#107772
Mentaychocolate
Participante

 

 

Me gustaría añadir algo importante al debate.

Estamos creando un mundo en el que todos pueden entrar, sin privilegios o prejuicios por razón de raza, poder económico, fuerza militar o lugar de nacimiento. Estamos creando un mundo donde cualquiera, en cualquier sitio, puede expresar sus creencias, sin importar lo singulares que sean, sin miedo a ser coaccionado, al silencio o el conformismo. 

Es obvio que Internet no es un lugar en el que “todo vale”. Cualquier acto que en el mundo físico esté prohibido, así lo será cuando ello ocurra en Internet. Es obvio que una cosa es la libertad de expresión y otra muy distinta es injuriar. Para eso están los tribunales, para sancionar a los que se extralimitan en su libertad de expresión.

En eso todos estamos de acuerdo. 

Ahora bien, “CUIDADIN“con los censores y los inquisidores.

Nadie puede encarcelar nuestro pensamiento. El MIEDO es la emoción limitante por excelencia.   Las acciones para coartar la libertad de expresión o impedir la libre manifestación de las ideas son el principal motivo de abusos de autoridad que se cometen. El derecho a la manifestación de ideas se está viendo reprimido o inhibido por la “cultura de la denuncia”. Resulta “inadmisible” las actitudes “poco democráticas” que están teniendo algunos políticos contra los medios de comunicación.

La crítica política es aceptable con mesura, lo que no es aceptable es que se monte una GESTAPO extrajudicial. Crear una policía político-cultural. A esto se le llama simple y llanamente fascismo. El primer paso es sembrar el miedo. Luego vendría  suprimir un blog que puso una foto con copyright, otro que copió un párrafo de un periódico, otro que según ellos insultó a tal artista, otro que mostró una fotografía  o imagen de una persona sin que ésta otorgara su autorización para que su rostro fuese divulgado o incluso  para que dicha fotografía fuese tomada y, así sucesivamente, iríamos cayendo todos como las fichas de un dominó. Lo que en el fondo se  conseguiría es amordazar Internet  además de colapsar la Justicia con quejas, quejas y más quejas. Es decir “la cultura de la denuncia” imperante.

Haciendo una lectura rapidita del post del amigo Saavedra, muchos podrían sentirse catalogados como auténticos “delincuentes” cibernautas, aunque sé positivamente que no ha sido su intención, pero para desdramatizar la posible “intimidación” que haya supuesto este hilo en algunos de los aquí habituales, me voy a permitir la libertad de opinar que ciertas “tretas” no se pueden confundir con delito, ni siquiera con falta.  

No es suficiente con que la expresión o treta sea objetivamente injuriosa y el sujeto lo sepa, sino que se requiere un ánimo especial de injuriar. De esta forma, acciones objetivamente injuriosas, pero realizadas sin ánimo de injuriar, sino de bromear, criticar, narrar, etc., no son delitos de injurias. Acciones que podrían considerarse injuriosas, pero que tienen una intencionalidad meramente informativa o de crítica o en un contexto humorístico o festivo no constituyen delito.

Con esto no quiero decir que todo el monte sea orégano y digamos todo lo que se nos pegue la gana pero tampoco hacer que cunda el pánico, hasta el punto de que la gente no se atreva a opinar porque se le ha metido el miedo en el cuerpo. Y me consta que esto, desgraciadamente, sucede. Así que CUIDADÍN también con "esto" además de con lo "otro".

Saluditos.