Mi visión sobre la fiesta del «almendro en flor»

¡Precioso! Estaba nuestro entorno, como hacía algún tiempo que no lo veía, en cuanto a las cosas no terrenales solo el chubasco de media tarde acortó lo que podía haber sido una jornada memorable. Al azul de nuestro cielo se le sumaron unos nubarrones oblongos para que aquel no fuera monocolor, la piel curtida del almendro se coronó con miles de pétalos, sépalos, pistilos y estambres entre albino y rosáceo; sobre algunas de sus ramas quedaban resto del fruto envejecido y abrigado con su gabán, que virando a miles de marrones nos recuerda que su juventud pasó y perece sin recolectar.

El suelo arenoso se dejaba pintar por los verdes hierbas, salpimentado cada poco por cardos que hacían juego con el color del gabán de las almendras. A lo lejos los pinos piñoneros se erguían para mirar y con un poco de envidia apuntarse también a la fiesta de bienvenida de la próxima primavera.

Todo muy bucólico, a la naturaleza no se le puede pedir más; pero a quien sí se nos puede pedir más es a quienes la disfrutamos.

Debemos ser más condescendientes con ella si queremos dejársela a próximas generaciones para que recuerden, que un día a alguien se le ocurrió empezar a poner en valor la belleza que nuestro entorno nos proporciona.

Y también deben, quienes administran ahora y en el futuro nuestro patrimonio, nuestras fiestas, nuestros recursos…, empiecen a poner en valor lo que es de todos y para todos.

No quisiera yo hacer comparativa, por aquello de que son odiosas, con otras fiestas y otros lugares, sí diré aquello que entiendo debe ser mejorado en un futuro inmediato, eso si no queremos que algún día se recuerde que en algún tiempo hubo una fiesta local que se llamaba «el almendro en flor».

Lo primero que se debe tomar en serio es el publicitar, en caso de que queramos que venga otros visitantes, sino nos convertiremos en una isla en el desierto más desértico.

Lo segundo arreglar los accesos y crear un circuito en una sola dirección de ida y regreso para vehículos, lo de las rutas a pie o por otro medio no puedo opinar al no haberlo realizada nunca; las rutas que estén bien señalizadas y lleguen sin pérdida propios y extraños.

Tercero, al llegar al Paraje se debería señalízar una zona habilitada para aparcamientos obligatorio, así se evitaría el desbarajuste de coches dentro fuera y por los caminos, eso es tan fácil como  allanar una porción del terreno, que pienso que por la estructura del mismo no debe ser ni cuantioso ni trabajoso, señalizando los espacios con unos ladrillo simplemente para delimitar las zonas.

Cuarto, quienes somos lugareños solemos llevar nuestras infraestructuras de mobiliario campestre, amén de las viandas y caldos apropiados para el momento, y que además a muchos nos gusta departir con los demás y hacer las visitas de rigor; pero quienes vienen de fuera, y aquí reproduzco la queja de un conocido, cuando recogen lo que aporta, previo pago de su importe, como sustento y suculento plato de berzas con buche y demás complemento del ágape, andan a la busca y captura de un sitio dónde apoyarse y poner sus reales. ¿Tan difícil y tanto cuesta unas burrillas con unos tableros? Caerá en saco roto; e incluso diría más montar una especie de carpa para acogerlos, no digo que con sillas, pero si brindarles una estancia lo menos azarosa posible.

Otra queja que me llegó de una tercera persona es el tener que saltar, poco es, pero alguno metió los zapatos en el agua, un pequeño regato que como cremallera cruza de arriba abajo la zona más transitada del Paraje, tan fácil como soterrarlo en unos tubos y volver a cubrirlos con arena de salón, también dormirá el sueño de los justos.

Ya queriendo rizar el rizo diré también que me da a mí que sobra alguna que otra caseta y artilugio de atracción de feria, no digo yo que las casetas del bebercio por aquellos de los visitantes y juventud, pero las otras…

De cualquier manera quedaros con lo primero, esta otra parte de mis quejas aquellos que la deberían de escuchar, que no es lo mismo que oír o leer, seguro que será como predicar en desierto, esperemos que  algún día, sino todas, algunas si sean tenidas en cuentas.

Otro día hablamos del producto de la almendra y su estado calamitoso.

  

Comentarios

Imagen de Wifredo

Estas son mis fotos para el concurso del Almendro en Flor.

La idílica idea de la Fiesta del Almendro en Flor esta en decadencia y degradación. Aquí no se fomenta el respeto y cuidado de la naturaleza ni mucho menos, nos sobra naturaleza.  La poética y campestre imagen esta conviertiéndose en un libre para todo. Por segundo año consecutivo, unos gañanes, han vuelto a tronchar un Almendro Florecido para hacer un fuego y que al final no han conseguido encender ni con un mechero. En otro punto del paraje conocido como "Gallitu" otros si consiguieron encender el fuego y consumar el sacrificio, estas son las secuelas de una noche de vigilia ecológica. Campo libre para todo, sería un buen nombre para esta fiesta en el futuro de seguir por estos derroteros. Estas son las consecuencias de querer convertir una fiesta local en una fiesta nacional de masificación sin limite.

Solo esto

   Solo esto le hacefalta a los almendros ya que deno podarlos se estan muriendo de viejos por falta de cuidados que entre

una marabunda de gañanes que no respeten la naturaleza o lopoquito que queda de ella esos destrozos deberian tener alguna consecuencia por parte de las autoridades  almenos de las municipales asi queremos promocionar el turismo en GARROVILLAS consintiendo el gamberrismo mal loveo.

Imagen de saavedra

A vuelta con el almendro

Voy a permtirme poner un enlace del diario HOY en el que se trata el cultivo y explotación del almendro. Habla de sus variantes y del giro que está dando el mercado de la almendra.

En Garrovillas donde el almendro está casi en abandono de explotación, se potencia solamente para la celebración del Día del Almendro en Flor, en otras localidades parece que tiran por otros derroteros y consiguen poner en el mercado el producto final, si bien sale la inmensa mayoría a otros lugares dónde se elabora el producto final, en Garrovillas aquellos que consiguen recolectar la almendra tienen que esperar a que algún tratante la compre y quiera pagar a como el quiera.

Seguimos con la fiesta y la almendra al final se queda en el árbol.

 

http://www.hoy.es/agro/201703/03/cultivo-almendro-crece-ritmo-20170303001909-v.html