueda elegir si quiero financiar al PSOE, al PP, a IU, a la UGT, a CC.OO. o no me sale de las narices. Que lo pongan todo optativo. Nos íbamos a reír.

80 millones de "otros fines". Sí claro, la Iglesia Católica recibe 80 millones de esta casilla. Como la ONG de Leire Pajín. Como decenas de ONG's dedicadas a los fines más diversos. ¿Sale de aquí el mantenimiento de los comedores de Cáritas, que todos los días, da de comer a cientos de miles de personas gratuitamente, atendidos por voluntarios católicos? Porque lo que sí sale de aquí son las mamarrachadas del tipo "Promoción de la igualdad entre géneros en las tribus del altiplano de Bolivia". Si lo revisamos, lo revisamos todos.

1000 millones de exención. Es decir, la iglesia no paga Impuesto de Bienes Inmuebles. Es completamente cierto. Igual que muchas organizaciones de llamado "fin social", como los sindicatos, que tampoco lo pagan, u otro tipo de ONG's. ¿Por qué la Iglesia debería pagar lo que otros con fines más dudosos tampoco pagan? Será porque no es progre.

4600 millones en centros concertados. Claro, la Iglesia recibe un dinero para mantener sus centros concertados. Como cualquier centro concertado que cumpla las normas exigibles por el Ministerio de Educación. Yo estudié el bachillerato en un concertado no católico y recibía dinero del Estado. Es el problema de no tener ni idea. Cualquier organización o grupo puede fundar un colegio y pedir al ministerio la concertación (la iglesia no, según Álvaro Cuesta y el que lo cita). El ministerio envía unos técnicos que verifican si se cumplen las condiciones y el estado sufraga una parte de los gastos del colegio que, a su vez, se somete a visitas periódicas de los inspectores de educación.

3200 millones para atención sanitaria. Vaya por Dios. ¿Quitamos los centros de atención sanitaria de la iglesia, donde trabajan sanitarios que cobran mucho menos que los funcionarios de la salud pública? ¿Qué pasa, es que una vacuna no hace efecto porque la ponga una monja en vez de una enfermera? En este punto el sectarismo raya en lo grotesco.

25 millones para funcionarios, que parece que son los capellanes y molestan mucho. Son los que dicen la misa de los soldados que mueren en las guerras de ZP, que no son guerras. Pues nada, cuando venga el féretro, que la ministra de defensa lea un artículo de El País o de Público, en vez de hacerle una misa. También los que dicen misa en las cárceles, misas que, por cierto, tienen bastante asistencia. Yo animaría a quitar también la Virgen de la Inmaculada, patrona de la Infantería, el Cristo de la Legión, La Virgen del Pilar, y hacer el día del Soldado Laico y Tolerante. Y si al día siguiente no tenéis un golpe de Estado, pues será que nuestros soldados se están ablandando mucho.

500 millones para monumentos. ¿Y qué? ¿Dejamos que se caigan? Pero, ¿alguien sabe lo que le costaría al Estado mantener la ingente cantidad de monumentos religiosos en pie, si no fuera por el sacrificio de muchos religiosos, y las cuestaciones populares, como la que realizó don Nicolás para arreglar el tejado de San Pedro? O sea, que tenemos uno de los dos o tres países con mayor patrimonio artístico del planeta, el turismo es nuestra primera industria. ¿Idea del progre? Dejar que se venga abajo porque es de la Iglesia y la Iglesia es muuuuu mala. ¿Y qué queréis que le hagamos si en la Edad Media y en el Renacimiento y en el Siglo de Oro no había socialismo?

290 millones a eventos y asociaciones de ámbito local. Las instituciones públicas sufragan gastos de cientos de eventos locales que no tienen que ver con la Iglesia. Eventos deportivos, gastronómicos, literarios, etc. Siempre que tengan un interés para la sociedad y un determinado seguimiento. ¿Por qué los eventos de la Iglesia no han de apoyarse económicamente? En cuanto a las asociaciones, reciben dinero y locales de instituciones públicas continuamente. ¿Qué razón hay para negárselas a las de la Iglesia, excepto el elemental sectarismo de algunos?

Y la guinda: 60 millones de euros en la Jornada de la Juventud. No voy a hablar de que aquí se incluyen los gastos de seguridad del Papa, que, como cualquier Jefe del Estado, tiene derecho a ellos. Sólo en el IVA que han pagado los peregrinos durante todos esos días se debe haber recuperado, con amplias ganancias esa cantidad, sin hablar de la publicidad que el Papa le hace a nuestro país. Hubo más de un millón de peregrinos. Poniendo unos gastos medios de 100€ por peregrino (serán muchos más) han dejado en España más de 100 millones de euros.

Y para terminar. A mí me extrañaba el hecho casi matemático de que cada vez que un gobierno de izquierdas toma el poder en España, se carga la economía. Pero hoy he encontrado la respuesta.

A lo mejor es que todos echan las cuentas como Álvaro Cuesta.