#104091
DR.HOUSE
Miembro

El popular Antonio Basagoiti ha recordado la diferencia de actitud del PSOE y de José Luis Rodríguez Zapatero entre el año 2002 y el año 2007. Entonces el actual presidente del Gobierno reclamó la ilegalización de Batasuna tras un atentado de ETA.

Los hechos tuvieron lugar a raíz del atentado etarra cometido por la banda terrorista en la localidad alicantina de Benidorm. Era el 9 de agosto de 2002 y, ese día, en plena temporada alta de vacaciones, ETA colocó una bomba en la hamburguesería Queen Burger. Por suerte, el artefacto, al estallar, no causó víctimas.

El atentado se producía apenas cinco días después de que, presumiblemente, el mismo comando etarra hubiera asesinado a dos personas en Santa Pola (Alicante) con otra bomba. La acción terrorista no fue condenada por Batasuna.

La actitud de los proetarras y el segundo atentado hicieron salir a la palestra a Zapatero, a la sazón secretario general del PSOE, que reclamó «sacar fuera de la ley a los que apoyan el terrorismo y a los que día a día colaboran» con ETA.

A las palabras de Zapatero se sumaron las de Javier Rojo, actual presidente del Senado, entonces dirigente del PSE y secretario de Política Institucional, que no tuvo dudas a la hora de afirmar que «los de Batasuna están implicados hasta las cachas en todo lo que hace ETA». Más aún, aseguró que la banda era la «hada madrina» de los batasunos.

Aquella actitud contrasta con la seguida actualmente por Zapatero, su Gobierno y su partido. Y es que los populares creen que hoy, como hace cinco años, se cumplen las mismas condiciones para ilegalizar a la fachada política de ETA. Aunque ahora responda a nombres como Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) y, sobre todo, Acción Nacionalista Vasca (ANV).