#109365
saavedra
Jefe de claves

Así comenzaba una canción del desaparecido Antonio Machín, un poco triste su final, pero siempre daba gusto bailarla, un poquito apretado si se podía mejor que mejor.

El título casa un poco con eso de “dos empresas y un mismo servicio”.

Que conste de principio que nada tengo en contra de la empresa “Araya Asesores”, a quien no tengo el gusto de conocer, pero sí diré que en los tiempos que vivimos, en una localidad como la nuestra, se decida a montar una actividad de este tipo, lo mínimo que la puedo calificar es de “valiente”,  y de ahí mi apoyo a sus responsables.

Otra cosa muy distinta es la crítica que desde la oposición y más concretamente desde el PSOE, esté en su derecho de hacer, a lo que ellos entienden como una duplicidad del gasto por un mismo servicio.

Y la conclusión que caso de su comunicado, es que nada tiene en contra de ese o de cualquier otro cambio, sino que solo hace mención al doble pago.

Lo del “familiar mío” yo no lo veo por ninguna parte, salvo que esté en alguna publicación que yo de momento no conozco; “Excusatio non petita, accusatio manifesta”.

Responsable de este hecho, el Equipo de Gobierno. El del doble pago, claro.

El querer malmeter y poner en contra, ya no diré del partido sino de una persona, al pueblo, no me parece muy de recibo, por decirlo sin querer soliviantar los ánimos.

El sacar historias atrasadas está muy bien para más de lo mismo. Sus correligionarios lo aplaudirán, ¿pero sirve para algo más que para eso? ¡Con las cosas que hay que solucionar en estos momentos!

Ahora, también tengo que reconocer que los hay que saben sacar provecho de las redes, no las de pesca, no, estas que si no se modera uno parece que las carga el diablo, (San Roque haría en este momento la señal de la cruz). Cuando nos interesa ponemos los comunicados en un perfil para que nuestros amigos nos hinchen de halagos y cuando queremos que el mono aprenda el catecismo, le damos palos donde más le duele y en público.

Yo, jubilado o pensionista, como queráis, lo soy las veinticuatro horas del día y esa es mi responsabilidad. Cuando se es cargo público también se es responsable durante las mismas horas, por lo menos de aquellas acciones que van aparejadas al cargo electo.

Como ahora se lleva mucho eso de poner una frase al final de cada epístola yo acogiéndome a esos modismos también pondré la mía.

 

“Querer tener razón es la enfermedad crónica de la humanidad y esto nos lleva a no saber diferenciar una crítica de un ataque”.

 

Julio Saavedra Gutiérrez