#102882
evo-41
Miembro

En 1694, el político británico Oliver Cromwell consiguió que el parlamento inglés condenara a muerte a Carlos I.

Tras su ejecución, el autodenomidado "protector de Inglaterra" se acercó al patíbulo, tomó la cabeza decapitada y con ironia no exenta de cinismo, comentó: !Lastima¡ el Rey tenia una salud excelente.Hubiera podido vivir muchos años".