#104088
DR.HOUSE
Miembro

Amigo MI, a pesar de tu buena prosa dices muchas mentiras y lo que es peor aún, muchas verdades a medias.
No voy a rebatir punto por punto todo lo que has dicho, porque sería interminable, simplemente voy ponerte una muestra.
Al asesino Iñaki Bilbao no lo echan a la calle por la negociaciones de Aznar con ETA, ni mucho menos.

La reducciones de condenas se establecen en la Ley General Penitenciaria y no en el Código Penal. Esta L.G.P establecía desde el 1973 la reducciones de condenas sobre el total de la pena impuesta. En caso de terrorismo o asesinatos múltiples sobre los 400 o 1000 años , por poner un ejemplo, de condena dependiendo cual fuera el caso. De esta forma por mucho que redujeran condena siempre se garantizaba que por lo menos estarían encarcelados el máximo de 30 años que marca el Código Penal.
Fue durante el segundo gobierno de Felipe González cuando se reforma la LGP y se cambia la contabilización de penas. Pasa de hacerse sobre el montante de la condena y recae sobre ese máximo de 30 años que establece el C.P.
De esta forma por buena conducta y por realizar carreras universitarias estando encarcelados, que por cierto se las sacaban de calle sin hacer ni un solo exámen y amenazando a los miembros responsables de su calificación en la UPV, el asesino Iñaki Bilbao tuvo que ser puesto en libertad, porque se cumplieron los plazos.

La situación se corrigió con la reforma de la Ley General Penitenciaria por el segundo Gobierno de Aznar, cuando contaba con mayoría absoluta, pues en el primero no se alcanzó el consenso necesario para aprobar su reforma. Pero aún aprobada la nueva normativa carecía, como es lógico en materia penal por simple seguridad jurídica, de efectos retroactivos perniciosos para el reo, por ello las redenciones consolidadas ya no podían ser revisadas a la luz de la nueva norma. Y esta es la causa de que el asesino De Juana redimiese, aproximadamente, doce años de condena sobre treinta, y no sobre tres mil, lo que habría asegurado «el cumplimiento íntegro de las penas».
Ante la inminente puesta en libertad del asesino De Juana , la indignación social y el shock emocional, el anterior Ministro de Justicia, reaccionó y trató de que por un motivo u otro este asesino condenado a más de 3000 años de cárcel no saliera de rositas con solo 12 años cumplidos.
Pero entre medias se cruza, llamémosle “el proceso de paz” y es condición indispensable que este h.p. salga de la cárcel y el otro h.p. Otegi no entre.
El Gobierno necesita, para mantener su «proceso», liberar a De Juana y cede al chantaje del entorno batasuna, pero como no quiere cargar con el rechazo social de la liberación del asesino, lo hace bajo excusa de «humanitarismo» y pretende dar la apariencia de legalidad, y miente y nos intenta engañar para disminuir el rechazo previsible de su medida, y con ello hiere e insulta a la sociedad y al Estado.

Siento haberme extendido tanto, pero de la misma forma tan clara podría desmontar la mayoría de argumentos que expones en tus escritos.
Para acabar lo que si me gustaría dejar claro es que algún día, tarde o temprano, esté gobernando el partido que esté, estos asesinos saldrán a la calle y lo que se debería procurar por parte de los dos Partidos mayoritarios y además los dos únicos Nacionales, es crear una serie de pactos que sean irrompibles en temas por ejemplo de terrorismo, educación, sanidad…..etc. de forma que gobierne el partido que gobierne no lo haga secuestrado por los partidos nacionalistas, donde cien mil votos valen más que un millón en los otros.